Cinco aspectos de la información financiera que hay que compartir con los empleados

593

Acercar a los trabajadores a cuestiones claves de los resultados genera automáticamente un equipo más comprometido

¿Cuánto debemos decir a nuestros empleados sobre las finanzas de la empresa? Para los propietarios de la empresa, especialmente en el caso de pequeñas y medianas empresas, a menudo hay una preocupación considerable por el riesgo de compartir demasiada información. Aunque es un tema en el que hay que ser prudente, esto no puede significar mantener a los trabajadores apartados de los resultados de la empresa.

Cada empresa establece su propio nivel de transparencia, aunque los resultados demuestran que las que están siendo más abiertas, atraen al mejor talento, porque los empleados comprometidos quieren saber lo que está pasando en el negocio y qué resultado tiene su trabajo. Por norma general, ¿Qué información financiera interesa a los empleados?

  • Situación del sector: Antes de dar la información de la propia empresa es bueno abordar el estado del entorno, para saber en base a qué pueden compararse los resultados de la empresa. Aunque se puede acceder a información generalizada, resultara mucho más interesante para los empleados si puede focalizarse en la zona de influencia de la empresa.
     
  • Estado financiero:¿Cómo valoran los expertos la situación financiera de la empresa? ¿Qué opinión tienen los directivos acerca de los resultados? ¿Las perspectivas son de crecimiento, de estancamiento o de decrecimiento? Es importante tener presente en todo momento la situación financiera de la empresa, que determina la mayoría de sus actuaciones.
     
  • Desviación de las previsiones: ¿Se han conseguido los objetivos propuestos en el último año? ¿En qué ámbitos sí y en cuáles no? Estos indicadores pueden dar a los trabajadores una pista sobre el desempeño generalizado de la empresa respecto a lo esperado.
     
  • Destino de los beneficios:Para evitar el recelo hacia la empresa y hacia sus ganancias que normalmente no se perciben como compartidas, hay que ofrecer a los trabajadores perspectiva sobre en qué se invierten, y en como repercuten en el funcionamiento y mejora de la empresa. Esto probablemente generará una imagen más favorable que puede extenderse más allá de la plantilla.
     
  • Inversiones en marcha: Especialmente si se está invirtiendo en cuestiones que pueden tener un impacto sobre los propios trabajadores, resulta interesante saber en qué está invirtiendo la empresa, además de dar una clara idea de sus planos de futuro.

Compartir información financiera con los trabajadores, dándoles así sentido de responsabilidad sobre el resultado de negocio, es uno de los pasos básicos para tener un equipo de trabajo comprometido. Y una vez se decide qué información se va a compartir, es imprescindible acompañarla de los conocimientos necesarios para comprender esa información y si se tercia, de cómo poder participar en su mejora.

 

 

Comentarios