Outdoor Training: ahora más empresas recurren al aprendizaje vivencial

1820
Ricardo Rivadeneira
Gerente General
Vértigo Perú
Stefan Zumsteg
Gerente General
Team Spirit
Aracelli Ulloa
Directora Ejecutiva
Eventrade
Nicole Perret
Gerente General
Gnosis

 
Aunque ya tiene varios lustros de aplicación en el Perú, no es sino hasta solo unos años atrás que esta modalidad ha comenzado a cobrar un inusual crecimiento. Y todo indica que mantendrá una senda creciente en los próximos años.

Ciertamente, el outdoor training es una innovadora metodología que ayuda a desarrollar el potencial del capital humano de las empresas. Muchos se refieren a ella como «aprendizaje vivencial», y de lo que se trata, en efecto, es de aprender en base a la experiencia.

«Uno puede aprender lo que es liderazgo en un aula, pero es totalmente diferente si se “experimenta” el concepto de manera vivencial», refiere Ricardo Rivadeneira, gerente general de Vértigo Perú.

Para ello, el aprendizaje vivencial recurre a varios elementos: actividades al aire libre, juegos y dinámicas en general. Éstos se enfocan de acuerdo a la problemática de la empresa y de las metas y objetivos que se quieren lograr.

Según Stefan Zumsteg, gerente general de Team Spirit, entre los objetivos que generalmente persiguen las empresas al optar por esta estrategia están el reforzamiento de las habilidades de liderazgo, el desarrollo de equipos de alto rendimiento, empoderamiento, desarrollo del pensamiento estratégico, entre otros.

«En suma, el outdoor training produce un gran impacto en la empresa, porque mejora de forma notable el desempeño de los colaboradores, lo que se traduce finalmente en mejores resultados para la empresa», añade el ejecutivo de Team Spirit.

Ventajas

A diferencia del proceso de la formación tradicional que se adquiere leyendo o escuchando, por ejemplo, en el outdoor training se asimila el conocimiento de forma lúdica, a través de desafíos y dinámicas.

Por eso, según nuestros entrevistados, el outdoor training puede conseguir mejores resultados que una conferencia o una charla en un aula, porque el impacto de la experiencia vivencial en el aprendizaje de las personas es mayor.

«Es sabido que el ser humano aprende un 20% de lo que escucha, un 50% de lo que lee y un 80% de lo que vive. Por lo tanto, la experiencia a través de la vivencia directa de las personas ofrece una gran ventaja en cuanto al aprendizaje», afirma Aracelli Ulloa, directora ejecutiva de Eventrade. Para ello puede incluir a deportes extremos, actividades teatralizadas, de corte adrenalínico, etcétera. «Además, cuando uno es enfrentado  a una situación inusual, descubre cosas de uno mismo que normalmente no sabía que las poseía», agrega Aracelli Ulloa.

La dimensión emocional

«No es lo mismo aprender sobre liderazgo en una conferencia, que estar en un puente a 10 metros de altura tras un objetivo. Tu dimensión emocional se ancla en la experiencia y lo que aprendiste no se te olvida», asevera por su parte Nicole Perret, gerente general de Gnosis.

En efecto, a diferencia de un aula de clases, en donde un concepto se transmite fundamentalmente de manera intelectual, en el outdoor training el conocimiento se transfiere de manera vivencial, en la que se involucra toda la personalidad del sujeto, el cuerpo y el intelecto.

De esta forma, las personas interiorizan una serie de elementos que los ayudan a enfrentar mejor sus actividades diarias. Por ejemplo, el outdoor training permite instalar una atmósfera de confianza entre todos los miembros lo que favorece el logro de objetivos comunes, lo mismo que mejorar la comunicación o el liderazgo.

Por ejemplo, participar en una prueba en la que solo es posible superar este reto a través de la interacción y la ayuda mutua de todos los integrantes, enseña de forma vivencial lo que se pude lograr con el trabajo en equipo. Ése es el punto.

