Brecha salarial discriminatoria es elevada en el Perú

1084

 

 

 

 

 

 

La brecha salarial discriminatoria se refiere al hecho de otorgar pagos diferentes a dos empleados que tienen las mismas capacidades laborales. En este sentido, el Perú registra una brecha salarial por sexo que llega a 19.3% y a 21% por el grupo étnico. Es decir, se paga más a los varones que a las mujeres (de la misma edad y con la misma educación) y se paga menos a las personas que pertenecen a determinados grupos étnicos. Conjugando ambos factores, se paga más a los hombres de raza blanca que a los que no lo son. Éstos son algunos de los resultados que dio a conocer un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La investigación, denominada «Nuevo siglo, viejas disparidades», pone de manifiesto que el Perú es el cuarto país en América Latina con mayor discriminación al pagar salarios.

El economista peruano Hugo Ñopo, autor principal del estudio, refiere que las brechas salariales por sexo y por raza tienden a disminuir conforme se comparan personas con mayor nivel educativo, tanto en el Perú como en toda América Latina.

Considerando el factor género, se observa que la menor brecha salarial se encuentra entre la gente joven con título universitario. Además, la diferencia es menor entre los trabajadores formales y mayor entre quienes laboran en pequeñas empresas.

Mientras, que en lo que se refiere a las diferencias salariales por etnicidad, Hugo Ñopo manifiesta que la baja calidad relativa de su educación puede ayudar a explicar porque los grupos étnicos discriminados ganan, en promedio, menos que otros con el mismo grado de escolaridad.

El investigador principal del estudio opina que las políticas destinadas a reducir esas desigualdades aún se mantienen ausentes, por lo tanto revertir este hecho tiene que constituirse en una estrategia esencial para reducir la pobreza en la región.

Las conclusiones del estudio del BID a nivel de América Latina devela que los afrodescendientes e indígenas ganan 28% menos que sus pares blancos, mientras que los hombres ganan 17% más que las mujeres con iguales edades y niveles de educación.

La investigación concluye señalando que un aumento de los niveles de educación de las minorías étnicas de América Latina podría reducir significativamente las diferencias en salarios. Mejores niveles de educación ayudarían a reducir el promedio de diferencia salarial en casi un cuarto entre las minorías y el resto de la población en la región.

Comentarios