¿Cómo afrontar el calor en la oficina?

990

Cuando llega el verano, pasar la jornada laboral es todo un reto , sobre todo en las zonas del interior y el sur, donde las temperaturas pueden llegar a ser insoportables.

Por eso, el verano es un momento del año donde los trabajadores se preguntan por la temperatura adecuada que debería hacer en el trabajo . 

Algunos pueden quejarse porque hay excesivo calor y otros por el contrario se quejan del aire acondicionado. Esta cuestión es importante porque el confort térmico es vital para la salud de los trabajadores.

Claves para tener menos calor en el trabajo

Para evitar el estrés térmico y contar con un ambiente más fresco y que te sientas protegido en tu lugar de trabajo:

1- Mantente hidratado. En las oficinas y otros sitios cubiertos debería haber siempre agua accesible para los trabajadores, para que puedan beber a lo largo de la jornada incluso aunque no se tenga sed. 

La mejor bebida va a ser siempre el agua, pero si no e entusiasma la idea puedes optar por llevarte de casa infusiones frescas. Ante todo es mejor evitar bebidas gaseosas porque solo conseguirán deshidratarte más y reducen tu capacidad para almacenar líquidos.

En el caso del café (casi imposible de evitar para algunos) debería reducirse su consumo porque es un diurético natural.

2- Usa la ropa adecuada. Aunque estés en recintos cerrados es mejor que no te quites la ropa si tienes calor, sobre todo si hay aire acondicionado pues los cambios térmicos pueden hacer que te resfríes. Es mejor que optes por ropa holgada y ancha, que deje pasar el aire a tu piel húmeda y te mantenga más fresco.

La mejor ropa es la transpirable y los tejidos de elección son la lana y el algodón porque no se pegan a la piel cuando suda. En cuanto al color es mejor que sea clara, sobre todo si trabajas cerca de una ventana, los rayos del sol pueden enfocarte y la ropa oscura hace que absorbas más calor.

Por otra parte, si tienes el cabello largo hazte un recogido que deje expuesta tu nuca y parte del escote para que fluya el aire.

3- Refréscate siempre que puedas. Obviamente no puedes ir al baño cada cuarto de hora para mojarte la cara (aunque no estaría mal) pero si no trabajas de cara al público y tienes que estar frente a un ordenador durante mucho tiempo puedes rociarte agua fría con un vaporizador pequeño en la nuca y frente.

4- Alimentos frescos. A la hora de comer en el trabajo huye de los platos calientes y opta por frutas y verduras. Las frutas ayudan a recuperar las sales minerales que has perdido con el sudor y cargan tu cerebro de energía. 

Las verduras por otro lado son en su mayoría agua por lo que te hidratarán a la vez que te refrescan. Huye de las comidas pesadas y grasas porque aumentarán el calor metabólico del cuerpo. 

5- Tómate descansos de vez en cuando. Independientemente del trabajo que tengas deberías poder tomarte descansos de 5 o 10 minutos de cuando en cuando, sobre todo cuando hace excesivo calor. Una pequeña pausa para rehidratarte y descansar en un lugar fresco.

Comentarios