No menos importante es el efecto motivador inmediato sobre el trabajador. «Luego de un taller las personas retornan muy motivados a sus trabajos», comenta Stefan Zumsteg.

En ese mismo sentido, Aracelli Ulloa considera que aquellos equipos o personas que están sometidos a una presión constante, consiguen además distenderse, producto de la adrenalina propia del evento.

Los talleres

En general, los talleres se diseñan para propósitos específicos, pero también existen diferentes dinámicas muy conocidas que se usan en Estados Unidos y también en América Latina, las que se amoldan para cada caso particular.

Por lo general, según Nicole Perret, los talleres constan de tres partes. En el caso de Gnosis, la primera parte consiste en  una reunión en el que se dan a conocer las instrucciones o indicaciones para el desarrollo de la dinámica. Luego, viene la dinámica en sí desarrollada por participantes y, por último, está la etapa de reflexión.

Lo habitual en la práctica del outdoor training es contar siempre con uno o varios facilitadores, quienes dan las pautas para que los ejercicios o pruebas se desarrollen de forma adecuada. Ellos captan la información que se revela en los talleres y ayudan a los equipos a trabajar y obtener mejores resultados.

«En la última fase, nos reunimos en círculo y cada una de las personas comparte su experiencia y reflexiona acerca de su vivencia y del desempeño del equipo. Aquí se concreta y resume lo aprendido», sostiene Nicole Perret.

En efecto, al término de la prueba se ordenan todos los conceptos desarrollados, se hace explícito las enseñanzas, se plantea una reflexión y se brinda el feedback respectivo.

«Al final es crucial un enfoque en retrospectiva de todas las actividades que se han llevado a cabo, para que haya un cabal entendimiento. Así los participantes podrán aplicar lo que han aprendido no solo en el ámbito laboral, sino en sus vidas personales», manifiesta Aracelli Ulloa.

Por su parte, Ricardo Rivadeneira manifiesta que luego de transcurrido el evento, usualmente visitan a la empresa para asegurarse que las personas hayan interiorizado y estén aplicando los conceptos que se han propuesto transmitirles con el outdoor training.

La dinámica adecuada

Pero, ¿cómo se determina qué ejercicios o dinámicas son los más adecuados para los objetivos que persigue la empresa? En primer lugar, se parte de definir las metas específicas que persigue la empresa. Esto lo puede determinar directamente la propia firma o en forma conjunta con el proveedor de servicios de outdoor training.

Según refiere Stefan Zumsteg, además de hablar con el gerente, se recurre a las encuestas o estudios que ha hecho la empresa en temas relacionados a recursos humanos, que puede ser, por ejemplo, un estudio de clima laboral. «Con esa información nosotros realizamos entrevistas personales. Así se va definiendo la problemática de la empresa y también el taller idóneo para ella», precisa Stefan Zumsteg.

Sin duda, se trata de un proceso que demanda de mucha información y coordinación. «Tras varias reuniones planteamos una solución. Ya, como epílogo, se lleva a cabo finalmente el evento outdoor», comenta Ricardo Rivadeneira.

Programas ad hoc

Es claro entonces que no son programas estandarizados o «enlatados», sino que cada caso se trata de forma muy particular.

«No hay nada preestablecido, lo único claro es plasmar equipos de alto rendimiento, para ello es fundamental la confianza, la comunicación y el liderazgo», refiere Stefan Zumsteg.

De esta forma, los ejercicios adecuados y el lugar en dónde se van a desarrollar el evento mismo, dependen de los objetivos y las características de la empresa que solicita el servicio.

Si los colaboradores están conformados, en general, por personas jóvenes, adultos, o personas mayores, o si se trata de un grupo mixto, son factores que se tienen en cuenta. Los objetivos asimismo determinan el tipo de dinámica. Por ejemplo, si lo que se persigue es superar el miedo a los retos nuevos, ejercicios que involucran lanzarse al vacío podrían ser convenientes.

Según Aracelli Ulloa, si finalmente el objetivo que se ha determinado es apuntalar el tema del liderazgo, una dinámica con mucha adrenalina podría ser adecuada para trabajar este aspecto.

