Cambio en sede de trabajo ya no es considerado como hostilidad

1380

El cambio de la sede habitual de trabajo a otra distinta de la empresa, sin previo aviso, no es un acto de hostilidad según un falló del Poder Judicial (la modificación de las condiciones de trabajo puede ocurrir respecto al lugar, pago, horario y otros). Este caso se originó en el expediente laboral en Casación N° 9792-2012-Junín.

Un trabajador demandó a su empleador para el cese del acto de hostilidad considerado (el cambio de lugar de trabajo), pese a que laboró en ella por más de 15 años. 

Alegó que el traslado se produjo por un ánimo de venganza personal de su empleador por su condición de secretario del sindicato.

Sin embargo, la Corte Suprema (CS) consideró que el empleador uso una medida razonable (dentro de sus facultades) ya que el traslado obedeció a un requerimiento para implementar un nuevo proyecto, y que era temporal hasta la contratación de un nuevo personal. 

Es decir, cuando la empresa tenga una justificación para el cambio, aunque exista una afectación o perjuicio respecto por ejemplo a estudios, vivienda y otros del trabajador, no se prueba un ánimo de hostilidad de afectación, explicó el laboralista Jorge Toyama.

 

Comentarios