¿Cómo automotivarse en el trabajo?

2816

La motivación laboral es la capacidad que tienen las empresas y organizaciones para mantener el estímulo positivo de sus empleados en relación con todas las actividades que realizan para llevar a cabo los objetos de la misma, es decir, en relación con el trabajo.

Aquí te contaremos algunas buenas maneras de recuperar el entusiasmo y poner en acción tu propio motor, para estar siempre en la cima de tu ímpetu laboral.

  • Ponte en forma. Pon en forma tu cuerpo para tenerlo siempre bien energizado, alimentándote sanamente, prefiriendo los bocadillos saludables y los desayunos completos. Aprovecha tu tiempo libre para realizar actividades físicas que renueven tu oxígeno y que te llenen de vitalidad.
  • Pon en forma tu mente. Mantenla siempre ejercitada, busca nuevos desafíos, aliméntala de conocimientos y ponla a prueba regularmente, para que esté siempre bien activa. Mantén el marco mental positivo y productivo para estar motivado en todo aspecto posible.
  • Rodéate de motivación. Decora tu oficina o cubículo con los elementos que te motiven. Una fotografía del destino de vacaciones como fondo de pantalla, un diploma adquirido por buen rendimiento laboral en tu pared, pequeños detalles que te recuerden por qué es bueno ser efectivo en el trabajo.
  • Rodéate de personas motivadas y activas, evitando las compañías quejumbrosas, poco eficientes, y las actividades ociosas en horarios de trabajo. Esto sólo haría que pierdas valioso tiempo y que te desmotives. Estar rodeado de personas exitosas te hará sentir más exitoso a ti, y será excelente para tu desempeño laboral.
  • Motivación con la mente en la meta. Mantente siempre enfocado en tu propia productividad, en pro a la meta a conseguir. ¿Tu empresa premia cada año al empleado más eficiente con un bono de dinero? Mantén en mente este dinero extra, para estar día a día en carrera. ¿Quién llegue a un cierto número de ventas tendrá un día libre extra al mes? Ten en vista la lista de actividades que harás en tu día libre, para mantenerte motivado en las ventas.
  • Siempre ten en mente la meta general y las metas diarias, pero también sé flexible. Permítete días de descanso, en los que tu productividad sea del 100% y no del 110% al que ya te has acostumbrado. Si los lunes son más lentos en la oficina, aprovecha este día para organizar la agenda, para realizar tareas más mecánicas, o para tomarte el día con más calma.
  • Recuerda que tú estás en control de tus acciones, de tus responsabilidades, y también de tus aciertos. Además de las motivaciones que la empresa planifique para todo el personal, crea tu propia rutina de motivación y productividad, y verás que tu vida laboral se va en franco ascenso a diario, con más beneficios de los que te imaginas.
Comentarios