Eventos deportivos: Despega su uso como herramienta de gestión de personas

2100
Manuel Huamán
Gerente General
Tres Directo Perú
Nicolás Labarthe
Gerente General
Goal Producciones

 

No es excesivo afirmar que, en general, existen empresas en todas las industrias que recurren, de una manera u otra, a las actividades deportivas con propósitos de gestión humana. Empero, destacan las empresas del sector industrial, financiero y construcción.

Y es que el desarrollo de olimpiadas corporativas, caminatas, maratones, ejercicios físicos, gimnasias, etcétera, favorece un entorno motivado y saludable. También mejora las relaciones interpersonales, estimula el sentido de pertenencia, incrementa el compromiso, transmite valores, exterioriza virtudes ocultas de los colaboradores, entre otras ventajas.

Pero, obtener todos esos beneficios demanda de una minuciosa planificación y coordinación. Es ahí donde las empresas especializadas en organizar estos eventos pueden aportar mucho valor en el diseño de eventos de gran impacto.

Considerando que ahora las empresas locales se preocupan cada vez más por mantener motivado y saludable su capital humano, la perspectiva de los eventos deportivos como instrumento de gestión de personas es inmejorable. Más aún, comparado con otros países de la región, el espacio que tienen para expandirse en el Perú es extraordinario. De hecho, ya lo está haciendo y a gran velocidad.

Beneficios

Los programas de integración, en general, brindan diversos beneficios. Mejoran las relaciones interpersonales, estimulan un mayor sentido de pertenencia con la empresa, logran comprometer a los colaboradores con los objetivos empresariales, entre otros.

«Sin embargo, dentro de las diversas opciones, son los eventos deportivos los que tienen la ventaja de involucrar a una mayor cantidad de colaboradores –todos pueden participar en disciplinas desde tiro al sapo hasta fútbol– y, a la vez, generar beneficios para la salud de  las personas y de la organización», considera Diego Velarde, Director de Deporte Empresarial.

Como instrumento de apoyo, el deporte, además de motivar, sirve para transmitir valores y el concepto de trabajo en equipo.

«Ciertamente, la ejecución y desarrollo de los eventos deportivos tiene un símil con los quehaceres que cada colaborador tiene para llegar a cumplir sus metas y objetivos», plantea Manuel Huamán, Gerente General de Tres Directo Perú.

La práctica del deporte estimula, sin duda, un estilo de vida saludable. Y es el vehículo perfecto para entrenar al colaborador en el logro de objetivos o metas concretas, práctica que puede ser aplicada en su actividad laboral.

Es conocida la relación que existente entre buen clima organizacional y menor rotación de personal, razón por lo que las empresas dedican gran esfuerzo en generar un clima agradable que, además, les ayude a atraer al mejor talento.

Una manera eficaz de favorecer un excelente clima organizacional y, a su vez, disminuir los niveles de rotación de las empresas es el deporte, asegura Diego Velarde. «Pero, acaso lo más importante es el compromiso que el deporte genera entre ambas partes: el colaborador y la empresa», añade Velarde.

Elemento formativo

Por su parte, el deporte es un elemento formativo de toda sociedad y por ende de toda organización. «El trabajo en equipo, la disciplina, la solidaridad, el esfuerzo, la vida sana, la fuerza de voluntad y muchos otros valores y virtudes se fortalecen con la práctica constante del deporte», refuerza Nicolás Labarthe, Gerente General de Goal Producciones.

Otra ventaja importante es que el deporte ayuda a relajar las tensiones de la vida diaria reduciendo de esta manera el estrés laboral, mejorando la calidad de vida y las relaciones interpersonales tanto a nivel laboral como familiar.

Por otro lado, lograr objetivos o metas solo se consigue con seriedad y constancia, por ello los deportes constituyen muestras reales para conocer más a cada colaborador que realiza esta actividad.

«La práctica del deporte lleva, intrínseco, valores que hacen que se refuercen o aparezcan en el colaborador», refiere Manuel Huamán.

Desde esta perspectiva, el deporte facilita descubrir virtudes y falencias de los implicados en su práctica para a partir de ello ejercer una valoración sobre el colaborador.

No cabe duda, entonces, que los eventos deportivos pueden ser utilizados como herramientas de gran impacto en la gestión de personas. Para ello se requiere el apoyo de personal idóneo, una planificación adecuada y fijar objetivos claros y medibles.

Objetivos de las empresas

Manuel Huamán señala que lo que se observa generalmente es que las empresas recurren al deporte y su práctica esencialmente por dos motivos: como medio de entretenimiento y de distracción –a efectos de generar un clima más distendido y saludable– y para transmitir valores corporativos en el desarrollo o ejecución de la actividad deportiva (disciplina, esfuerzo, perseverancia, trabajo en equipo, honestidad, etcétera).

Es  usual que las empresas que acuden al deporte como herramienta de gestión de personas, cuenten previamente con programas integrales de salud ocupacional, mediante los cuales enfocan su preocupación en la salud mental y física de los colaboradores.

