Maestrías en gestión de personas: ¿Cómo elegir una?

2450
César Pera
Director de la Maestría en Desarrollo Organizacional y Dirección de Personas
Universidad del Pacífico
Kety Jáuregui
Directora de la Maestría en Organización y Dirección de Personas
Universidad ESAN
Elena Cano
Coordinadora Académica de la Maestría en Comportamiento Organizacional y Recursos Humanos
Universidad Ricardo Palma

 
En el Perú, hace aproximadamente una década que comienza a desarrollarse una creciente demanda por estudios más especializados en materia de gestión de personas. Esa evolución ha dado lugar en la actualidad a una creciente oferta -y de gran calidad- de maestrías en gestión de personas.

«La necesidad de contar con personas mucho más estratégicas en materia de gestión de personas ha permitido que en el Perú se gesten maestrías en esta especialidad», anota César Pera, Director de la Maestría en Desarrollo Organizacional y Dirección de Personas de la Universidad del Pacífico.

Evolución

En un comienzo, la oferta de las universidades y escuelas de negocios en cuanto a la formación en temas de la gestión de personas se limitó a los programas de post-grado cortos (con un promedio de duración de 150 horas). Por ejemplo, en el caso de Esan, tenían un Programa Avanzado de Gestión de Recursos Humanos de 225 horas.

Sin embargo, frente a  una economía que crece de manera sostenida y a mayor velocidad, el mercado peruano requería cada vez con más urgencia profesionales con una visión estratégica en gestión humana.

«En esas circunstancias es que las universidades han visto la necesidad de ofrecer programas con el objetivo de formar profesionales con conocimientos teóricos y herramientas de gestión en capital humano y puedan desarrollar sus competencias tales como: trabajo en equipo, manejo de la diversidad, liderazgo, gestión del cambio, entre otras», explica Kety Jáuregui, Directora de la Maestría en Organización y Dirección de Personas de la Universidad ESAN

Pero, la evolución en el Perú se inscribe dentro de un proceso mayor, impulsado por los cambios que se producen en el mundo, especialmente cuando se migra de un modelo de relaciones industriales a uno que abarca más el tema de la gestión de personas propiamente dicho. Con ello, las competencias requeridas en un gestor de personas sufrieron una transformación importante.

«Si antes la persona era básicamente un buen ejecutor, ahora el gestor de personas tiene que tener además habilidades diferentes: tiene que entender el negocio, tiene que ser un activista creíble, debe ser capaz de modelar un negocio a través de las personas, debe ser una persona con una visión estratégica y conocer todos los subsistemas de gestión de personas», precisa César Pera.

Mayor demanda

Ya es con el boom de la gestión de  personas que ha acontecido en nuestro país en años recientes, que la adecuada gestión del capital humano ha cobrado mayor importancia en el mundo empresarial, debido a que se ha comprendido la relevancia de generar estrategias comunes a las necesidades del personal que conlleven al logro de los objetivos organizacionales. Eso se ha traducido en una extraordinaria demanda por las maestrías en gestión de personas.

La creciente demanda se constata en la cantidad de postulantes, que supera ampliamente la oferta. «En el caso de la Universidad Ricardo Palma, por ejemplo, enfrentamos un exceso de demanda, lo que ha hecho que la maestría se dicte a grupos de aproximadamente 35 a 40 personas», comenta Elena Cano, Coordinadora Académica de la Maestría en Comportamiento Organizacional y Recursos Humanos de la Universidad Ricardo Palma.

El auge de los últimos años ha trascendido la capital y se aprecia también en provincias un fuerte incremento en la demanda por este tipo de maestrías. «En nuestro caso, por ejemplo, tenemos un convenio para salir al Cusco, pues en esta región hay una gran actividad empresarial relacionada al turismo y la minería, por ejemplo. Entonces existe mucho interés por capacitarse en temas de gestión de personas», señala Elena Cano.

Ventajas

Hay que tener en cuenta que hoy en día la visión tradicional de gestionar los procesos que se dan en la dirección de personas es insuficiente, en este sentido, una maestría en recursos humanos brinda una adecuada orientación sobre cada uno de estos procesos con la finalidad de crear un clima de confianza y compromiso y lograr que todas las personas se desarrollen en el ámbito profesional y personal.

Además, refiere Kety Jáuregui, la maestría permite al participante desarrollar competencias que lo preparan para  asumir el reto de la creación de valor a partir de las funciones relacionadas a la dirección de personas, lo cual incide directamente en la consecución de los objetivos organizacionales.

«Por otro lado, los ejecutivos ven en esta maestría la posibilidad de ampliar su prospecto profesional hacia el desarrollo de personal y la manera como debe ser gestionado el capital humano para que de lo mejor de sí y tenga sentido de pertenencia hacia la empresa», considera Kety Jáuregui.