La duración de los talleres también se determinan con anticipación y pueden oscilar entre medio día hasta cuatro o más días.

Ejemplos

Un taller orientado a ofrecer entrenamiento en temas de liderazgo, por ejemplo, puede implicar viajar a lugares distantes. «Puede ser Tarapoto, por ejemplo, y la dinámica puede girar en torno a la búsqueda de un tesoro, para lo cual se proporciona a los participantes, camionetas, equipos con GPS y se les brinda indicaciones de cómo desplazarse en la selva», explica Stefan Zumsteg.

Particularmente, los talleres de liderazgo, buscan enfrentar a las personas a una experiencia extrema, y suelen realizarse en lugares remotos, como Tarapoto, el Colca, Matucana o el Cusco.

Otras dinámicas no precisan de escenarios distantes, suelen ejecutarse cerca de la ciudad de Lima, en lugares campestres previamente acondicionados. Lugares como Cieneguilla o Chosica  pueden ser adecuados. Allí los equipos pueden enfrentar retos como cruzar pantanos, atravesar obstáculos, etcétera.

Experiencia reveladora

Tales dinámicas revelan mucho de cómo funciona una empresa y cómo se comportan las personas dentro de ella. Ricardo Rivadeneira, recuerda, por ejemplo, que en el desarrollo de una dinámica al aire libre, una vez detectaron que el gerente general lideraba desmesuradamente al grupo, y los demás integrantes permitían que él dirigiera cada aspecto del proceso. Ante tal situación, implementaron un ejercicio en el que el gerente no participara activamente. El ejercicio consistía en trasladar a un herido grave, y evidentemente la persona elegida para hacer el papel del herido fue el gerente general.

«Ahí recién salieron a la luz las personalidades de los diferentes individuos que conformaban el grupo. Ejercicios como éstos nos sirven para corregir algunas deficiencias y develar el potencial que tienen algunas personas en las organizaciones, que mucha veces no son evidentes», anota Ricardo Rivadeneira.

En general, Aracelli Ulloa considera que el outdoor training se trata de un entrenamiento orientado a posiciones gerenciales, de jefatura y también para aquellos grupos humanos que diariamente enfrentan situaciones muy retadoras como pueden ser las áreas de ventas. «Pero, en general, se recomienda para las distintas áreas de las empresas», estima la ejecutiva de Eventrade.

Agrega, asimismo, que esta práctica es más efectiva cuando los grupos no son muy numerosos, ya que los objetivos en el outdoor training son específicos y, por lo tanto, es más complicado manejar las metas del entrenamiento si existen demasiados participantes.

Principales objetivos

Las empresas locales que recurren a los servicios de outdoor training lo hacen esencialmente para apuntar  conceptos de liderazgo, trabajo en equipo, comunicación interna, así como para afianzar los valores de la organización.

Pero esta metodología no solo está orientando para el personal al interior de las empresas, sino también constituye una herramienta eficaz para fortalecer las relaciones entre la empresa y sus proveedores, por ejemplo.

«También nos contratan conjuntamente las empresas y sus clientes, con la finalidad de establecer entre ellos un vínculo más fuerte. Eso ayuda a la competitividad de las empresas», explica Stefan Zumsteg.

Asimismo, esta metodología se puede emplear para realizar diagnósticos, según refiere Nicole Perret. Por ejemplo, cuando una empresa decide optar por el coaching, usualmente requiere de un diagnóstico previo; es acá donde el outdoor training puede constituirse en una extraordinaria herramienta, porque ayuda a revelar las necesidades de entrenamiento de las personas.

«También se utiliza luego del proceso mismo de coaching y también después de un taller de comunicación o de cultura organizacional, para cohesionar todo lo que se ha aprendido», complementa Nicole Perret.

