¿Cómo luchar contra la sobrecarga laboral?

3554

Según una publicación de la revista Harvard Business Review, no hacerlo podría ser muy peligroso para tu carrera, básicamente porque cuando tienes una gran carga de trabajo y no logras cumplir las metas o la entrega de un proyecto, estarías mandando un mensaje indirecto a tu jefe de que no estarías capacitado.

sobrecarga-laboral

En ese sentido, HBR propone seguir los siguientes consejos para que logres decirle a tu superior que estás con una sobrecarga y él o ella tome acciones que vayan en beneficio tuyo.

  1. No te juzgues tan duramente
    Sentirse abrumado y con exceso de trabajo no es sinónimo de ser un mal empleado. Y es más, si alguna vez rechazas una solicitud de tu jefe o pides más plazo, ten en cuenta que no estás siendo perezoso y no refleja nada malo en ti. Pese a que los jefes, a veces, tienen una mala reputación, valoran que sus empleados les digan si existe algo que les impide realizar o dar su máximo esfuerzo.
  2. Busca consejo y apoyo
    Cuando te sientes demasiado ocupado, puede ser útil obtener una perspectiva externa sobre tus labores. Por eso es recomendable hablar sobre tus proyectos y obligaciones con un compañero o amigo de confianza. Pídele que analice la cantidad de trabajo que tienes y solicítale una opinión honesta sobre si es demasiado el trabajo que haces para una persona.

    También puedes recurrir a tu jefe y pedir orientación, que siempre es buena para clarificar las expectativas y trabajar más eficientemente.

  3. Entrega soluciones
    Para tener una conversación sincera con tu jefe, primero debes comenzar hablando sobre los objetivos de la empresa. Luego explicar los obstáculos o problemas que estás teniendo para cumplir con la metas y luego hablar sobre algunas soluciones que le podrías ofrecer para dar respuesta a tu problema. Nunca vayas a hablar con tu jefe si no tienes una solución.
  4. Establece prioridades
    Siempre es molesto cuando tu jefe te asigna otra tarea a tus labores diarias del día. Sin embargo, debes hablar con él para establecer a qué darle más urgencia en un orden de prioridad. Es importante que nunca establezcas un plazo de algo que realmente no alcanzarás a realizar.
  5. Ofrece ayuda
    Dedicar tiempo de tu horario para proporcionar dirección a la persona que va a hacerlo es siempre bien valorado por tus superiores, porque pese a que tu no puedes hacerte cargo, estás comprometido con el éxito de la compañía.
  6. Sé honesto
    Un buen jefe siempre entenderá y apreciará tu honestidad, más aún si tienes un problema.
  7. Ten a tus colegas cerca
    Decirle a tu jefe que estás sobrecargado no siempre tiene el efecto deseado. Sin embargo, es recomendable dar a tus compañeros de equipo un aviso de que estás abrumado con el trabajo. Te podrían ofrecer ayuda.

Fuente: América Economía

Comentarios