Tendencias

Ahora bien, las maestrías, en general, responden a las necesidades del mercado y a la realidad del país, y en el caso de las maestrías de recursos humanos eso se refleja en la necesidad no solo de generar competencias técnicas de los procesos de recursos humanos, sino también de desarrollar estrategias que permitan la retención del personal e incentivar la productividad y la efectividad de los colaboradores, y de conocer los procesos de negocio a nivel global, como mercadeo y finanzas.

Asimismo, según Kety Jáuregui, el contexto nos lleva a ver aspectos sociales, es por esto que dentro de la malla curricular se ven cursos de Responsabilidad Social Empresarial y Ética los cuales promueven la concientización de las empresas de su entorno y la manera cómo estas pueden contribuir al desarrollo de la comunidad.

Por su parte, César Pera resalta la necesidad de poner un especial énfasis justamente en el concepto del desarrollo organizacional y la planificación de procesos de cambio, integrada y liderada por la dirección de la organización. Pero, ¿cuáles son las características de las principales maestrías que se ofrecen en el Perú?

La maestría de la UP

Ciertamente cada maestría tiene sus propias características y orientaciones específicas. En el caso de la Maestría en Desarrollo Organizacional y Dirección de Personas de la Universidad del Pacífico, esta integra elementos que aluden a la organización y elementos que se refieren a las personas y, según César Pera, esta maestría ha sido diseñada bajo un moderno enfoque que combina dos importantes ejes: la gestión de las personas (tanto colectiva como individual) y las habilidades (tanto intangibles como tangibles).

César Pera explica que esta maestría tiene una multidireccionalidad, de tal manera que abarca cursos que conjugan la parte que se denomina los soft skills y lo organizacional, como son: Comunicación y Marketing, Comportamiento Organizacional, Globalización e Internacionalización, etcétera. Desde el ámbito de los intangibles (soft skills) y las personas, están los cursos de Coaching Ejecutivo, Coaching Ontológico, Taller de Negociación y Lobby, entro otros.

En el ámbito de lo que son los hard skills y el aspecto organizacional, se tienen asignaturas como Economía para la Gestión de Negocios, Análisis Estratégico, Dirección Financiera y otros más. Ahora, en la conjunción de los hard skills y las personas, se abarcan materias como Gestión Estratégica, Calidad de Vida y Compromiso Organizacional, Modelos Actuales en Reclutamiento y Selección, etcétera.

«El criterio holístico aplicado garantiza una sólida formación académica que privilegia una metodología práctica y participativa. Esta maestría busca desarrollar competencias y capacidades en profesionales que tengan en sus organizaciones el reto de liderar y gestionar el talento humano, así como implementar las estrategias necesarias para alcanzar las metas propuestas», asegura César Pera.

Otra ventaja que resalta Pera es la alianza que tienen con la Universidad del Desarrollo de Chile, considerada la mejor universidad de Latinoamérica en lo que a gestión de personas se refiere. «Entonces esta alianza permite que no solamente tengamos un temario compartido, sino que vengan profesores con un expertise muy especial para poder formar a las personas. Es una maestría acorde con los estándares internacionales», considera César Pera.

La maestría de Esan

Por su parte, Kety Jáuregui señala que una de las principales características de la Maestría en Organización y Dirección de Personas que ofrece la Universidad Esan es la internacionalización, pues tiene convenios académicos con más de setenta instituciones alrededor del mundo lo que ha permitido que esta maestría incluya actividades con ESADE y la Universidad Externado, y además sesiones de clase con profesores visitantes de la Universidad del Rosario, Colombia; UADE y EDDE, Argentina; Universidad ORT, Uruguay; ESPAE-ESPOL, Ecuador; e  IESA, Venezuela.

Otra característica que destaca Kety Jáuregui es la excelencia académica de la Universidad Esan,  pues señala que cuentan con una currícula acorde con los más exigentes estándares internacionales, orientada a fortalecer las competencias técnicas  y gerenciales de sus participantes; y una plana docente de planta a tiempo completo que cuenta con una combinación de capacidades, producto de los más altos reconocimientos académicos y experiencia práctica en el mundo empresarial, y profesores gerentes de recursos humanos con grado de maestría.

«Finalmente, otra característica importante es que contamos con un comité consultivo de gerentes generales y gerentes de Recursos Humanos de empresas que pertenecen a Great Place to Work», asegura Kety Jáuregui.

Actualmente en la Universidad ESAN cuentan con 110 alumnos de la maestría en Dirección y Organización de Personas, y 30 ya graduados de la primera promoción de la maestría. Otros 20 están a punto de graduarse.

