Reclutamiento 2.0: Despuntan las redes sociales

1889
Rocco Solimano
Gerente General
Solimano Asociados
Rodolfo Martínez
Director
Multitest
Diana Rake
Gerente General
Downing Teal

 

En los procesos de búsqueda y selección de talento, las redes sociales han cobrado una importancia inusual. Como herramientas virtuales, han pasado, en los últimos cinco años, a constituirse en fundamentales. A la vez que algunos medios tradicionales han sido relegados a un segundo plano.

Las redes sociales se han convertido en un medio indispensable para la búsqueda de talento para todo tipo de posiciones. Su enorme alcance permite averiguar y encontrar a aquellos profesionales que la empresa desea incorporar en su proceso de selección.

En efecto, al facilitar el acceso a los candidatos pasivos –aquellos que no están en búsqueda activa de empleo, pero que podrían interesarse ante una atractiva oferta– las redes sociales han puesto al alcance de las empresas un inmenso filón de talento.

Sin duda, se trata de una herramienta eficaz para identificar a las personas y obtener sus perfiles profesionales. También tiene la virtud de revelar información de los potenciales candidatos que no es posible averiguar a través de sus hojas de vida.

Con todos esos elementos, la búsqueda y selección de talento han dado un vuelco notable. El resultado es una extraordinaria mejora en la efectividad de estos procesos.

Reclutamiento-2.0-Fmotivo-01

Firme avance

Hasta hace unos años, en los diarios se podía encontrar una vasta oferta en cuanto a oportunidades laborales, las que colmaban una enorme cantidad de páginas.

Hoy, la cantidad de avisos en los periódicos es una fracción de entonces. Situación que grafica, en gran medida, según Rocco Solimano, Gerente General de Solimano Asociados, el progreso de las redes sociales sobre las herramientas tradicionales de búsqueda.

Las estadísticas confirman ese rápido avance. Según un informe reciente de LHH DBM Perú, el 80% de ejecutivos del área de Recursos Humanos buscan referencias de candidatos en las redes sociales.

En este sentido, Rodolfo Martínez, Director de Multitest, estima que el uso de la Web 2.0 para la búsqueda de talento ya da cuenta de entre el 60% y 70% de los procesos en algunas empresas.

«Actualmente, el 72% de los ejecutivos de Recursos Humanos, a nivel local, ha contratado a alguien que contactó a través de una red social», añade por su parte Diana Rake, Gerente General de Downing Teal.

Lo notable es que se trata de un medio que es requerido para la búsqueda de candidatos para todo tipo de posiciones, desde analistas y técnicos hasta altos gerentes.

De hecho, mientras mayor sea la jerarquía organizacional de la posición buscada, más se incrementa el porcentaje de uso de las redes sociales para el reclutamiento. Según Diana Rake, en el caso de la alta gerencia, por ejemplo, el 100% de los ejecutivos ha contratado alguna vez a través de LinkedIn.

Pero, no solo redes profesionales (como LinkedIn), también redes que se podrían definir como netamente sociales (como Facebook, Google+ o Twitter) han sido incorporadas como herramientas imprescindibles para dar con el candidato buscado.

En efecto, la encuesta señalada de LHH DBM Perú destaca que el 90% de los ejecutivos buscó referencias en LinkedIn, el 59% en Facebook, y solo el 13% y 9% buscaron referencias a través de Google+ y Twitter, respectivamente.

Son cifras que no deberían sorprender si se tiene en cuenta que, por ejemplo, LinkedIn cuenta con alrededor de 2,5 millones de usuarios en el Perú. Y que a través de esta plataforma virtual, el 91% de ejecutivos busca empleos, en forma activa o pasiva.

«A nivel local, el 90% de los profesionales que usan las redes sociales utiliza Facebook, en tanto que el 85% tiene una cuenta en LinkedIn», precisa Diana Rake.

Enorme ventaja

Con esa elevada penetración de las redes sociales, la ventaja más evidente es su extraordinario alcance para llegar a aquellos profesionales que la empresa desea incorporar en sus procesos de selección.

Como resultado, a decir de Diana Rake, se obtienen candidatos con una alta compatibilidad con el perfil del puesto, y en un menor tiempo.

«Con este tipo de herramientas llegas a las personas que no necesariamente están buscando participar en un proceso de selección», aclara Rocco Solimano.

