Psicología organizacional: auge de gestión de personas apuntala su expansión

3971
Sato Tamashiro
Gerente General
Soom
Elba Ruiz
Socia y Directora
Consultoría de Estrategia Humana
Cecilia Jiménez
Gerente General
Personnel Group
Sharyll Klatic
Directora de Consultoría
Soom

 
La psicología laboral, también denominada psicología del trabajo y de las organizaciones, es la rama de la psicología que se encarga del estudio del comportamiento de las personas dentro del ámbito organizacional.

«Su objetivo es identificar oportunidades y estrategias que impacten en la cultura organizativa, el desempeño y los resultados del negocio», señala Sato Tamashiro, Gerente General de Soom.

Desde esta perspectiva, sostiene Elba Ruiz, Socia y Directora de Consultoría de Estrategia Humana, su objetivo principal, es comprender la interrelación que existe entre la organización y sus colaboradores, es decir, cómo el comportamiento de los colaboradores afecta a la organización y cómo esta incide sobre el comportamiento de cada uno de sus trabajadores.

«Es a partir del entendimiento de esta interacción que se empieza a plantear mejoras que benefician tanto el desarrollo de la organización, como el de los colaboradores», afirma Elba Ruiz.

En opinión de Cecilia Jiménez, Gerente General de Personnel Group, el propósito de la psicología del trabajo, en sentido amplio, es la gestión de personas. «Su meta específica es lograr que los trabajadores que laboran en las empresas, no sólo logren un rendimiento satisfactorio en el desempeño de sus funciones, sino que lo hagan en un contexto armónico y motivador», añade Jiménez.

Para hacer frente a las circunstancias cambiantes y complejas en que suceden las relaciones entre las personas que trabajan en una organización, esta disciplina ahonda en el comportamiento de los trabajadores desde diferentes ángulos y en las diferentes áreas, evaluando su comportamiento grupal, la calidad de las interacciones, y centrando su atención en los conflictos que surgen de estas relaciones.

Con la información recogida, los profesionales de la psicología laboral plantearán alternativas u opciones para mejorar la calidad de la interrelación de los colaboradores, la armonía en un área, en varias áreas o en toda la organización, así como el rendimiento y la efectividad de los empleados.

«De lo que se trata es de intervenir en la dinámica organizacional para optimizar su funcionamiento y sus resultados», opina Sharyll Klatic, Directora de Consultoría de Soom.

Psicología y gestión

Como se puede apreciar, la psicología organizacional contribuye de manera decisiva a la estrategia y los objetivos organizacionales. Para ello se vale de las herramientas de diagnóstico, como son la evaluación de personas (competencias, desempeño o potencial) y de evaluación organizacional (clima, cultura, comunicación interna, liderazgo).

«También recurre a las herramientas de intervención, como la elaboración de planes de mejora o desarrollo individual y de quipo, programas de desarrollo de talentos, cuadros de sucesión, hasta el fortalecimiento de la cultura corporativa», expone Sato Tamashiro.

A través de esos instrumentos se puede, por ejemplo, identificar aquellos factores que afectan la motivación y el desempeño de los colaboradores, para luego plantear estrategias encaminadas a conseguir ambientes laborales más propicios, que potencien el desempeño y desarrollo de las personas.

«Como profesionales que entienden el comportamiento de las personas, los psicólogos laborales ayudan a prevenir y solucionar conflictos. También asesoran a las diversas gerencias y jefaturas respecto a las oportunidades de mejora que observan en los colaboradores», refiere Cecilia Jiménez.

El uso de la psicología organizacional ha ido cambiando en el tiempo, en razón a que las organizaciones han empezado a valorar cada vez más el talento humano como una ventaja competitiva y un factor crítico de éxito en el logro de sus objetivos.

Es así como el especialista en psicología laboral pasa de encargarse sólo del proceso de reclutamiento y selección a gestionar el desarrollo del talento. «Actualmente se encarga de diseñar y desplegar procesos clave como: clima laboral, evaluación de desempeño, desarrollo de competencias, evaluación de puestos, entre otros», anota Elba Ruiz.

Igualmente, complementa Cecilia Jiménez, interviene en el análisis del comportamiento de los grupos, en la solución de problemas críticos relacionados con la interacción de los colaboradores. Igualmente, participa en la definición y actualización de la visión, misión, valores y competencias de la organización, entre otros.

«Asimismo, actúa interviniendo de manera integral para relacionar las estrategias empresariales con el desempeño y las acciones de las personas», señala por su parte Sharyll Klatic.

¿Cómo actúa?

