5 mitos y verdades de los juegos online formativos

683

Recopilamos algunas aseveraciones muy difundidas en los ámbitos formativos empresarios, que dos especialistas buscaron derribar, para darle mayor precisión al mercado del e-learning frente a la creciente implementación de actividades lúdicas en las capacitaciones corporativos 

En su libro “Ill Take Learning for 500: Using Games to Engage, Motivate and Train”, los especialistas Dan Yaman y Missy Covington en analizaban la utilización de juegos en ambientes de formación virtual (y presencial).

Recopilamos algunos mitos que los autores intentan derribar en pos de brindar mayor claridad a una de las tendencias más fuertes de los últimos tiempos en la industria del e-learning.

Mito 1: “Un juego no atraería a mis aprendices, porque ellos son demasiado tímidos, demasiado profesionales o demasiado serios”. 

Verdad: Los juegos tienen la misteriosa habilidad de comprometer al más tímido, al más escéptico e incluso al más profesional de los aprendices. Tanto a los ejecutivos como a los operarios de planta les gusta divertirse y competir, por lo que apreciarán una experiencia de capacitación excitante de esta naturaleza.  
 
Los juegos tienen múltiples elementos que atraen un amplio espectro de personas, desde el vendedor más competitivo al "novato" más tímido:

– Competencia
– Socialización
– Diversión
– Aprendizaje
– Oportunidad de expresarse y manifestar conocimientos

Mito 2: “Los juegos no funcionan para mí; mis asuntos son demasiado técnicos o sensibles como para involucrarlos en una instancia de diversión”.
 
Verdad: Un juego puede dar respuesta a asuntos particularmente sensibles, técnicos o tediosos, y transformarlos en una experiencia de aprendizaje significativa y amigable. Cualquier asunto puede tratarse en un juego.  

Mito 3: “Los juegos son demasiado difíciles de crear y toma demasiado tiempo el desarrollarlos”.
  
Verdad: Los juegos pueden ser tan elaborados como usted quiera hacerlos o tan simples como usted necesite que sean. Las content factories hoy pueden resolver este tipo de necesidades con mucha profesionalidad y rapidez, resolviendo lúdicamente cualquier instancia de capacitación.

Mito 4: “No tengo suficiente tiempo en mis sesiones de capacitación como para sumar un juego. Tengo demasiado material para absorber”. 

Verdad: Los juegos no tienen que reemplazar el tiempo que usted dedica a entrenarse. La mayoría de las personas requiere revisiones y repasos durante la sesión de entrenamiento principal o después de la misma, y el juego puede resolver esta necesidad. Los juegos pueden usarse como una revisión rápida de contenidos. Como ocurre con las series televisivas, una revisión de cinco minutos a través de un juego puede ser beneficiosa para consolidar el conocimiento y asegurar que la información quede en la cabeza de los aprendices.

Cuando una persona repasa un contenido con un juego un tutor puede descubrir cuáles son los huecos de conocimiento que tiene cada estudiante. Sabiendo lo que los alumnos saben y no saben, el profesor puede ayudar a enfocar el proceso formativo, ayudando a lograr las metas de entrenamiento y ahorrar tiempos.

Mito 5: “El juego no encaja con la cultura corporativa; nosotros simplemente no hacemos ese tipo de cosas aquí”.  
 
Verdad: Nosotros nos hemos visto obligados a creer que porque la capacitación es un asunto serio, los métodos de formación deben ser igualmente serios. En efecto, el entrenamiento de recursos humanos es un asunto serio, y por eso es tan importante presentar la información de un modo que las personas recordarán y usarán con gusto, lo cual puede implicar el uso de métodos no convencionales en ambientes convencionales. Los juegos no tienen que ser vulgares o fuertes, ellos deben entallarse para adecuarse a la cultura corporativa y las necesidades de la compañía.

 

Fuente: americalearningmedia.com
 
 

Comentarios