Deje que sus empleados tomen una siesta a las 3 p.m.

601

Si quiere maximizar el desempeño de sus empleados, considere los ritmos circadianos al fijar tareas, fechas límite y expectativas.

Las tareas más importantes deberían hacerse cuando la gente está en la cúspide de su estado de alerta (aproximadamente al medio día y a las 6 p.m.). Las menos importantes deberían programarse para cuando cae la alerta (muy al principio del día de trabajo y alrededor de las 3 p.m.). Pero a menudo inundamos a los empleados con tareas de bajo nivel (por ejemplo, enviar correos electrónicos) por la mañana, por lo que solo pueden abordar las actividades importantes después de medio día, cuando tienen que acelerar para alcanzar una fecha límite de fin de día.

En cambio, considere que los equipos programen siestas alrededor de las 3 p.m. Las siestas pueden ser una buena forma de regular la energía e incrementar el estado de alerta, y la evidencia incluso las vincula con mayor desempeño.

De esta forma, los empleados pueden recargarse en momentos en que de cualquier forma son menos útiles para las tareas importantes, y estarán más alertas durante el siguiente punto máximo de su ritmo circadiano.

 

 

Comentarios