¿Cómo se forma un ejecutivo peruano para liderar?

1150

Ahora mismo, en nuestro país y en el mundo, nos encontramos en un cambio de época, más que en una época de cambios. Los retos para los niveles gerenciales y ejecutivos son muy grandes, por lo que se necesita desarrollar nuevas habilidades de orden superior.

De acuerdo con estudios del Center For Creative Leadership, la gente se desarrolla en un 70% por las experiencias y los desafíos, un 20% aprende de los otros (jefes, mentores, colegas) y el 10% restante proviene de cursos y lecturas. Es el esquema que conocemos como 70-20-10.

En ese sentido, Giancarlo Ameghino, Gerente de Gestión y Desarrollo Humano del Grupo Crosland destaca los conceptos que han tomado mayor protagonismo gracias a este esquema de formación para ejecutivos:

  • Programas que son procesos, y que cuentan con muchos trabajos de aplicación. Se traduce como aprender de la experiencia, del hacer.
  • Los programas basados en “aprender de los otros”, como el mentoring o el coaching. La mayor parte de estos programas están dirigidos a la Alta Dirección y a los High Potentials. Pero desde mediados de la década pasada, se han hecho más vigentes los programas de mentoring inverso (concepto introducido por Jack Welch).
  • Las empresas tienden a crear sus universidades corporativas con el fin de mantener y desplegar su cultura. En los niveles gerenciales, esto implica diseñar programas corporativos, basados en la cultura y los valores. En el pasado, los cursos más glamorosos se contrataban a universidades de prestigio. Hoy, con mayor frecuencia, se generan internamente, contratando consultoras especializadas y conocedoras de la cultura de la organización.
  • La retroalimentación de 360°, procurando el diálogo y escucha atenta de los colaboradores, jefes, gerentes.  

Si bien estas son las tendencias que han venido asentándose en la última década en cuanto a formación gerencial y ejecutiva, aparecen otras iniciativas que se relacionan con la necesidad de innovación y actualización frente a los grandes cambios.

Frecuentemente éstas incluyen aportes de otras disciplinas con el fin de ampliar la visión estratégica: charlas de especialistas en innovación, de antropólogos, físicos, etc. De esta manera, aportan a través de la visión de los cambios desde otras especialidades. El objetivo es “abrir la mente” y aprender a “pensar distinto”.

“Desarrollarse de manera profesional es un aprendizaje transformacional que, principalmente, siempre implicará un proceso que requiere tiempo para madurar”, señaló Ameghino.

En este mundo que requiere anticipación e innovación, los ejecutivos deberán saber cómo generar tensión y conflicto para asegurar respuestas innovadoras y capacidad de adaptación para un cambio de época.

Comentarios