En esencia, a partir del conocimiento de los procesos y los objetivos de la organización, así como de la comprensión del comportamiento de los colaboradores, la psicología organizacional desarrolla estrategias encaminadas a potenciar el desempeño de los colaboradores, lo cual impacta directamente en la consecución de los objetivos organizacionales.

Por ejemplo, en los procesos de reclutamiento y selección, hace posible que se incorpore a la organización no solo personas con los conocimientos requeridos, también con las competencias y valores que le permitirán a futuro crecer y proyectarse hacia las posiciones claves dentro de la empresa.

En cuanto a la selección de personal, esta requiere de la aplicación de pruebas técnicas y de personalidad.  «La interpretación de dichas pruebas, es realizada por un especialista en psicología, quien está preparado para este fin. Este es también el indicado de la elaboración de informes que resuman lo rasgos y características encontrados en el candidato», sostiene Cecilia Jiménez.

Ahora, en la gestión del clima laboral, plantea Elba Ruiz, la psicología organizacional tiene un rol directo en dos componentes claves: la motivación de los colaboradores y el desarrollo de estilos de liderazgo positivos en los líderes de la organización.

Ciertamente, los estudios de clima organizacional, mediante encuestas y focus groups, permiten explicar no sólo el buen desempeño sino también el porqué de las brechas entre lo esperado y logrado por los equipos.

«Este tipo de estudios revela información valiosa para identificar con precisión sobre qué elementos debe actuar la empresa para reactivar el compromiso y capacidades de su gente, y también para gestionar la retención del talento», refiere Sato Tamashiro.

Procesos relevantes

En circunstancias en que cada vez es más difícil retener a los jóvenes en la empresa, cobra mayor importancia los procesos de inducción, comunicación interna y clima laboral para lograr el mayor compromiso posible de los colaboradores. En todos esos procesos la psicología organizacional tiene mucho que ofrecer.

«Hacer frente a la falta de identificación con la empresa de las generaciones más jóvenes, que se retiran por una serie de motivaciones, es un reto importante», asevera Cecilia Jiménez.

Sato Tamashiro precisa que en el Perú, una de cada cinco personas renuncia por un mal clima laboral. Sin duda, en las empresas con un clima laboral positivo, el desempeño de los colaboradores es superior a aquellas con un clima deteriorado. «En resumen, con herramientas de evaluación y de gestión del clima organizacional se mejoran los resultados, se eleva la moral y compromiso de los colaboradores y se atrae y retiene a los más talentosos», subraya Tamashiro.

Igualmente, la contribución de la psicología laboral es clave en la gestión de desempeño, especialmente para alinear el desempeño de los colaboradores con los objetivos de la organización.  Así mismo, permite identificar aquellas variables de capacitación que van a permitir luego reducir las brechas persona-puesto.

Evolución

No siempre la psicología laboral gozó de ese amplio margen de acción. Estuvo relegada por muchas décadas, sin el protagonismo que hoy exhibe, y más bien se mantuvo encasillada solo en lo que es la selección de personal. «Sin embargo, en los últimos diez años la psicología organizacional ha crecido vertiginosamente, posicionándose hoy como brazo estratégico que apalanca todas las iniciativas y estrategias organizacionales», expone Sato Tamashiro.

En efecto, inicialmente las empresas contrataban, casi únicamente, servicios externos de reclutamiento y selección.  Pues, requerían de un experto que les ayude a seleccionar y contratar mejor a las personas.

Sin embargo, en los últimos cinco años se observa una fuerte demanda y en una gran variedad de servicios, como el de gestión del desempeño, desarrollo de competencias, gestión del clima organizacional, solo por mencionar algunos.

«Esto se debe a que los líderes han comprendido que no sólo basta con atraer talento a la organización –a través de la selección–, sino luego se debe estar en capacidad de gestionar el talento y el desarrollo del mismo, y lo más importante, que ésta perdure de modo de poder asegurar el crecimiento de la empresa» considera Elba Ruiz.

Específicamente, Cecilia Jiménez destaca la notable participación de los psicólogos organizacionales en la gestión del clima laboral. Jiménez considera que acá el aporte de estos profesionales es imprescindible, especialmente para definir las actividades de confraternidad al interior de la empresa, eventos que han demostrado ser muy importantes para el desarrollo de las competencias organizacionales y la mejora de las relaciones interpersonales.

A la vez que se ha ido extendiendo el campo de acción de esta disciplina, en forma progresiva, en nuestro país, señala Cecilia Jimenez, la psicología laboral ha ido incorporando metodologías modernas que han profesionalizado el trabajo del área de Recursos Humanos en las empresas.

