Consejos para emprendedores introvertidos

874

La capacidad de conectarse con la gente es un rasgo común y casi una obligación entre los emprendedores de éxito. Para los introvertidos puede ser natural conectarse en un grupo pequeño, con gente conocida, pero a la hora de grandes eventos o reuniones con mucha gente se les dificultan las relaciones interpersonales, lo que puede perjudicarlos a la hora ampliar su red de contactos y hacer crecer sus negocios o materializar sus ideas.

introvertido

Sebastián Siseles, Director Internacional de freelancer.com, dictó algunas recomendaciones para ayudar a emprendedores que no se animan a dar ese paso al frente en reuniones sociales con desconocidos.

Llegar temprano
Muchas veces, al llegar a una reunión o evento, el lugar está lleno de gente que ya está agrupada y conversando animadamente. Esto puede ser una situación intimidante o abrumadora. Cómo entrar en alguna de esas charlas, es lo que una persona introvertida siempre se pregunta, y generalmente termina aislado, a un costado, y termina retirándose temprano y sin un solo contacto. Llegar de 15 a 20 minutos antes de tiempo o ser extremadamente puntual ayudará a sentirse cómodo mientras que haya pocas personas en el lugar y facilitará el acercamiento a personas para presentarse y ya poder ir generando conversaciones de 1 a 1, o de pocos, para ir entrando en confianza.

Lenguaje corporal
No pasar por alto el impacto del lenguaje corporal y la expresión facial. Hay momentos en estas reuniones donde, desanimados o vergonzosos, un emprendedor termina caminando solo, con manos en los bolsillos o solo agarrando una bebida, y es mejor estar consciente sobre cómo nos vemos frente a los demás. Es recomendable mantener una sonrisa y evitar cruzar los brazos. También procurar un aspecto presentable.

Aprovechar las esperas
Cuando se está en la fila a la mesa de registro de un evento o buffet, un buen tip es dar marcha atrás y entablar una conversación con la persona detrás. Simplemente decir “hola” y presentarse. Desde allí se puede armar una pequeña charla. Hacer una pregunta sobre el evento o a qué compañía pertenece la otra persona. Lo bueno de estar en una fila es que uno se ve obligado a estar cerca, al menos, de dos personas. Por lo tanto, podrá entablar una conversación mientras se espera el turno.

Seguir en contacto
Siempre llevar muchas tarjetas a los eventos e intercambiar datos de contacto con la mayor cantidad de gente posible. Escribir a los contactos un día o dos días más tarde para decirles simplemente que fue un placer conocerlos y que sería bueno lograr un próximo encuentro. Este simple esfuerzo fortalecerá la conexión con ellos y seguramente nos los crucemos en futuros eventos o reuniones.

Fuente: El Comercio

Comentarios