La maestría de la URP

En el caso de la Universidad Ricardo Palma, la Maestría en Comportamiento Organizacional y Recursos Humanos deriva de la psicología organizacional. «Eso le ha dado fuerza y la hace distinta, pues tiene un perfil especial comparando con otras maestrías», comenta Elena Cano.

La Maestría en Comportamiento Organizacional y Recursos Humanos, además de los cursos que tienen que ver directamente con la gestión de personas, ha incorporado otros que son de mucho interés de los estudiantes, como Responsabilidad Social Empresarial, Evaluación de Proyectos, Finanzas, entre otros.

Si tradicionalmente predominaban psicólogos entre los que optaban por una maestría en gestión de personas en Universidad Ricardo Palma, ahora el abanico de profesiones se ha ampliado notablemente. «Entre los profesionales que acceden a nuestra maestría tenemos trabajadores sociales, abogados, médicos, contadores, administradores, ingenieros industriales, economistas, etcétera. Tenemos en este momento 36 graduados», anota Elena Cano.

La maestría de la Universidad Ricardo Palma se enfoca, básicamente, en tres áreas: recursos humanos; cursos complementarios e investigación. El objetivo de los cursos complementarios es, según refiere Elena Cano, formar a personas con  una visión amplia en temas de negocios.

«Un rasgo importante en nuestro caso, es que contamos con profesores de alto nivel, que generalmente son gerentes. Por lo tanto, ellos transmiten su experiencia que tienen dentro de su empresa a nuestros estudiantes», sostiene Elena Cano.

Sin duda, cada maestría tiene su propia orientación y va dirigida a un determinado mercado.  «Nosotros nos enfocamos en ejecutivos de mandos medios  o sea jefes o supervisores  que desean mejorar sus perspectivas y su línea de carrera, ya sea para ascender dentro de la empresa o para irse a una empresa más grande», sostiene Elena Cano.

La Universidad Ricardo Palma tiene la maestría en recursos humanos desde el año 2002, y ya van por la promoción número 16, y la cantidad de egresados hasta ahora suma 496. El siguiente paso en su desarrollo es salir a provincias, pues ya está en conversaciones con una institución educativa para ofrecer la maestría en el Cuzco.

El momento adecuado

Pero, ¿es realmente un buen momento para decidirse por una maestría en dirección de personas? Dado el boom que atraviesa la gestión de personas en nuestro país, se puede decir que es el mejor momento para optar por una maestría en este sentido. Más aún, si se tiene en cuenta que el entorno de competitividad actual, los consumidores que demandan productos y servicios no solo se fijan en el precio de los mismos, sino si la empresa que los produce es socialmente responsable, sobre todo consideran las buenas prácticas laborales que tienen las empresas hacia los colaboradores.

Por eso es fundamental que las personas que sienten vocación hacia los temas de desarrollo y dirección de personal se especialicen en aspectos que les proporcionen a las empresas colaboradores motivados y que sean un motor hacia el aumento de la productividad, la eficacia y eficiencia, a través de la generación de estrategias que integren las necesidades de las personas con la planeación estratégica de la empresa.

Para Elena Cano no hay mejor momento que el actual para optar por una maestría en recursos humanos, porque es una opción que abre las puertas para acceder a mejores puestos de trabajo y permite reducir el tiempo entre un trabajo y otro en casos de desvinculación laboral.

Ahora, lo ideal es postular a una maestría luego de haber tenido alguna práctica profesional y así poder aprender de los demás. «Desde mi punto de vista, se aprovecha más una maestría si es que los participantes colocan su realidad en el núcleo de la discusión», opina César Pera.

Elementos a evaluar

Las características que pueda exhibir una determinada maestría en gestión de personas es clave al momento de inclinarse por alguna de ellas. Por eso, es importante indagar los aspectos más importantes. Un primer punto es averiguar acerca de cuál es el enfoque que tiene la maestría, en algunos casos la universidad puede ofrecer un enfoque más organizacional o estar más orientado a las personas, por ejemplo.

La calidad y prestigio de la  universidad o escuela de negocios es otra dimensión que se tiene que evaluar, aunque hay que decir que las universidades peruanas que ofrecen estas maestrías son de muy buen nivel. Muy relacionado a este aspecto está la calidad de los profesores, pues es preciso inquirir acerca de la plana docente que dicta la maestría. Elena Cano recomienda elegir aquellas que ofrecen docentes con una amplia experiencia en la dirección de personas.

«No menos importante es calcular la rentabilidad que se puede obtener a través de seguir esta maestría en una determinada casa de estudios», aconseja por su parte César Pera.

Un aspecto fundamental que debe considerar la persona interesada en tomar esta maestría es que debe estar convencido de que la persona es el principal activo en la organización, lo que le va a permitir dirigir sus esfuerzos hacia la generación de estrategias óptimas para las personas y para la empresa.

