¿Cómo influye la vestimenta en tu modo de trabajar?

803

La causa principal por la que las empresas exigen a sus trabajadores seguir cierto protocolo a la hora de vestir suelen ser las apariencias. Sin embargo, han sido muchos los científicos que han querido comprobar si hay alguna razón psicológica que haga que el rendimiento laboral sea mejor en función de la vestimenta elegida.

De momento, sólo se han llevado a cabo pequeños estudios de laboratorio, por lo que sería necesario extrapolarlos directamente al entorno laboral; pero, aún así, los resultados son bastante sorprendentes.

Uno de estos estudios, fue publicado en agosto de 2015 en la revista Social Psychological and Personal Science, y consistió en tomar  a un grupo de voluntarios y pedirles que realizaran una serie de pruebas, primero con traje y luego con ropa informal. Curiosamente, llevando traje aumentaron las capacidades relacionadas con la abstracción y la decisión de estrategias a largo plazo, todas ellas características muy importantes en los trabajos relacionados con los negocios.

Se piensa que, aunque no seamos conscientes, llevar puesta la ropa “adecuada” nos hace sentir con el poder suficiente para llevar a cabo esta tareas.  El año anterior, se había realizado un experimento similar a éste, en el que se tomó a una serie de hombres de negocios, que pactaran un trato con un  socio ficticio. La mitad de ellos vistieron como normalmente acudían a la oficina, mientras que el resto llevaron un chándal. Como resultado, el primer grupo consiguió negocios mucho más rentables que el segundo.

Pero, ¿ocurre esto sólo en el caso de los trajes y los hombres de negocios? Para comprobarlo, se han llevado a cabo otros experimentos, como uno publicado en 2012 en Journal of Experimental Social Psychology, que extrapolaba estos experimentos al campo de la medicina.

Para ello, se solicitó a un grupo de profesionales que desarrollaran su trabajo con la bata blanca típica, mientras que otros cuantos hicieron lo propio con una bata de pintor. Los resultados fueron mucho mejores en los primeros; que, además, mostraron unos niveles de atención mucho mayores.

¿Será cierto lo que nos muestra la ciencia?

Comentarios