7 lideres positivos que se deben imitar

2500

En el entorno empresarial el liderazgo de los directivos puede ser entendido de muy diversas formas, pero en general se ve más como posición que como relación. Esta situación nos lleva a pensar que existen muchas formas de liderar una organización o un grupo de personas hacia un objetivo determinado.

A veces ocurre que las empresas terminan adaptándose al estilo de trabajo de sus líderes, en vez de ellos adaptar sus cualidades de mando a las necesidades específicas de la organización.

Es por eso que te mostramos 7 tipos de liderazgo positivo que con más frecuencia se encuentran en organizaciones de todos los tamaños: 

  1. Líder carismático: es aquél que es capaz de transmitir altas dosis de entusiasmo a los miembros de su equipo, a la vez que tiene una gran capacidad para arrastrarles hacia la consecución de un objetivo común. Sin embargo, como toda la atención de la organización suele estar centrada sobre la figura del líder carismático, el resto del equipo queda relegado en un segundo plano meramente operativo.
  2. Líder democrático: aunque el líder democrático tendrá siempre la última palabra, está abierto a recibir todo tipo de sugerencias y propuestas provenientes de su equipo de trabajo. Este tipo de liderazgo tiene dos ventajas principales: aumenta la autoestima de los miembros de una organización y desarrolla su talento en áreas determinadas, con lo cual todo el equipo sale beneficiado.
  3. Líder “que deja hacer”: es un líder que generalmente no controla directamente el trabajo que desarrollan sus empleados o su equipo de trabajo pues confía en las competencias y habilidades de cada uno de los miembros del equipo para llevar a buen puerto un proyecto determinado. Es un estilo de liderazgo que da buenos resultados cuando todos los miembros están involucrados y saben lo que tienen que hacer. 
  4. Orientado hacia el equipo: la máxima prioridad del líder es organizar, motivar y dirigir a los miembros de un equipo concreto. Fomenta el trabajo en equipo, la creatividad de sus miembros y tiende puentes que mejoran la comunicación. Sin embargo, llevado al extremo, pierde de vista el objetivo general del proyecto o de la organización y se pierde en una especia de relaciones públicas que no focaliza su atención hacia lo que hay que conseguir. 
  5. Orientado hacia el proyecto: suelen ser personas muy orientadas hacia la realización de un trabajo concreto. Muchas veces descuidan el apartado humano que implica todo equipo de trabajo y, en el peor de los casos, comparten características con los líderes autoritarios. Asumen toda la carga del proyecto, dividen y organizan, asignan roles y supervisan los resultados. 
  6. El gestor Este tipo de líder parte de una premisa básica: los miembros de un equipo deben obedecer las órdenes de un líder que les paga por realizar un determinado trabajo. También conocido como líder ‘transaccional’ premia o castiga a los miembros de su equipo en función de su progreso. 
  7. Liderazgo transformador: un verdadero líder, capaz de inspirar a su equipo con una visión de futuro compartida por todos. Son fácilmente reconocibles, tienen una gran capacidad de comunicación y saben delegar responsabilidades entre los miembros de su equipo. Aunque tienen un entusiasmo contagioso, a veces necesitan ser motivados por otros miembros de su organización. 
Comentarios