10 claves para felicitar a un empleado en el trabajo

2148

Reconocer a un empleado con palabras amables puede resultar muy sencillo, pero la felicitación eficaz, la que busca reforzar las conductas excelentes, no se puede quedar solo en buenas palabras.

Los expertos describen diez claves para hacerlo sin que resulte artificial o falso.

  1. La persona adecuada. Cuanto más rango tenga quien de las palabras, más decisiva será la felicitación. Si quieres impactar, haz que tu jefe felicite a tu equipo.
  2. Cara a cara. Y, si la distancia no lo permite, antes por vía telefónica que por mail. Aunque se pueden combinar las dos: primero una llamada y más tarde un correo o un mensaje, para confirmar por escrito lo que se ha dicho.
  3. Felicitar en público. Es cierto que tiene un peso mayor un reconocimiento delante de otros compañeros o de otros superiores, pero nunca debe dar la sensación de que felicitamos sólo cuando hay otros jefes delante, como estrategia para hacer crear que somos un superior que trata muy bien al equipo.Esto se percibe y puede perjudicar más que favorecer.
  4. Sobre todo, sinceridad. Evita las frases hechas y las palabras que no son del lenguaje cotidiano, la propia expresión “te felicito” suena muy estereotipada.Es mejor recurrir a otro tipo de expresiones más cercanas y sobre todo, que sean honestas. 
  5. Inmediata y oportuna. El reconocimiento debe realizarse justo en el momento en que se produce el trabajo bien hecho. Si se espera demasiado, pierde fuerza. 
  6. Específica. Huye de las felicitaciones en abstracto. En lugar de decir “Enhorabuena por la presentación, ha sido magnífica”, es mejor concretar y decir exactamente lo que nos ha gustado de la presentación y por qué.
  7. Debe ser personalizada. Tiene más fuerza la felicitación de una persona que la de la organización. Utiliza expresiones personalizadas y que revelen emociones como “yo te veo, me parece, me he dado cuenta”.
  8. Que sea nominativa. Para incrementar la fuerza del reconocimiento hay que utilizar el nombre de la persona a la queremos reconocer. 
  9. Debe ser gratuita. Una felicitación nunca debe llevar una tarea añadida; puede ser percibida como una carga para asumir trabajo extra. Además, no se debe acompañar con expresiones negativas, como algún “pero”.
  10. Debe servir para reforzar una actitud. La felicitación debe reflejar las consecuencias que tiene el acto a reconocer para la organización o para el departamento para servir de refuerzo en ocasiones posteriores. Es importante que la gente perciba que se le está valorando y de qué manera contribuye al avance de la organización. 
Comentarios