Inicio Consultoría en Gestión Humana Gestión del Talento 5 motivos para rechazar una oferta laboral

5 motivos para rechazar una oferta laboral

1154

Cuando los profesionales son parte de un proceso de selección laboral, no siempre van a llegar a la empresa ideal. Por tal motivo, es necesario saber analizar las propuestas y ver si estas se adecuan a las necesidades, pero si el trabajo es urgente, lo mejor será aceptar la oferta y ver si en el futuro se puede cambiar de empleo.

Luego de haber sido parte de un proceso de selección y ser el candidato seleccionado para el puesto, pero dudas sobre si aceptar o no el trabajo, revisa estos cinco motivos por los que, a veces, es mejor decir no a una oferta de empleo.

  1. Cuando llega una mejor propuesta. Cuando se busca trabajo, es probable que se haya participado de varios procesos de selección en simultáneo, y puede suceder que el profesional sea elegido por más de una empresa. Es lógico que no se pueda trabajar en ambos lugares a la vez, por lo que se deberá optar por una y rechazar la otra. En estos casos es recomendable comparar las condiciones, salarios y posibilidades de ascenso que ofrece cada compañía para tomar la decisión correcta.
  2. Cuando la propuesta económica no es lo esperado. Muchas empresas tienen por costumbre no revelar el salario que ofrecen hasta que no seleccionan al candidato. Si este es el caso y la oferta que proponen no cumple las expectativas, y no existe apuro en comenzar a trabajar -porque se cuenta con un respaldo económico o porque hay un trabajo- se debe seguir buscando hasta que surja algo más acorde a lo planeado. Por otro lado, si la paga no es adecuada, pero el resto de las condiciones si, es necesario intentar negociar o analizar las posibilidades de crecimiento que se pueden tener antes de un rotundo no.
  3. Cuando los valores y la cultura no coinciden con los del candidato. Si al momento de postular, el aspirante siente que los valores o la cultura de la organización están completamente desalineados, aceptar ese trabajo supondría una gran contradicción en su vida. Es mejor decir que no antes de trabajar en un ambiente que con el tiempo ocasionará grandes conflictos internos.
  4. Cuando no hay oportunidades de crecimiento. Si el trabajo no brinda posibilidades de crecimiento o desarrollo profesional y la empresa no garantiza ningún tipo de estabilidad a sus empleados, s mejor pensarlo dos veces antes de firmar un contrato con esa empresa.
  5. Cuando existen malas referencias de le empresa. Si la información que se pudo recabar por Internet, sobre la empresa, dice que es un buen lugar para trabajar, pero luego, cuando conociste el lugar resultó que no era lo que parecía ser, es mejor no seguir adelante y rechazar el trabajo. En ese sentido, si se van a buscar referencias deben ser entre personas objetivas y neutrales y no de alguien que terminó de mala manera su relación laboral con esa empresa.
Comentarios

Regístrese a nuestro Newsletter