Cuando uno mismo es culpable de su despido, conoce las causas más frecuentes

1800

En este articulo haremos referencia a las causas más comunes de despido provocado por los propios trabajadores, para tratar de evitar así actitudes o comportamientos que pueden poner en peligro nuestro puesto de trabajo.

despido

  • Incapacidad manifiesta para realizar el trabajo
    A través de la observación y el análisis continuo, la empresa detecta que el trabajador no posee los conocimientos teóricos y/o prácticos para llevar a cabo las tareas que se le asignan, lo cual también se verá reflejado en los resultados y en la fluidez de la operativa. Es un motivo evidente de despido (procedente).
  • No alcanzar los objetivos
    El trabajador puede poner todo su conocimiento y exprimir sus esfuerzos en la tarea que se le asigna, pero aun así no alcanzar los objetivos marcados por la empresa.

  • Bajón de rendimiento
    El empleado demuestra haber sido capaz en el pasado de ofrecer un rendimiento mucho mayor, pero su desempeño laboral ha ido disminuyendo de forma continuada en los últimos tiempos.

  • Impuntualidad y faltas de asistencia
    Está claro que el horario de trabajo debe ser respetado a rajatabla, tanto por la empresa como por el trabajador. Las faltas de asistencia continuadas, aunque estén justificadas, pueden ser una causa de despido, si superan el máximo establecido por la ley.

  • Faltas de disciplina y desobediencia a los superiores
    A pocos empleados se les ocurriría ofender verbalmente a un superior o desobedecer constantemente sus órdenes, ya que es un motivo evidente de despido.

    Sin embargo, hay otras faltas de disciplina que, todas juntas, pueden ser motivo de despido: imagen poco cuidada, actitud pasiva en la empresa, tomar continuos descansos en definitiva, ir contra las normas internas de la empresa.

  • Mala relación con los compañeros
    Incapacidad para trabajar en equipo, para comunicarse con los demás, para delegar o ayudar a los demás en sus tareas. Actitud huraña o directamente impertinente. Exceso de competitividad, ambición extrema sin importar los compañeros. Ofensas verbales, comportamientos extraños, cambios bruscos de humor.

  • Nula adaptación a los cambios
    En una etapa de cambios y de evolución tecnológica como la actual, es básico saber adaptarse a los cambios, tanto en las herramientas que se utilizan en el ámbito laboral, como en lo relativo a nuevos procesos y métodos de trabajo.

Comentarios