¿Cómo actuar ante una entrevista telefónica?

721

Casi siempre cuando hablamos de entrevista, nos viene la imagen de una entrevista presencial, pero lo cierto es que las entrevistas telefónicas están a la orden del día. Su mayor uso es para descartar candidatos a posibles entrevistas presenciales, pero si utilizas estos tips puedes conseguir que te llamen para una entrevista presencial.

Generalmente, no suelen excederse en el tiempo más allá de 5 o 10 minutos, en los que el entrevistador tratará de resolver aquellas dudas que tenga en torno al curriculum vitae, conocer más información sobre el profesional o comprobar si éste cumple con los requisitos necesarios.

Aunque puede parecer similar a la entrevista personal, no es así. Para el candidato, esta conversación telefónica evita que sea valorado por la apariencia, la vestimenta o los gestos. Además, los nervios que se transmiten a través del lenguaje corporal ya no se manifestarán, el elemento realmente determinante y que deberá trabajarse y entrenarse será la voz.

¿Cómo afrontar con éxito esta entrevista?

Cuida todos los detalles y, principalmente, prepárate para atender una llamada que puede llegar en cualquier momento. Debes aprovechar este primer intercambio de palabras para que el entrevistador sepa que ha encontrado al mejor candidato. ¿Sabes cómo conseguirlo? ¡Pon atención a estos consejos!:

– No hablar en lugares de mucho ruido: Debes hacerlo desde un lugar tranquilo. Busca tu propia zona de confort para poder atender correctamente el teléfono.

– Tu voz es tu imagen: Debe sonar tranquila, segura y optimista. Sonreír durante la conversación da muy buenas sensaciones al oyente, aunque no te vean.

– Mostrarte tal y como eres: El error es intentar dar una imagen diferente a la que uno tiene. Evita deshacerte en elogios.

– Nada de incontinencia verbal: El entrevistador lo que quiere es comprobar tu currículum y saber si eres o no el perfil que está buscando. Por tanto, trata de responder brevemente.

– No es lo mismo oír que escuchar: Escuchar es prestar atención a lo que se oye. Debes centrarte en la conversación y olvidarte del entorno.

– Evita los lapsus: El entrevistador nos va a preguntar con el currículum en mano. Debes conocerlo en profundidad, de lo contrario puedes generar desconfianza. Te vendrá bien tenerlo a mano, junto a papel y bolígrafo para ir tomando notas.

– Deja que el entrevistador termine las frases: Él es quien dirige la conversación. No te adelantes a lo que está diciendo ni respondas más allá de lo que te pregunta en cada momento.

– Si es posible ten abierta la página web de la empresa: Te orientará, te permitirá recordar la información que ya conocías y podrás responder de manera más precisa con datos concretos.

– Organiza tus candidaturas: Es muy importante que sepas en cada momento de qué proceso de selección se trata para ofrecer sensación de control e interés.

– Cuando la conversación llega a su fin, es tu momento: Puedes preguntar dudas sobre el puesto de empleo y sobre las fases del proceso de selección. Es la oportunidad idónea para dejar muy claro el interés que tienes por conseguir el trabajo. ¡No olvides ser amable y despedirte dando las gracias!

Tu talento marca la diferencia. Así debe sentirlo el que está al otro lado del teléfono. Recuerda que cada minuto, cada respuesta y cada expresión cuentan. Por ello, trata de conectar desde el primer momento con el entrevistador, establece un diálogo que le genere el máximo interés para que pueda repercutir positivamente en la decisión final.

 
Comentarios