¿Cómo ser productivo trabajando desde casa?

1288

Por Susy Olaechea – Abogada laboralista, coach ontológica y fundadora de Mujer Auténtica

Trabajar fuera del espacio frecuente, realizando actividades remotas, es un hábito que estamos adquiriendo en el contexto de confinamiento obligatorio para prevenir la propagación del coronavirus (COVID-19). La realidad nos obliga a tener que adaptarnos a esta forma de trabajo. Es necesaria una reconfiguración en la metodología laboral que organice los tiempos de manera eficiente para cumplir con los pendientes del día. De esta manera, mantenemos y optimizamos los beneficios que nos puede brindar un home office practicado correctamente.

Ventajas del home office

El home office es una forma de trabajo que permite el ahorro de tiempo y dinero tanto para el empleador como para el colaborador. Facilita la reducción de costos, la contratación de personal de cualquier parte del mundo, ahorro de energía eléctrica, entre otros. Asimismo, el colaborador podrá trabajar cómodamente ahorrando en alimentación, transporte y traslados; siendo, además una forma que nos ayuda a lograr el equilibrio familia-trabajo que tanto anhelamos.

Sin embargo, la realidad nos muestra la dificultad en esta modalidad laboral. Se presentarán muchas distracciones y tentaciones como los deberes de la casa, los hijos, las mascotas y, sobre todo, si recién estás comenzando con esta forma de trabajo, lograr que en casa entiendan que aún si te ven, estás trabajando.

Pautas de trabajo

Debido a que se trata de una metodología laboral nueva, las empresas y colaboradores deben tomar algunas pautas que garanticen el aumento en la productividad desde casa.

  1. Elegir muy bien el lugar de trabajo

Este debe ser un lugar de poco tránsito en casa, de preferencia al lado de una ventana, en el cual deberás contar con todas tus herramientas de trabajo disponibles fácilmente.

  1. Estrategia

Es importantísimo diseñar una estrategia de trabajo que tendrá como primer punto el anunciar clara y firmemente, a quienes conviven contigo, que hay responsabilidades que te encuentras asumiendo, y que, si bien estás presente, tienes que cumplir con tus obligaciones. Acá es prioritario conversar con el entorno que te acompañará.

  1. Establecer un horario

De nada te servirá establecer los objetivos que claramente tienes que cumplir si es que no te pones un horario. El tiempo no es ilimitado. Estar fuera de la oficina te puede dar una sensación de que te puede sobrar el tiempo, pero no es así. Arma una rutina y evita las distracciones.

  1. Tomar una pausa

De esta forma se evitan las tentaciones para interrumpir el trabajo, con descansos que no tienes programados. Recuerda: hay un tiempo para descansar, el resto del tiempo es para enfocarse en el trabajo.

  1. Herramientas para la comunicación

Mantenerse comunicado es vital en este tipo de trabajo, por lo que te recomendamos tener a mano todas las herramientas disponibles para la comunicación remota: WhatsApp, Zoom, Microsoft Teams,  etc.

  1. Calendario de entregables

Es necesario armar un calendario con las fechas de tus entregables y hacerle seguimiento a los deadlines. Recuerda: el tiempo de home office no es ilimitado.

  1. Vístete como si fueras a trabajar

Ponte una ropa cómoda, pero por favor ¡no te quedes en pijama todo el día! Además, siempre se debe estar preparado para una videoconferencia.

El home office llegó para quedarse. Tiene muchísimos beneficios, pero requiere de mucha disciplina y organización, lo cual representa un gran reto, pero no es un imposible. Es necesario tomar un cambio de actitud. La llegada de este virus está cambiando la vida y la mirada en todos los ámbitos. Habrá que aprender a ser más responsables y maduros.


SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm

Comentarios