Además, debe tener el tiempo para dedicarle al estudio y una actitud proactiva hacía el aprendizaje. «El estudio de una maestría es una tarea larga y exigente durante los 18 meses que tiene de duración la maestría, pues el participante tiene que venir preparado antes de clase, y desarrollar una tesis necesita mucha dedicación y esfuerzo», advierte Kety Jáuregui.

Ciertamente, el costo es otro factor esencial a tener en cuenta. Este puede variar de acuerdo al programa que ofrece cada universidad, actualmente en el mercado una maestría de Recursos Humanos puede estar entre  8000 y 14000 dólares. Hay que tener en cuenta, que aún son pocas las universidades que ofrecen este programa.

Perspectivas

En un entorno en el que está cobrando mayor relevancia aquellos aspectos que inciden en la competitividad y productividad, hay que tener presente que el motor principal de cualquier organización es, sin duda, el capital humano. En este sentido, el principal reto de la academia es formar a los gerentes en aspectos de desarrollo  y gestión de personal para continuar impulsando el crecimiento del país. Eso implica que las universidades tendrán que adoptar programas que se ajusten a la realidad del país y de las organizaciones.

Por otro lado, hay que destacar que en poco tiempo las maestrías en gestión de personas en nuestro país han conseguido un desarrollo importante, no solo en términos de una mayor oferta sino en la calidad de la misma. Su aporte a la gestión de personas en las empresas es, sin duda, invalorable por lo que va a continuar gozando de una gran demanda en los próximos años. En suma, las maestrías en recursos humanos tienen un futuro prometedor.

Comentarios:

#1 12:13:29 | 2011-11-18, Publicado por: Oscar Murga Burga

Siempre me ha parecido estupenda la estructura curricular en las tres instituciones, quizás algunas con mejor perfume académico que estratégico.
Hay una cita muy importante en este artículo… “Un aspecto fundamental que debe considerar la persona interesada (futuro gestor de personas ) en tomar esta maestría es que debe estar convencido de que la persona es el principal activo en la organización “, y esto es totalmente cierto, pero lamentablemente no siempre se cumple cuando contactamos con los que ya pasaron por esta formación… será porque la maestría erró en la información que le brindó al ya gestor o al futuro gestor?,estoy seguro que no. El inconveniente no está en la información recibida, sino en la que se deja de recibir antes de iniciar el gran reto de querer administrador de personas.
Si se piensa que el gestor es quien va a desarrollar las estrategias para el buen clima de su personal a cargo, se está en lo cierto y es lo correcto. Pero, el futuro gestor estará preparado psicológica y socialmente para asumir lo urgente, lo importante o lo necesario?. La estrategia preventiva de toda institución que ofrece este tipo de formación, podría centrarse en un pre-requisito, que hasta podría tener un filtro sano, que todos los futuros gestores previamente o de forma paralela, se entrenen en talleres de Desarrollo de Competencias Personales e Interactivas, así aprenderán a detectar, asumir, reflexionar, y a la postre optimizar y mejorar sus fortalezas, como también tener la oportunidad crucial para su desempeño futuro de modificar sus brechas de comportamiento, especialmente en el contacto empático y asertivo con el entorno laboral, con su personal a cargo, clientes y proveedores.
Por lo tanto, antes de enseñar cómo gestionar personas, hay que afinar y moldear las aristas del líder gestionándolo como persona responsable de otras personas. Mi experiencia como consultor en que hace contacto continuo con gerentes del mismo rubro o de recursos humanos, entre otros, me permite este comentario. Dejo esta reflexión, para mirar su fondo no necesariamente la forma.
Mil gracias por la oportunidad , un cordial saludo para César, Elena y Katty.
Oscar Murga Burga
Gerente General
Synergia-perú
Asesores en Gestión de Personas


#2 21:06:44 | 2011-07-02, Publicado por: Katherine Chavez Jo

En CENTRUM Católica hay un Master Especializado Administración y Habilidades Directivas EADA, que tiene que ver mucho con el gobierno de personas. Me hubiera gustado ver en ese informe a la PUCP.


#3 16:32:49 | 2011-07-01, Publicado por: Manuel Infante Arata

Muy interesante el informe, los felicito!!. Ojalá que las ofertas de este tipo de Maestrías tuvieran aún una mayor difusión!!
Ustedes contribuyen a este deseo. Gracias


#4 15:30:43 | 2011-07-01, Publicado por: Ernesto F.

Creo que falta una mención a un programa único en su genero: el Programa de Competencias Directivas que desde hace 10 años ofrece el PAD:

Son líderes en todo lo relacionado a dirección de personas, o en gobierno de personas como le llaman en el PAD.

http://www.pad.edu/content/pagina4.asp?pID=72

Saludos.


Comentarios