Acceder a los llamados candidatos pasivos –aquellos que no están en búsqueda activa de empleo, pero que podrían interesarse ante una atractiva oferta– pone al alcance de las empresas un inmenso filón de talento.

Eso ha provocado que los procesos de búsqueda y selección hayan dado un vuelco notable. Antes la labor era más receptiva, pues se esperaba que las personas postularan para un puesto determinado. Se recibían una enorme cantidad de hojas de vida y se procedía a evaluarlas, hasta quedar con los más idóneos para la posición.

Hoy la actitud es más bien proactiva, de búsqueda activa de perfiles para, una vez identificado a los potenciales candidatos, invitarlos a postular. «Como resultado, la efectividad de los proceso se han elevado sustancialmente», refiere Rocco Solimano.

Además, Rodolfo Martínez señala que recurrir a las redes sociales trae beneficios en cuanto a reducción de costos. «De lo que se trata es cubrir vacantes a través del hunting, reduciendo costos, especialmente de publicación en medios escritos y de plataformas donde se paga una suscripción elevada», comenta Martínez.

Reclutamiento-2.0-Fmotivo-02

Más virtudes

De otro lado, Rocco Solimano destaca la virtud de las redes sociales como medio para conocer aspectos de la personalidad de un potencial candidato que no son posibles averiguar a través de su hoja de vida. Facebook puede resultar extraordinariamente útil en este sentido.

«Facebook, es utilizado para observar cómo se desenvuelve determinado candidato en su espacio personal y cómo interactúa con otros individuos», expresa Rodolfo Martínez.

Conocer los comentarios e información que comparte un profesional en las redes sociales resulta, en efecto, provechosa para las empresas, porque les permite conocer un poco más a la persona. Información que es relevante en los proceso de reclutamiento y selección, y que en muchos casos resulta decisiva.

«Considero que es artificial dividir la información –que las personas intercambian en las plataformas virtuales– en personal y otra de carácter profesional. Por eso, creo que es importante tener en cuenta la información que se obtienen en las redes sociales para utilizarlas en los procesos de selección», anota Rocco Solimano.

Si una persona tiene un perfil social reprobable o no apropiado para un profesional, no significa que vaya a ser descartado; pero sí, explica Solimano, es posible que en la evaluación se profundice algunos aspectos que el evaluador considere relevantes a partir de la información obtenida.

Con todo, se sabe de empresas, refiere Rodolfo Martínez, que han desestimado candidatos por realizar comentarios fuera de lugar. Por eso, los usuarios de las redes sociales deben tener en cuenta la repercusión y alcance de su actitud y de la información personal y profesional que comparten.

«La presencia y buena reputación en línea tanto de las empresas como de los profesionales es cada vez más importante en el momento de selección», asegura Diana Rake.

Búsqueda 2.0

En el proceso de búsqueda, las redes sociales pueden tener usos diferenciados. Por ejemplo, LinkedIn resulta eficaz para identificar a las personas y obtener sus perfiles profesionales.

«La información de las redes profesionales, como LinkedIn, está más enfocada en las experiencias laborales, estudios realizados, competencias y habilidades que el candidato detalla», explica Rodolfo Martínez.

Sin duda, la labor de hunting se hace más sencilla si se acude a las redes especializadas en empleo, porque, adicionalmente, a través de ellas se puede invitar directamente a la persona a participar en un proceso de selección.

Entonces, dependiendo del tipo de red al que se acuda, éstas pueden constituirse en herramientas complementarias. Es el caso de Facebook y Linkedin, por ejemplo.

«Cuando se identifica a algún profesional a través de LinkedIn –u otra red–, el siguiente paso es revisar su presencia en las otras redes sociales, como Twitter y Facebook, para continuar con el filtro de descarte», grafica Diana Rake.

El propósito en este caso es determinar el match que existe entre el profesional y la cultura organizacional de la empresa y el perfil de la posición. Enseguida, se procede a contactar al candidato –o a descartarlo– y se continúa con el proceso de selección.

Reclutamiento-2.0-Fmotivo-03

El factor etario

Es lógico pensar que Facebook y Linkedin son herramientas de búsqueda de ejecutivos jóvenes. Los ejecutivos de mayor edad no necesariamente están habituados a las redes sociales y éstas podrían no ser el lugar indicado para ubicarlos.