Costos

Pero, ¿qué tan costoso puede resultar para las empresas? El costo está asociado, en primer lugar, a la duración del evento, la complejidad de las dinámicas y el número de participantes. Pero también, evidentemente, al lugar que se elija para llevar a cabo el entrenamiento. Normalmente, las empresas que ofrecen esta capacitación presentan varias alternativas para que elija el cliente.

Un evento de un día de duración, que se realiza en los alrededores de Lima y que está diseñado para aproximadamente 40 personas puede costar entre dos o tres mil dólares. Si se ejecuta en provincias toma más tiempo e implica mayores gastos, lo que eleva sustancialmente el costo. No obstante, equiparado con un proceso de coaching, el outdoor training resulta considerablemente menos costoso.

El mercado

El aprendizaje vivencial se ha desarrollado en nuestro país impulsado, en un comienzo, por la demanda de las empresas transnacionales. Al contar con una amplia experiencia en el uso de las distintas herramientas que se ofrecen en mercados más maduros, fueron ellos los que han introducido esta práctica en el Perú a mediados de los noventa.

Desde entonces, conforme las empresas le han venido poniendo más atención a su capital humano, este mercado ha evolucionado notoriamente. Más aún, en los últimos años, alentados por una mayor dinámica de los negocios, tanto la oferta y la demanda se han incrementado considerablemente en esta plaza.

«En los últimos tres años el outdoor training se ha expandido de forma extraordinaria en nuestro país. Aún así todavía no es conocido por muchas empresas», anota Nicole Perret.

En opinión de Ricardo Rivadeneira, las empresas transnacionales aún todavía muestran mayor interés, pero poco a poco la empresa nacional se está interesando más y está empezando a destinar parte de su presupuesto a esta modalidad de capacitación.

Considerando el tamaño de las empresas, principalmente son las grandes y medianas las que más demandan esta metodología. Y por rubros, prácticamente empresas de todo tipo, desde compañías mineras, farmacéuticas, call centers, bancos, laboratorios, colegios, etcétera, recurren al aprendizaje vivencial.

Mayor competencia

La mayor competencia que se registra en el mercado ha elevado la calidad de estos  servicios, pero también ha originado en las empresas que recurren al outdoor training una actitud más exigente en cuanto a resultados.

Por último, considerando el impulso que está exhibiendo este mercado, así como la creciente importancia que brindan las empresas a su capital humano y, además, las mejores perspectivas que ahora experimentan los negocios en general, se puede concluir que el outdoor training continuará calando mucho más en las preferencias de las empresas, sobretodo, debido a las amplias ventajas que ofrece frente a las alternativas tradicionales. Más aún, la dinámica que se observa actualmente sugiere que estamos ante un inminente boom de este mercado.

Comentarios:

#1 19:35:34 | 2012-03-01, Publicado por: maria esther benítez bogarín

Estoy preparando mi tesis doctoral sobre el O.Tcomo herramienta diagnóstica,soy psicóloga,de Asunción-Paraguay,y creo en el O.T y en el coaching,conozco ambas técnicas desde su versión de Laboratorios Vivenciales(indoor training,hasta los Juegos de Desafíos o o.t).Dan resultados fantásticos,siempre y cuando los trainers sean buenos y conocedores de su tarea.Les pido que me escriban con datos que siempre serán para aprender más.Gracias!


#2 01:56:02 | 2010-09-15, Publicado por: Adela

Si se puede aplicar con un público de la Pyme, hay dinamicás integral que les permite refelxionar que es vital que el empresario es el lider en la gestión de su empresa.”No invierten en su capacitación..” porque las experiencias de capacitación que han tenido no les ayudado a crecer, hay que borrar el Trauma, por eso hay sensibilizarlo y luego a que decidan capacitarse para no seguir igual, sino mejorar.


#3 10:16:20 | 2010-08-06, Publicado por: JULLY

Esta metodologia es interesante, pero me pregunto si se pueden aplicar a la Pymes, ya que muchas veces no tienen una vision integral de cómo gestionar una empresa y no invirtien en su capital humano y tomando en cuenta ademas que su area administrativa es muy reducida.


Comentarios