Competencias para atraer al colaborador

757

¿Cuántos empresarios financiarían los estudios de su trabajador para que, luego de cinco años, éste pueda conseguir trabajo con un mejor salario? Esta idea, aunque puede parecer descabellada, fue implementada hace un año por la empresa Liderman con el programa Ama Crece.

Este programa, incluido en el paquete de 39 prácticas de gestión de talento que ganó en la categoría Factor Humano de Creatividad Empresarial, le ha permitido a la compañía ser mucho más atractiva en la captación de vigilantes.

“En el 2008 vimos que la crisis en el sector iba a ser la escasez de gente y creamos estrategias para ser más atractivos”, comenta Javier Calvo, fundador de Liderman.

De este modo se creó Ama Crece, programa de crecimiento profesional, para que el vigilante que ha trabajado tres años en la compañía pueda capacitarse en carreras técnicas de alta demanda. “De nuestros 10.500 trabajadores, solo un 10% puede hacer carrera en la compañía, entonces decidimos financiar sus estudios a cero interés para que luego puedan postular a otros trabajos; hacemos lo posible para que puedan conseguir trabajo en nuestra red de clientes”, explica Calvo. Con este programa, la compañía ha logrado aumentar la cantidad de postulantes y se ha mejorado el clima laboral porque, según el gerente, “refuerza el orgullo y la credibilidad de nuestra empresa como un puente de crecimiento”.

Una situación distinta experimentó Antamina. Cuando en el 2010, cuando la empresa expandió sus operaciones en un 40% y tuvo que crear 400 puestos de trabajo para operar equipos pesados, lo que generó gran expectativa entre la población de San Marcos (Ancash). “Como la demanda iba a ser mucho mayor que la oferta, tuvimos que desarrollar un método de reclutamiento que involucró a las comunidades”, cuenta Silvio Brigneti, vicepresidente de Recursos Humanos y Seguridad de Antamina.

El proyecto, finalista en el Creatividad Empresarial 2013, estableció un sistema para que las comunidades aledañas a la operación presenten a los postulantes. Además, las evaluaciones fueron grupales para reducir las dudas de los criterios de selección. Esta fue la primera vez que la empresa convocaba a la comunidad como parte de su selección de personal.

“Hubo 2.000 postulantes, pero las comunidades reconocieron que el proceso fue transparente y eso garantiza la continuidad de las operaciones”, dice Brigneti.

Se busca creatividad

Según Javier Calvo, “cada año hay más empresarios que atienden la necesidad de esforzarse por buscar la felicidad de su gente, se han dado cuenta de que el sueldo no es suficiente”.

Por su lado, Rafael Zavala, gerente general de Laborum, dice que la idea de generar una marca empleadora ya está en boca de las gerencias de recursos humanos; sin embargo, “en clima laboral aún estamos en pañales”. El consultor dice que para medir el clima laboral, muchas empresas se limitan a estudios parametrados que recurren a cuestionarios del tipo: indique si está contento en su trabajo del 1 al 5.

Al respecto, Ernesto Rubio, gerente general de la ER Ronald, dice que “las empresas se han estado guiando por su ´establishment´ y no han considerado ideas creativas para mejorar la calidad de vida de sus trabajadores”.

Según Rubio, las empresas sondean como está el trabajador en cuanto al salario, al bono y las capacitaciones, pero lo que les falta son canales para escuchar mejor a sus colaboradores. Una alternativa seria promover ideas a través de concursos trimestrales. “Pero estamos soberbios, el mundo laboral ha cambiado y hay que escuchar a los jóvenes”, dice Rubio.

 

Fuente: Día 1

 

Comentarios