¿Cómo afrontar aun jefe pasivo-agresivo?

1151

Uno de los temas más frustrantes en el trabajo puede ser el tener un jefe pasivo-agresivo. Ya sea que esté limitándose el acceso a información que necesite o que le aplique la ley del hielo cuando lo decepciones, es difícil abordar el comportamiento negativo sin desatar consecuencias. 

Acérquese a su gerente con un actitud de respeto y resista el deseo de ser usted también pasivo-agresivo. Plantee sus inquietudes de manera objetiva y sin juicios. 

Por ejemplo, puede decir: “En nuestras últimas juntas he notado que ha hecho comentarios sarcásticos sobre mi trabajo. No sé si solo está siendo gracioso o si en verdad le preocupa la calidad de mi trabajo. Me encantaría escuchar las ideas que tenga sobre mejorar”. 

Dele a su gerente el beneficio de la duda y no haga que la conversación gire alrededor de sus sentimientos heridos. Puede parecer injusto que tenga que ser usted quien deba buscar la manera de cambiar la conducta inmadura de un superior, pero la mejoría en su relación bien puede valerlo. 

Comentarios