9 razones para renunciar a tu trabajo tan pronto como te sea posible

644

¿Renunciar a tu trabajo para encontrar un puesto mejor remunerado? Definitivamente. ¿Renunciar a tu trabajo para tomar una gran oportunidad? Absolutamente.

Pero hay muchas más razones para dejar el trabajo y todas tienen algo en común:

La vida es demasiado corta.

La vida es demasiado corta como para ir a casa todos los días sintiéndose insatisfecho. La vida es demasiado corta para trabajar para un terrible jefe. La vida es demasiado corta para ir a casa todos los días sintiéndose menospreciado, no tomado en serio, o sintiéndose aprovechado. La vida es corta para no ser tan feliz como se puede ser.

Digamos que tu hija mayor te llama y te dice, “No me gusta mi trabajo. Estoy aburrida, frustrada, y siento que no voy a ninguna parte.” ¿No le dirías que busque otro trabajo?

¿No deberías tu seguir el mismo consejo?

Aquí hay razones para dejar de ser miserable y empezar a buscar algo mejor:

1. Tu aporte es ignorado … o incluso no requerido.

Todo el mundo tiene ideas. Y a todo el mundo le encanta cuando sus ideas son tomadas en serio y aplicadas. La sensación de que has contribuido de una manera especial es increíblemente gratificante.

Pero cuando tu jefe o empresa derriba o incluso se ríe de tus ideas, eso no es sólo un insulto, es desalentador. Y muy pronto deja de importarte.

La vida es demasiado corta como para que no les importe.

2. Te critican públicamente.

Todos necesitamos una crítica constructiva. Todos necesitamos un pequeño aliento. Todos necesitamos que se nos diga cuándo podemos hacer algo mejor – y cómo hacerlo mejor.

Pero necesitamos que se nos digan esas cosas en privado.

La vida es demasiado corta para esperar la próxima vez que serás criticado – y hasta humillado – en frente de otras personas.

3. Nunca oyes la palabra “Gracias.”

Todo el mundo necesita también elogios. Todos necesitamos saber cuándo hacemos algo bien (y todo el mundo, incluso los empleados ineficaces, hacemos algunas cosas bien.)

La vida es demasiado corta como para no ser reconocidos por las contribuciones que hacemos.

4. Tu jefe maneja hacia arriba, no hacia abajo. Tu jefe manda, no dirige.

Como líderes ellos deberían centrar su tiempo y atención en sus informes directos, pero pasan todo el tiempo “siguiendo” a su jefe. Parece que su único trabajo es contribuir a la mayor gloria – y el progreso – de su jefe.

Un gran jefe sabe que si su equipo tiene éxito – y cada individuo en ese equipo tiene éxito – entonces él tendrá éxito también.

La vida es demasiado corta como para gastar tu tiempo en el desarrollo profesional de tu jefe a expensas de la tuya.

5. Sientes como si no tuvieras ningún propósito.

Todo el mundo le gusta sentirse parte de algo más grande. A todos nos gusta sentir que tenemos un impacto no sólo en los resultados, sino también en la vida de otras personas.

La vida es demasiado corta como para volver a casa todos los días sintiendo que se ha trabajado… pero no se ha logrado nada significativo.

6. Te sientes como un número.

Todo el mundo es reemplazable. Todo el mundo, en última instancia, trabaja por un sueldo. Pero todo el mundo también quiere trabajar para más de un cheque de pago. Ellos quieren trabajar con personas que respetan y admiran … y ellos quieren ser respetados y admirados a cambio.

Si tu jefe de vez en cuando no se detiene para una charla rápida acerca de la familia, una conversación informal para ver si necesita ayuda, o simplemente para decir una palabra amable … entonces no eres más que un engranaje en una máquina más grande.

La vida es demasiado corta como para ser sólo un engranaje en una máquina más grande.

7. Usted no se siente ligeramente emocionado de ir a trabajar.

Cada trabajo tiene sus desventajas. (Estoy dispuesto a apostar que incluso Richard Branson tiene que hacer algunas cosas que no disfruta.) Pero cada trabajo también debería tener algunos momentos de diversión. O momentos emocionantes. O momentos difíciles. O algún aspecto que te haga pensar, “tengo muchas ganas de hacer eso …”

La vida es demasiado corta como para pasar el tiempo sólo esperando la hora de salida.

8. No puedes ver tu futuro.

Cada trabajo debe conducir a algo: es de esperar una promoción, la oportunidad de asumir responsabilidades adicionales, aprender cosas nuevas, hacer frente a los nuevos desafíos … sentir que el mañana tiene el potencial de ser diferente – en el buen sentido – a lo que es ahora.

Un jefe decente trabaja para mejorar el futuro de la empresa. Un buen jefe trabaja para mejorar los futuros de sus empleados también, incluso si – sobre todo si – eso podría significar que algunos de esos empleados eventualmente consigan oportunidades más grandes y mejores.

La vida es demasiado corta como para vivir sin esperanza.

9. ¿No crees que puedes hacer cualquier otra cosa?

Esa es la mejor razón de todas para renunciar a tu trabajo. Sé lo que estás pensando, “Puedo hacer mucho en mi trabajo actual; Nunca voy a encontrar algo igual. “O,” Simplemente no hay ningún trabajo donde vivo.” O,”He puesto demasiado tiempo en esta empresa (o la carrera o la industria.)”

Todas esas cosas son verdad – si se les deja ser verdad.

Puedes hacer cualquier cosa. Puedes hacer un montón de cosas “parecidas”.

Sólo tienes que creer – y confiar que tu creatividad, perseverancia y esfuerzo te llevarán a nuevos y más satisfactorios lugares.

La vida es demasiado corta como para simplemente quedarse donde está en vez de hacer todo lo posible para vivir una vida mejor.

 

 

Comentarios