Aumento de sueldo y ascenso laboral: Cómo obtenerlo

882

Pedir un aumento de sueldo o una promoción son también importantes desafíos laborales, y para ello debes estar preparado. Saber bien qué vas a decir y cuáles son tus razones para solicitarlo es de suma importancia. Por eso, Trabajando.com te entrega algunas pautas para tenerlo todo bajo control.

Ya ha transcurrido un tiempo razonable desde que entraste a trabajar en tu empresa y tu supervisor no ha advertido la gran labor que realizas, ni tus competencias y logros durante tus años de trabajo y el sueldo que ganas no es suficiente, o quieres una promoción para mostrar tus capacidades. Si ésta es tu situación pon atención en las siguientes líneas que te prepararán para solicitárselo a tu jefe.

Tus argumentos deben ser razonables, claros y creíbles para tu jefe. Si no son suficiente para él, que es lo más probable, no desistas de tu idea, si para ti un ingreso de dinero extra o un mejor puesto en la empresa es una necesidad imperiosa no debes sucumbir ante un primer no rotundo.

A través de tus palabras debes demostrar tus logros alcanzados en la empresa, tus deseos por continuar desarrollándote en ese lugar y, si los tuvieras, da a conocer aquellos proyectos que tienes en mente.
Intenta en los días previos desarrollar tu seguridad y preocuparte de mentalizar ese nuevo puesto que quieres o ese mayor sueldo que necesitas. En el primer caso, una buena técnica es informarte sobre aquel trabajo al que pretendes llegar, en qué consiste, cuáles son las principales aptitudes que debes tener para desarrollar, y reconocer cuáles son tus principales fortalezas y debilidades

Para Ernesto Velarde, country manager de Trabajando.com Perú “siempre cuando pides un aumento o buscas obtener un ascenso existe la posibilidad de que éste sea negado, lo importante es no desmotivarse, por el contrario debes esforzarte para demostrar que sí te lo mereces y que las razones con que fundamentas tu petición son válidas, quizás no lo consigas enseguida, pero tu jefe te tendrá en mente”.

Puede que éste no sea el momento, pero sin duda es una oportunidad para que tu jefe recuerde tu pedido y pueda evaluar en los días posteriores tu petición y analizar si te lo mereces. Ten paciencia lo más seguro que a futuro te des cuenta que haber dado ese paso no haya sido una causa perdida. No olvides agradecer de todas formas a tu jefe, recuerda que a partir de ese momento sus ojos estarán más puestos en ti.

 

Comentarios