Costo laboral en el Perú: ¿Hora de ser creativos en el manejo de las planillas?

869

Algunas empresas reducen trabajadores, mientras otras optimizan su planilla sin llegar a despedir. La consigna en todo caso es la misma: empresas más creativas en el manejo de su personal, ante un contexto de menor crecimiento y un mercado laboral rígido.

El ajuste o la reestructuración de costos, en especial  laborales, será una de las principales medidas transversales que tomarán las empresas en el 2015. Los resultados financieros de las empresas al cuarto trimestre así lo avalan.

La desaceleración del crecimiento en los últimos cuatro años terminó de acentuarse en el 2014, lo que tomó por sorpresa a las empresas, afectó sus ventas, y hoy las obliga a repensar su planilla de acuerdo a un nuevo contexto económico.

El empleo está altamente correlacionado con el PBI: en efecto, una disminución de 1 punto porcentual en el crecimiento del PBI afecta en 0.4 puntos porcentuales al empleo a nivel nacional y en 0.5 al empleo en Lima, según estimados de Macroconsult.

Por lo tanto, es razonable que las empresas disminuyan sus expectativas de demanda laboral o busquen alinear su planilla a las nuevas tasas de crecimiento. ¿Cómo cambian, con la desaceleración, las estrategias de contratación y mantenimiento de las planillas?

LAS ESTRATEGIAS

Hay dos estrategias entre las grandes empresas para lidiar con la desaceleración y generar eficiencias. La primera es la reducción de la planilla, lo que se ve con mayor incidencia en los sectores extractivos. “En los últimos meses nos han pedido asesoría varias empresas que han sido golpeadas por la coyuntura: petroleras, pesqueras y mineras junior”, dice Jorge Toyama, socio del estudio Miranda & Amado.

El sector petrolero ha sido uno de los más golpeados. La rentabilidad de los proyectos —en especial en etapas de exploración— se vio afectada por la caída del precio del petróleo y las empresas se vieron obligados a abandonarlos.

Otra manera de responder es la tercerización. Tal como señala Carlos San Román, country manager de Adecco Perú, esta modalidad soluciona dos problemas: genera eficiencias en un entorno desacelerado y lidia con las rigideces del sector. “Si logras variabilizar el costo fijo [laboral], serás más eficiente”, explica.

La segunda estrategia es la más usada por las grandes empresas: la optimización de la planilla, antes que la reducción. Éste es el caso de las empresas ligadas a la demanda interna o no vinculadas directamente con el sector primario.

En esos sectores menos golpeados —que no han tenido que recortar planillas—, la mayoría de empresas ha visto disminuidas las ventas de sus productos. “Reducir la planilla no está en nuestros planes. Nuestros empleados están suficientemente golpeados por no recibir utilidades este año. Muchos están endeudados con la empresa y con terceros. En este contexto es muy importante darles seguridad laboral”, comentó a SE un ejecutivo de una de las empresas más grandes del país.

La creatividad ha entrado a tallar para mantener la planilla estable y, a su vez, que los sueldos no aumenten mucho. Una manera es reducir las gerencias y contratar más personal de mando medio. Otra es cambiando sus preferencias de contratación de acuerdo a las nuevas metas de crecimiento, con un sesgo a contratar ejecutivos con base financiera.  En el caso de los salarios: ante la coyuntura adversa, los sueldos se optimizan y la medida común es la ‘variabilidad’. Sin embargo, cuando la situación apremia más, se considera la última opción: la reducción de sueldos, sobre todo con los recién entrantes.

EFICIENCIA CON RIGIDEZ

En el Perú, la rigidez laboral limita la eficiencia. El Estado no ha reducido la rigidez. Más bien —coinciden los especialistas— la ha aumentado. Por si fuera poco, además de los sobrecostos y la desaceleración, las empresas ahora lidian con una mayor sindicalización. ¿Cómo hacen las empresas para lidiar con la rigidez y ser eficientes? Además de la tercerización, aumentan los contratos a plazo fijo, con lo que ‘variabilizan’ los gastos lo máximo posible.

 

Fuente: www.semanaeconomica.com

 

 

Comentarios