¿Cómo detectar una mala gestión de recursos humanos?

1246

El departamento de RR.HH forma lo que se denomina el “eje estratégico” de la empresa. Desde él se ejecuta la estrategia organizativa de la compañía y se trabaja para el desarrollo personal y profesional de los empleados.

Por tal motivo, tal y como destacan desde el startup Woffu, “es vital la buena gestión de este departamento para la efectividad y productividad de toda la empresa”. Pero ¿cómo diagnosticar que algo va mal? 

Aquí te dejamos cinco síntomas claros:

  1. Fomento de una competitividad agresiva. No son pocas las empresas en las que se trabaja para fomentar, ya sea directa o indirectamente, la competitividad entre empleados. Sin embargo, hay que impulsar a los empleados para que valoren el trabajo de los demás y no motivar la perfección extrema.
  2. Excesiva rotación y fuga de talento. Esta situación durante la crisis era habitual. Los profesionales preferían rotar entre las vacantes de su empresa, antes que marcharse y nadar a la deriva. Pero, hoy, puede indicar que los procesos de selección no se están haciendo bien. Tal y como afirman desde Woffu esto puede hacer perder mucho tiempo y dinero a las empresas, que estan formando a empleados para que ejecuten correctamente sus tareas en los nuevos puestos. 
  3. Inflexibilidad laboral. En la era de la conciliación laboral, cada vez son más los profesionales que piensan y exigen mayores posibilidades para conciliar. Al mismo tiempo, se recomienda crear modelos laborales más individualizados, que fomenten la corresponsabilidad por ambas partes y que sean útiles de verdad para los trabajadores. Solo de este modo estarán dispuestos a comprometerse.
  4. Incertidumbre y falta de objetivos con respecto a las metas profesionales pueden terminar desmotivando a los empleados. Para revertirlo, “lo más importante -según Woffu- es que el profesional tenga claras sus perspectivas profesionales y que vea que su trabajo es útil, valorado y recompensado”.
  5. Descenso del rendimiento y la productividad. Un buen rendimiento es vital para cumplir con los objetivos de la empresa. Los factores que pueden afectar a un descenso de la productividad son múltiples: desmotivación, falta de planificación, descuidar la felicidad de los empleados, los asuntos personales de los empleados etc. 
Comentarios