Beneficios de contratar a personas con discapacidad y habilidades especiales

706

Las personas con discapacidad enfrentan diversas barreras o prejuicios que dificultan su participación en el mercado laboral. Por ello, las instituciones públicas tienen la obligación de contratar a personas con discapacidad o habilidades especiales en una proporción no inferior al 5 % del total de su personal.

En el sector privado la cuota es menor (3 %); y para que una persona sea considerada como tal debe presentar una dificultad en un grado mayor o igual al 33 %; además de contar con un certificado de discapacidad.

Rocco Solimano, director de la Asociación de Buenos Empleadores (ABE) de la Cámara de Comercio Americana (AmCham), resalta que contratar a personas con habilidades diferentes generan múltiples beneficios y satisfacciones en las empresas que contratan sus servicios, siendo parte del impulso que permite el crecimiento del país.

En ese sentido menciona siete puntos a tomar en cuenta:

  1. Mejora la productividad. El emplear a personas con discapacidad contribuye a mejorar la productividad de la empresa u organización ya que son innovadores y eficaces en hacer negocios.
  2. Reduce rotación. Establecen desafíos personales en los puestos que desempeñan, son muy responsables, perseverantes y establecen línea de carrera a largo plazo.
  3. Incrementa las ventas. Los consumidores prefieren comprar productos o adquirir servicios de empresas que contratan a personas con habilidades diferentes.
  4. Mejora el clima interno. La integración de personas con discapacidad en la empresa genera una mejora del clima laboral, cambia la actitud de los trabajadores y elimina muchos estereotipos como resultado de la gran responsabilidad y perseverancia que estas personas desarrollan.
  5. Destrezas únicas. Las personas con discapacidad auditiva son ideales para trabajar en lugares de alto ruido sin sufrir daños que conlleven a enfermedades laborales por esa causa. Quienes tienen síndrome de Down desarrollan muy bien tareas repetitivas. Las personas con discapacidad físico-motora pueden hacer labores que requieren estar mucho tiempo en un solo lugar y las personas con discapacidad visual trabajan mejor en lugares oscuros que el resto de las personas.
  6. Influye en otras empresas. La empresa que promueven la inclusión laboral se convierten en referente de Buenas Prácticas Laborales en su sector y contribuyen a la contratación de más personas con habilidades diferentes.
  7. Fomenta la tolerancia. La oportunidad de trabajar con personas con habilidades diferentes, sensibiliza a todo el personal de la compañía, fomentando valores como la tolerancia y la no discriminación.

Fuente: Gestión

Comentarios