Contenidos virtuales en contextos laborales

675

Análisis de la distribución de contenidos virtuales desde las necesidades a cubrir, los dispositivos a utilizarse y las formas de abordaje del proceso formativo. La opinión de expertos internacionales, en tiempos de intensas dinámicas de crecimiento para la industria de la capacitación en línea, donde no existen garantías sobre la adecuación del formato escogido respecto de todas las demandas que surgirán en el proceso de aprendizaje.

 A fines de la década del 90, General Motors preparó un ambicioso calendario para introducir nuevos vehículos al mercado, que establecía el lanzamiento de un nuevo modelo cada 45 días. El desafió fue encontrar una solución adecuada para acelerar el entrenamiento de los 80.000 técnicos que se desempeñaban en el área de servicios de cada distribuidor. Frente a esta necesidad, para los ejecutivos de la empresa quedó claro que si se continuaba con el esquema de actualización tradicional, el coste para extender el centro de capacitación de la compañía se tornaría exorbitante e imposible de absorber. Llevar el aprendizaje a las computadoras de cada punto de atención al cliente en forma rápida y simultánea, resultó la clave exacta para superar el problema. Hoy, el programa de blended learning de esta firma automotriz es estudiado con detenimiento y sirve de ejemplo a muchas corporaciones en todo el mundo.

 Pasaron los años y la formación en contextos laborales sigue experimentando fuertes transformaciones, con mayor frecuencia e intensidad que hace diez años. La especialista de la San Diego State University, Allison Rossett, sostuvo en declaraciones a Online Learning News and Reviews que en la actualidad, los empresarios y profesionales necesitan resolver urgentemente diferentes preguntas relativas a su actividad, para poder enfrentar con éxito los cambios que propone el mercado. “Ellos buscan soluciones para satisfacer las expectativas de sus clientes, responder a los imprevistos, manejar torrentes de información, y actuar con mayor inteligencia”, advirtió. Frente a este escenario, las ventajas que propone el e-learning resultan tan apropiadas como fundamentales.

“Hace mucho tiempo, los seres humanos pintaban las paredes de sus cuevas para guiar a sus semejantes en las particularidades de la caza de animales. Ahora nosotros utilizamos los teléfonos móviles y otros dispositivos portátiles, junto a las computadoras de escritorio, para obtener consejo en casi todas nuestras actividades cotidianas. Desde la planificación de la jubilación hasta la reparación del automóvil, pasando por el conocimiento de un producto, o las claves para cerrar una venta o alcanzar el éxito… Ya no estamos solos: tenemos las tecnologías adecuadas para apoyar nuestras actuaciones laborales”, subrayó Rossett. “Se trata de entregar ayuda como información, guía o consejo, para aquellos que lo necesitan, cuando y donde lo requieran”, completó la experta.

 En referencia a estas circunstancias, Mark Pittaway, CEO de Learning Light -una organización sin fines de lucro que promueve la investigación, innovación y mejores prácticas en el uso de las tecnologías de aprendizaje dentro de los ambientes laborales-, señaló que en un futuro próximo las tecnologías aplicadas a la industria del juego serán muy demandadas para optimizar la distribución de contenidos de e-learning. “La PlayStation Portable (PSP), por ejemplo, ya es utilizada para jugar con video games, mirar películas o videos, escuchar música, ver imágenes y navegar por Internet, por lo que resta un pequeño paso para lograr que estas consolas distribuyan materiales de aprendizaje, en momentos en los que muchos proveedores de soluciones están produciendo simulaciones y contenidos de e-learning basados en juegos o casos reales”, explicó el ejecutivo.

Más allá del dispositivo que se utilice para entregar un contenido virtual, Lauren Ferrett (Massachusetts Institute of Technology), Ben Riley y Luis Vidal (Bloomsburg University), coincidieron en que una de las tareas más desalentadoras en cualquier equipo de diseño instruccional es decidir un formato para distribuir un producto electrónico, ya que no existen garantías sobre la adecuación del formato escogido respecto de todas las demandas que surgirán en el proceso de aprendizaje. “En el contexto actual lo prudente no es aferrarse a un criterio, sino combinar métodos y formatos de entrega, que permitan a los diseñadores lograr sus objetivos”, sugirieron los especialistas.

Recepción y apropiación

Ahora bien, toda entrega o distribución de contenidos formativos supone una adquisición de los mismos por parte del destinatario de esa propuesta. Sobre el particular, la investigadora estadounidense Pamela Berman, destacó en su flamante e-book “E-Learning Concepts and Techniques” la importancia de proporcionar (siempre que sea posible) el máximo control al aprendiz sobre la elección de temas y el camino a seguir en procura de la realización de los objetivos de un proyecto. “De esta manera, se permite a los participantes esforzarse a través de un proceso, sin proporcionarles todas las respuestas; lo que tiende a producir muchos momentos críticos, que me permiten -como instructor- aumentar al máximo las oportunidades de aprendizaje”, aseguró.

Según Berman, la necesidad de obtener mayor información para completar alguna tarea conlleva el deseo de aprender y tiende a hacer más significante la experiencia formativa. “Ocurre que ciertos conceptos y procedimientos permanecen abstractos hasta que la experiencia los hace cuajar. Por eso, es esencial crear desafíos a lo largo del proyecto, permitiendo que surjan los problemas antes de discutirlos con el profesor”, consideró la experta.

Por su parte, Josh Bersin (Bersin & Associates) señaló que uno de los principales drivers del e-learning es permitir que los contenidos relevantes encuentren al aprendiz. Y en la distribución de los mismos destacó a la tecnología RSS (Really Simple Syndication), gracias a la cual los usuarios pueden suscribir información acorde a sus necesidades e intereses. Entonces, el contenido puede entregarse a los trabajadores vía correo electrónico o dispositivo móvil, de una forma pro-activa y sin que ellos deban solicitar la información.

En la revista estadounidense “Elearning!” Bersin también recalcó la importancia de los Podcasts, que combinan la tecnología de RSS con los contenidos basados en MP3, asignándole el carácter de herramienta poderosa de aprendizaje para la distribución de información, mensajes de autoridades corporativas y guías didácticas en formato de audio, entre otras.
 

Fuente: americalearningmedia.com
 

Comentarios