Amplia demanda

En opinión de Elba Ruiz, son las empresas del sector servicios –de todo tipo– las que más demandan los servicios de consultoría relacionados con la psicología organizacional. Ciertamente, son empresas en donde la importancia de contar con colaboradores motivados, comprometidos y competentes, es más evidente.

Sin embargo, más recientemente, se verifica que las empresas industriales han comenzado a solicitar cada vez más de estos servicios. Para Elba Ruiz, la razón es que ellas están comenzando a comprender que la excelencia operativa y el crecimiento se alcanzan no sólo con equipos de última generación o con la mejor infraestructura, también –y sobre todo– con colaboradores competentes y motivados. Son ellos, finalmente, quienes logran que, tanto los equipos como la infraestructura, puedan ser operadas y, por lo tanto, contribuyan en el logro de los objetivos.

Cecilia Jiménez precisa que entre los servicios externos que las empresas solicitan con más frecuencia están: reclutamiento y selección, evaluación de desempeño, consultoría en diseño organizacional, diseño del plan de capacitación y política salarial.

Igualmente, en opinión de Sato Tamashiro, destaca la mayor demanda por estudios de clima y cultura organizacional, que implican el desarrollo de planes de mejora. «Así también el diseño o actualización de Modelos de Competencias y su aplicación en sistemas de gestión del desempeño y detección de colaboradores con alto potencial», anota Tamashiro.

Empresas consultoras

En lo que concierne a las empresas consultoras especializadas en psicología organizacional, el proceso de transformación del área de recursos humanos –de un rol operativo a uno más estratégico–, las ha empujado a desarrollar soluciones alineadas con las nuevas necesidades de las organizaciones.

Han comprendido, refiere Elba Ruiz, que tienen que conocer el negocio de sus clientes, el sector en que operan y que tienen que participar en su planeamiento estratégico y ofrecer estrategias y soluciones a la medida. En suma, han pasado a convertirse en socios estratégicos de las empresas a las que brindan sus servicios de consultoría.

Entre las ventajas de optar por los servicios de consultoría, se puede señalar que las empresas que la brindan cuentan con profesionales con experiencia. «Éstos reúnen experiencia en empresas de diferentes rubros, lo cual les brinda suficiencia para tratar con casos que provienen de entornos que requieren procesos especiales y particulares», sostiene Cecilia Jiménez.

Sharyll Klatic manifiesta que las consultoras disponen de profesionales expertos, herramientas técnicas actualizadas y experiencia; que son fundamentales para ofrecer una asesoría objetiva y clara, puesto que tienen una visión global de las mejores prácticas por haber participado en diversos sectores y organizaciones

«La customización o capacidad de adaptar o crear soluciones de acuerdo a las necesidades específicas de cada organización, con bases metodológicas sólidas y equipos de consultores con una alta capacidad de servicio e innovación es el principal valor agregado de las empresas consultoras», resume Sato Tamashiro.

Para Cecilia Jiménez, la demanda de consultoría externa seguirá vigente por parte de las empresas que buscan permanecer en el mercado y enfrentar a sus competidores mediante la calidad de sus productos y servicios. «Es un hecho comprobado que el grupo humano es el que define el éxito de una organización, su crecimiento y la preferencia de los clientes», añade Jiménez.

Perspectivas

Con la mayor importancia que va adquiriendo la gestión de personas en sus diferentes dimensiones –como garantizar el personal idóneo, crear ambientes sociales agradables y adecuados para incentivar el buen desempeño y propiciar la permanencia de los colaboradores–, la psicología laboral continuará consolidándose como una herramienta imprescindible.

Que las empresas estén invirtiendo en el desarrollo del talento de sus colaboradores, también abre muchas puertas para que los psicólogos organizacionales puedan incorporarse a las organizaciones y gestionar los procesos de desarrollo humano.

«Este incremento de oportunidades laborales para estos profesionales ha generado también que las universidades e institutos desarrollen programas especializados en Recursos Humanos como diplomados, maestrías, etcétera, que están permitiendo que quienes hoy laboran en esa área amplíen su visión hacia las nuevas tendencias en gestión humana», considera Elba Ruiz.
No debe sorprender, por lo tanto, que la demanda de psicólogos organizacionales sea cada día mayor, y también mayor el número de alumnos de psicología que opta por esta especialidad.

Qué duda cabe que la psicología organizacional ya se ha posicionado como una herramienta indispensable, pues las organizaciones están comprendiendo, finalmente, que el éxito de una organización requiere atender a los individuos y grupos que la conforman.

Comentarios