6 frases de trabajadores a jefes que todos quieren decir

935

Por Valentina Portaluppi de Makia

Hay cosas que todos los trabajadores quieren decirle a sus jefes. Pueden ser de variada índole y depende del trabajo de cada uno, pero todos hemos callado algo, alguna vez, para evitarnos problemas en el trabajo.

Fuesen inconvenientes pequeños o grandes, simplemente los dejamos pasar tal vez pensado “¿para qué? Igual no va a cambiar”. 

Jeff Haden, autor del libro TransForm: Dramatically Improve Your Career, Business, Relationships, and Life … One Simple Step at a Time, afirma que los empleados suelen pensar muchas cosas que no comparten con sus jefes. Él considera que al no existir un diálogo adecuado entre los trabajadores y sus supervisores se puede perder mucho.

En su libro Jeff Haden hace una lista de pensamientos que los empleados no comparten con sus superiores.

A continuación 10 frases de trabajadores a jefes con las que todos los que han tenido un empleo pueden identificarse y que habrán querido usar:

1. Me merezco un aumento de sueldo

Verónica, de 26 años, cobraba poco y estaba saturada de trabajo en su primer empleo.“Hacía el trabajo de tres personas, pero como era estudiante cobraba el mínimo”, cuenta.

Ella tenía que dejar las tareas listas en media jornada para poder ir a la universidad y solía perderse algunas clases por quedarse trabajando. ” Era terrible porque podía perder las materias por faltas, pero si perdía el trabajo no podía seguir estudiando”. Al pedir un aumento de sueldo o la baja de algunas funciones, sus jefes decidieron liberarla de algunas responsabilidades. “No querían pagar más”, dice.

Qué hacer: Las cuestiones de dinero son difíciles de tratar en la oficina. Habla con tu jefe en privado y lleva algo que mostrar: no le digas “vendo más que el resto”, un “las ventas han subido un 5% desde que llegué o el 60% de las nuevas ventas son mis clientes” te será más efectivo.

2. ¿Por qué no nos pagan horas extra?

A Bryan, de 28 años, quien trabajaba en un periódico, le habría gustado decirle a su jefe que “si quería que me quede hasta tarde debía pagarme horas extra”. Sin embargo, el lema de su jefe en el rotativo era que “el periodista no descansa porque las noticias tampoco”.

Catalina, de 27 años, siempre quiso decirle a su jefe en la agencia de publicidad donde trabajaba que “no podía quedarme trabajando hasta las 22:00 por el mismo sueldo”  y eventualmente se lo hizo saber. “Me subieron el sueldo y cambiaron algunas reglas para evitar estos inconvenientes con otros”.

Qué hacer: Hablen entre los compañeros, si lo presentan como una causa grupal será más fácil que se reconozcan las horas extra, creen un sistema para evitarlas o den otro tipo de compensación como bonos o más días de vacaciones.

3. Mi carga laboral es demasiada

Los jefes están haciendo sus labores y no siempre tienen tiempo mientras que tú estás agobiado de tareas. Por otro lado, tu compañero de al lado se la pasa rascándose el ombligo todo el día.

Sonia, de 23 años, era de las que hacía cosas “proactivamente” en su oficina, una importadora. “Mis jefes me adoraban porque hacía cosas que no estaban en mis funciones, pero de lo que no se habían percatado era que el trabajo estaba mal repartido”. 

Qué hacer: Divide las funciones con tus compañeros y habla con el jefe para que los cambios queden registrados de alguna forma. Así si se presentan inconvenientes futuros las funciones están respaldas por la normativa.

4. Hay un mal ambiente en el trabajo

El ambiente laboral influye en la satisfacción que sientes con tu trabajo. Desde que los pisos estén limpios hasta la actitud con la que se tratan entre colegas influye.

“Cuando empecé a trabajar en la bodega de un gran almacén de mi ciudad me impactó darme cuenta de mis compañeros se criticaban unos a otros”, cuenta José, de  21 años. Él renunció al poco tiempo porque no soportaba la actitud de sus compañeros. “Al irme envié un mail dejando claro que esa situación había sido clave en mi decisión de irme”.

Qué hacer: Habla con tus compañeros. Si no funciona, habla con tu jefe sobre la situación y busquen juntos una solución.

5. Los subjefes le hacen bullying a los empleados

El acoso, de cualquier forma, es una de las situaciones más incómodas de un trabajo. No falta el que abusa de su posición y te asigna trabajo ajeno.

“Mi jefa solía enviarme a hacer actividades que no me correspondían”, dice Alfonso, de 29 años, quien trabaja en una encuestadora. “Yo tenía que levantar los datos de las encuestas, pero también hacer sus informes. Su trabajo siempre era URGENTE y esperaba que lo terminara en 30 minutos, cuando ella había tenido hasta 15 días para hacerlo”.

Qué hacer: Si tu jefe inmediato abusa de su poder y te carga de trabajo, puedes tratar de explicarle la situación o háblalo usando a su jefe como mediador.

6. No quiero “ponerme la camiseta”

Algunos jefes suelen creer que pueden explotar al personal con la excusa de que deben apoyar a la empresa.

“Yo trabajaba en una tienda por departamentos. Un día vinieron con eso de ‘debe ponerse la camiseta de la empresa’  y con ello nos aumentaron las funciones”, dice Cristian de 22 años. “De un día a otro todos eramos ‘multifunción’”

Qué hacer: Cuando las normas cambian y te dan funciones extra siempre debes hablar con tu jefe para renegociar tu contrato y que haya una remuneración justa por el trabajo que realizas.

Comentarios