¿Cómo las empresas pueden reducir la carga de trabajo?

1410
Cada vez se reportan más noticias vinculadas al estrés laboral, producido básicamente por una sobrecarga continua y permanente de trabajo que genera ansiedad o depresión (causa principal del ausentismo laboral).
 

Refiere que un efecto extremo es la llamado burnout o síndrome del trabajador quemado, el cual genera una sensación de agotamiento, cinismo o sentimientos negativos relacionados con su trabajo y eficacia profesional reducida.

Lo cierto es que el estrés laboral no solo impacta en la salud del trabajador sino afecta incluso a la propia empresa, pues el trabajador baja su productividad, se generan mayores ausentismos laborales, abandono del centro de trabajo, descansos médicos, necesidad de reemplazo, etc., lo cual tiene un impacto directo en la operación de la empresa.

Frente a ello, Brian Ávalos, abogado laboralista, recomienda las siguientes alternativas para reducir el estrés laboral:

  • Evaluar contratar nuevo personal. – Es probable que el incremento del trabajo y sus responsabilidades sea consecuencia de un aumento de la demanda de los servicios o productos de la empresa. Si este incremento es constante, se podría evaluar incorporar nuevo personal a la empresa, e incluso si es un aumento extraordinario de las actividades, hasta se podría contratar personal temporal hasta por 3 años.
  • Distribuir el trabajo. – Uno de los problemas es cuando ciertas áreas – o personas – asumen una carga importante de labores, mientras otras quizás no. Una alternativa sería distribuir estas funciones temporales a favor de trabajadores que no tengan una carga de trabajo considerable, otorgándoles por ejemplo una asignación económica temporal por estas nuevas funciones.
  • Compensar las horas extras con descanso. – Una alternativa frente al sobretiempo es otorgar días de descanso al trabajador que compensen las horas extras (ya no se paga la sobretasa). Esta alternativa incluso es más económica para la empresa y se podría acordar otorgar en cualquier mes del año (aprovechando los periodos donde baja la productividad o la demanda).
  • Evitar comprar vacaciones o que se presten servicios durante el descanso. – El empleador puede acordar con el trabajador comprar hasta 15 días de vacaciones por año. Un mecanismo para reducir el estrés es otorgar las vacaciones completas, incentivando a las personas que tienen mayor estrés a que se desconecten del trabajo y disfruten de sus vacaciones de forma ininterrumpida.
  • Flexibilidad. – No por trabajar más horas implica que el trabajador sea más productivo, todo lo contrario. El empleador debe buscar que el trabajador sea más eficiente y que tenga más horas de descanso o tiempo libre con su familia. Si el trabajador permanece más tiempo no solo genera hora extras, sino que incluso ocasiona mayores costos (agua, luz, electricidad, Internet, etc.). Una alternativa es incorporar programas de home office(trabajo en casa para evitar el tráfico), horarios flexibles (midiendo la productividad por resultados) o incluso con horarios reducidos los viernes o sábados. Este tipo de acciones vienen aplicándose en otros países, como por ejemplo en Nueva Zelanda, donde la reducción de la jornada a 4 días ha generado que se reduzca el estrés laboral y se aumente la productividad.

Fuente: Gestión


SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm

Comentarios