«Sin embargo, nos hemos llevado grandes sorpresas en este sentido. Tal vez ellos no sean muy asiduos participantes, pero sí están presentes en las redes sociales», refiere Rocco Solimano.

Es inusual que ejecutivos menores de 50 años no estén vinculados a las redes sociales, pero es evidente que cuanto menos años tenga la persona ese vínculo es mayor.

Las personas de mayor edad tal vez tengan una cuenta en Facebook y, en menor medida, en Linkedin, porque es probable que no estén buscando activamente posiciones laborales, sino más bien consolidarse en la posición que tienen.

Por otro lado, los profesionales que recurren a la redes sociales tienen también un propósito definido: buscar información de las empresas en las que están interesadas postular para determinar si se ajustan –o no– a sus propios valores y ambiciones.

Las empresas que están en las redes sociales, generalmente, brindan información relacionada con toda la organización, como el perfil de la empresa, misión, productos, etcétera, con la finalidad de avivar el interés y conocimiento de los posibles candidatos a ser seleccionados.

Consultoras como Solimano, por ejemplo, tiene presencia en Facebook, y, entre otras cosas, lo utilizan para publicar oportunidades laborales.

«Facebook nos está dando importantes resultados como estrategia de reclutamiento y selección. Cuando nuestros seguidores comparten, por ejemplo, una oportunidad laboral, eso se replica y forma un círculo virtuoso, llegando a una inmensa cantidad de personas», comenta Rocco Solimano.

Reclutamiento-2.0-Fmotivo-04

Mayor predisposición

Desde el punto de vista de las personas que son invitadas a participar en los procesos de selección, Rocco Solimano señala que existe más disposición a recibir estas propuestas a través de las redes profesionales. En menor medida en plataformas como Facebook, en las que todavía la persona siente cierta desconfianza o temor para aceptar invitaciones de este tipo.

«Pero ha ido cambiando, pues ya no hay tanto temor como hace algunos años. Ahora, más bien, se constata que existe un gran interés de parte de los profesionales por saber cómo hacerse notar en una red social», comenta Rocco Solimano.

Es clave tener en cuenta algunos aspectos al realizar contacto con los profesionales. Diana Rake destaca, en este sentido, el manejo apropiado de la confidencialidad y privacidad, también de la sinceridad respecto al perfil del puesto.

Ahora, para mostrarse como un candidato atractivo, la recomendación más elemental y efectiva es mantener actualizado contantemente el perfil profesional. Si una persona ha cambiado de trabajo o ha obtenido un grado académico o realizado un curso de capacitación, debe consignarlo en la información que hace pública.

Con empresas de todo tipo examinando las redes sociales con propósitos de reclutamiento y selección, no está demás recalcar a los profesionales que deben tener en cuenta que sus comentarios y actos en estos espacios de socialización pueden tener importantes repercusiones en su ámbito laboral.

Por ejemplo, un comentario desacertado puede ser perjudicial para la imagen de la persona. Se aconseja no publicar nada que sea comprometedor desde el punto de vista moral.

Los profesionales deben tener en cuenta que el 80% de los ejecutivos de Recursos Humanos ha utilizado las redes sociales para buscar referencias sobre candidatos.

Reclutamiento-2.0-Fmotivo-05

«El 88% de la información encontrada en LinkedIn ha influido positivamente. En tanto, en Facebook este porcentaje se reduce a solo 56%; el 44% restante ha influido de manera negativa», detalla Diana Rake.

En suma, con el avance de las redes sociales hay muchos elementos que hay que tener en cuenta, tanto por parte de las empresas como de los profesionales.

Perspectivas

En ese progreso, lo que está quedando claro es que las herramientas tradicionales están perdiendo importancia; acaso alguna de ellas con el tiempo se vuelvan totalmente imprescindibles.

«Quienes piensen que se trata solo de una moda, están equivocados. Las redes sociales han venido para quedarse como un medio importante para captar talento humano», asegura Rocco Solimano.

Sin duda, su facilidad para conectar personas e intercambiar información las han convertido en una herramienta rápida y de gran alcance para llegar a los profesionales que se desea contactar. Más aún, se han constituido en una fuente insustituible de información esencial para realizar una elección adecuada en los procesos de selección.

Reclutamiento-2.0-Fmotivo-06

Comentarios