Bonos e incentivos apuntan a retener a altos ejecutivos

1042

En un claro intento por retener al mejor talento en la alta dirección de sus organizaciones, las empresas ya no solo se preocupan por ofrecer un buen sueldo, desde hace un tiempo también  se han enfocado en brindar beneficios adicionales bastante atractivos como los bonos e incentivos, que llegan a representar una parte considerable de las remuneraciones de los altos ejecutivos.

Precisamente, un reciente estudio de Cornerstone Executive Search revela que entre los bonos e incentivos que se ofrecen en el mercado local figuran los de desempeño, los signing bonus (solo por firmar), los bonos extraordinarios y los de retención.

De ellos, el más usado en el Perú-según la firma dedicada a la búsqueda de ejecutivos y evaluación de liderazgo-es el bono de desempeño, que lo tienen casi todos los ejecutivos de primera línea de las empresas medianas a grandes , nacionales o multinacionales e independiente del sector.

Pero no siempre se otorgan en dinero, según refiere su directora de Negocio Vanessa Palomino, también se ofrecen stock options (basadas en acciones), autos con gastos incluidos, pago-total o parcial-de las matrículas o pensiones del colegio o universidad de los hijos, membresías en clubes y viajes pagados para el ejecutivo y su familia.

Diferencias que marcan

Con relación a las diferencias entre estos cuatro tipo de bonos, explicó que los de desempeño se otorgan a ejecutivos en función del logro sea individual, del área y de la empresa.

Mientras que los signing bonus, aquellos que se dan para captar ejecutivos de otras organizaciones, cumple con compensar a quienes por pasar de otra empresa pierden ciertos beneficios o prestaciones.

“El bono de desempeño puede oscilar entre 15% y 100% del sueldo bruto anual. Mientras que el signing bonus esta usualmente relacionado al monto del beneficio que perderá-total o parcialmente-el ejecutivo por dejar la empresa donde trabaja y pasar a otra. Si es el equivalente a un auto, por ejemplo, el monto podría estar entre US$25.000 y US$40.000”, precisa.

Para la ejecutiva, esta práctica ocurre generalmente en el sector de minería y petróleo, en empresas grandes que saben que el costo de contratación es aún más alto que otorgar estos beneficios porque implica el tiempo de aprendizaje que necesita el nuevo para dar los resultados esperados en la compañía.

 

Fuente: El Comercio

 

 

Comentarios