¿Cómo sobrevivir a un recorte de personal?

1294

La palabra ‘reestructuración’ se ha popularizado en los últimos años y no es más que un sinónimo suave para referirse a los despidos de personal que realiza una compañía que ha entrado en una mala racha.

Bien, pues ante los rumores de un recorte es prioritario tomar acción y emprender una estrategia para conservar el empleo. Lo peor que podemos hacer es instalarnos en actitud pasiva y esperar a no quedar entre los desafortunados elegidos para abandonar la empresa.

¿Cómo saber si se avecina una ola de despidos?
Es importante observar con claridad y no caer en paranoias, sin embargo, hay señales claras e inequívocas de que se avecina una restructuración y llegado el momento, debemos saber reconocerlas.

  • Los altos mandos se reúnen constantemente con el departamento Financiero y evitan hablar de los temas de la reunión. Cada junta parece un secreto de estado y su comportamiento se nota incongruente y nervioso hacia el resto de los empleados.
  • El departamento Financiero y el departamento de Recursos Humanos tienen más juntas de las normales y se nota un ambiente tenso o bien, los encargados de la administración tienen encuentros frecuentes con los jefes de departamento.
  • Otra señal importante es cuando se presentan cambios en los niveles superiores. Esto generalmente ocurre cuando una nueva compañía compra a una empresa que está en dificultades económicas y comienza a colocar a su gente de confianza en puestos estratégicos.
  • Si durante los últimos meses la compañía tuvo dificultades para cumplir con los salarios o los entregó con retraso, si hubo recortes en los insumos o si es notable que se están extralimitando los gastos, es probable que esté pasando por una crisis financiera. En este sentido hay que estar muy pendientes de la situación del sector al que pertenece y de empresas de la competencia pues puede ser una tendencia generalizada.

¿Qué hacer?
Aquí es donde debemos concentrar toda nuestra energía y estar atentos para reaccionar de la mejor manera.

  1. Autoevalúate
    Analiza cuál es tu situación y tu valor para la compañía. Reflexiona si tu puesto es indispensable y cuántas personas más tienen el mismo escalafón, si tu salario se encuentra en una escala media o está por encima de lo habitual y por qué (experiencia o antigüedad). Reflexiona si tu desempeño en la empresa fue satisfactorio para la empresa en los últimos meses.
  2. Hazte visible
    Los empleados invisibles, aquellos de cuyo trabajo y desempleo no se sabe nada ni pueden cuantificarse resultados, son los primeros en irse. No basta con tener un buen desempeño, asegúrate de que tus superiores conozcan tus funciones y tengan claro tu rendimiento.
  3. Cero conflictos
    No siempre resulta fácil alejarte de los problemas sobre todo si hay tensión generalizada a tu alrededor pero intenta mantenerte sereno y lejos de conflictos de cualquier tipo. Ten presente que la empresa pasa por una situación en la que difícilmente tolerará quejas e inconformidades así que se prudente en cuanto a las mismas.
  4. Capacítate
    Este es el mejor momento para adquirir nuevos conocimientos pues eso agrega valor a tu desempeño. Además, prueba realizar diferentes funciones dentro de tu empresa e involúcrate en la solución de problemas.
  5. Se discreto
    Respeta las decisiones de tu empresa y no conviertas los pasillos en un lugar para los rumores. Aléjate de cualquier situación que pueda involucrarte en un mal entendido.
  6. Muestra disciplina
    No es momento de romper reglas e incitar al desorden sino de demostrar tu compromiso y tu lealtad a la empresa. Cumple tus horarios y los plazos para realizar tus tareas; muestra además tu disponibilidad para atender los asuntos más urgentes de la compañía.
  7. Relaciónate
    Tanto con tus superiores como con tus colegas, intenta establecer una buena comunicación y ser solidario. La lealtad es una de las cualidades que más valoran tanto empresas como compañeros.
  8. Infórmate
    Intenta acercarte a las personas indicadas para saber cuál es la situación real tanto de la empresa como de tu situación personal. Averiguar sobre el terreno en el que te encuentras parado te dará la oportunidad de tomar medidas al respecto.
  9. Sé positivo
    No caigas en pánico prematuramente, no te dejes llevar por información de fuentes no fidedignas y no te desmoralices por la situación de la empresa. Concentra toda tu energía en mantener el buen humor, dar el 100 por ciento de ti y tener un desempeño de calidad.
  10. Adaptación

    Esta sin duda alguna es la regla más importante. Los especialistas en recursos humanos coinciden en que es la principal cualidad de los sobrevivientes a un recorte de personal.

Comentarios