Cómo redactar mi CV para conseguir prácticas profesionales

544

Buscar el primer empleo o las primeras prácticas profesionales puede ser desconcertante. Muchas Empresas requieren demostrar habilidades y tener un mínimo de experiencia previa. Por eso, jóvenes recién egresados o estudiantes de últimos ciclos pueden demorar más de lo esperado en encontrar una oportunidad que les permita incorporarse al mundo laboral.

La clave para ser considerado para una entrevista de trabajo está en saber cómo redactar nuestro Currículum. Si aún no tienes experiencia laboral formal aquí te damos algunas recomendaciones que no debes dejar pasar si buscas prácticas profesionales o tu primer empleo.

Se breve. 
No confundas la cantidad de información con su calidad. La síntesis demuestra que podemos diferenciar lo esencial frente a lo secundario. Es ideal que tu CV ocupe una página. No necesitas inflarlo innecesariamente con espacios en blanco para que parezca que has hecho más cosas. Los reclutadores lo detectan de inmediato.

Busca la sobriedad. Sé profesional.
Indica una dirección de correo electrónico profesional. No incluyas fotografías.

Di siempre la verdad.
La regla es simple: Cuenta siempre la verdad. Tampoco valen las medio-verdades: Si aún no completas algún estudio, hazlo saber. Basta con que indiques la fecha en la que planeas graduarte y asunto arreglado.

Cuida tu “marca digital”.
Suma valor a tu curriculum al añadir la dirección de tu blog o de tu perfil en Linkedin. Demostrarás al responsable de Recursos Humanos tu potencial en la gestión de recursos digitales.

¿Debo listar los proyectos académicos?
¡Esto es importante! Solo destaca los proyectos que estén alineados con el puesto al que postulas. Si no tienen relación, el reclutador no los valorará, y será considerado contenido de relleno.

No tengo experiencia laboral formal. ¿Debo sacar esa sección de mi CV?

¡No lo hagas! Incluye la sección laboral. Esto te distinguirá del resto de tus compañeros. Aquí incluye las actividades que demuestren que posees habilidades “transferibles” a un futuro trabajo, como, por ejemplo:

  • Trabajos de verano o voluntariados: Lista tus participaciones en actividades de Responsabilidad Social. Gracias a ellas podrás demostrar tus capacidades de: Desprendimiento, sensibilidad, Organización y solidaridad.
  • Actividades deportivas / pasatiempos. Valida que demuestren: Disciplina, orden, consistencia, Orientación al logro y, si organizaste un equipo: Liderazgo, planificación.
  • Prácticas laborales previas / Apoyo temporal a emprendimientos o empresas familiares / Intercambios o viajes al extranjero.  Te permitirá demostrar que puedes desempeñarte sin problemas en actividades laborales regulares y que mantienes una alta disposición para aprender.
  • Identifica los logros académicos: Enfócate en los logros escolares o académicos que alcanzaste. Indica si lo lograste de manera individual o a través de un equipo y en este caso, cual fue tu participación.
  • Los cursos, talleres y charlas también suman: Las capacitaciones virtuales contribuyen a adquirir algún conocimiento importante siempre que tengan relación con tus aspiraciones.

En cada caso indica el resultado obtuviste, cuántas personas formaban el equipo, cuál fue tu rol y qué habilidades te permitió desarrollar la experiencia.

Giancarlo Raicovi, fundador de Doctor CV.com señala que: “A pesar de no contar con experiencia laboral remunerada y formal, un postulante puede (y debe) demostrar que en otras experiencias ha hecho evidente que cuenta con las habilidades que el puesto requiere”.  


SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm

Comentarios