De este modo, a decir de Diego Velarde, con programas que van más allá de acciones puntuales y esfuerzos aislados, las empresas están consiguiendo generar hábitos saludables para sus trabajadores. «De hecho, contar con un equipo saludable y motivado beneficia de manera directa al empleador», comenta Velarde.

Las empresas también están recurriendo al deporte como un instrumento para lograr mejoras en el clima laboral y la promoción del bienestar en sus colaboradores.

«Gracias al elemento integrador y  a la mejora de la calidad de vida (menos estrés) que naturalmente el clima laboral se ve fortalecido y por consecuencia disminuye el índice de rotación del talento», considera Nicolás Labarthe.

Herramienta relevante

En opinión de Manuel Huamán, la realización de eventos deportivos como herramienta de gestión humana cobra más relevancia cuando la población de colaboradores empieza a crecer exponencialmente en la empresa.

«También cuando se prevé situaciones de incrementos de problemas de salud física o emocional por esfuerzo laboral ante circunstancias externas como crisis económica, por ejemplo, que requieren de unidad y búsqueda de objetivos comunes a todos los que forman parte de la empresa», agrega Huamán.

En cualquier caso, la mejor manera de iniciar la práctica deportiva en una empresa es creando campeonatos u olimpiadas que busquen la integración de los colaboradores, por lo que es clave fomentar la asistencia de todos. «Para cumplir este objetivo las empresas deben buscar propuestas creativas e innovadoras», sugiere Labarthe.

Para Diego Velarde, al margen de cualquier esfuerzo aislado, si se quiere lograr un cambio organizacional es mejor optar por un plan integral, que genere un cambio en la cultura de la empresa.

Cuándo tercerizar

El desarrollo de eventos deportivos implica una planificación detallada y coordinada de acuerdo a factores tales como: población laboral, cantidad y género, horarios y/o turnos de trabajo, preferencias o gustos por actividades deportivas específicas obtenidas a base de encuestas, etc.

Considerando que la organización y realización de eventos deportivos necesita de una gran cantidad de factores a tener en cuenta, Manuel Huamán recomienda la tercerización, por un tema de especialización y por un tema de optimización de trabajo.

Una buena razón para recurrir a una empresa especializada es cuando se desea realizar un evento deportivo de alto impacto. «Éstas empresas, como es nuestro caso, se adecúan al presupuesto del cliente y elaboran un evento que se ajuste a sus necesidades, sin ser una opción costosa», comenta Velarde.

Como en toda actividad, el presupuesto y su viabilidad debe ser valuada en función con diversos parámetros que fundamenten el beneficio de ponerla en práctica. Siempre hay que tener en cuenta que el monto a invertir es manejable, conforme se incluyan más cosas en el evento va ir en aumento.

Para Nicolás Labarthe, la inversión que implica llevar adelante estos eventos no tiene punto de comparación con los beneficios que se obtiene en la mejora del clima laboral y el ánimo de los colaboradores.

Demanda creciente

Esta actividad está en pleno crecimiento. Cada año más empresas realizan actividades deportivas para sus trabajadores.

«Aunque su influencia como herramienta de gestión de personas es todavía incipiente, pero ello no implica que las empresas con mayor población laboral no la hayan tomado en cuenta», anota Manuel Huamán.

Entre los eventos deportivos más comunes se pueden señalar a las olimpiadas de integración, que se realizan anualmente, con la práctica de diversas disciplinas deportivas (futbol, vóley, basket, tenis, maratón, etcétera).

Según Diego Velarde, las olimpiadas corporativas, donde se involucran distintos deportes, es lo más común entre los clientes. Sin embargo, las caminatas y maratones también vienen ganando un espacio importante entre los eventos más solicitados.

Están también, destaca Manuel Huamán, los campeonatos interempresas, básicamente de futbol y vóley, que promueven la competencia entre diversas entidades sea del mismo rubro económico o no.

A los que hay que añadir los convenios con gimnasios o actividades in house para ejercicios físicos de los colaboradores; paseos o jornadas de integración apoyadas en el deporte, etcétera.

Distintas industrias

En general, todas las industrias, recurren, de una manera u otra, a las actividades deportivas. El tipo de empresa que se preocupa por su capital humano no se identifica por tamaño o giro de negocio, sino por su filosofía en el trato al capital humano.

En efecto, empresas de distintos rubros realizan estos eventos, pero destacan las empresas industriales, financieras, inmobiliarias, que por la cantidad de colaboradores que poseen recurren más a las actividades deportivas. «Sin embargo, la mayoría lo suele hacer sólo una vez al año, siendo muy poco para poder marcar una política», opina Nicolás Labarthe.

Poco a poco ha ido creciendo el número de empresas que utilizan el deporte como herramienta de gestión de personas. Hoy se puede asegurar que ya es toda una tendencia, pues la demanda ha crecido notable y sostenidamente en los últimos años para este tipo de actividades.

La oferta

Pero también las empresas productoras de estos eventos crecen y aumentan rápidamente en número. Desde el año 2005 a la fecha las empresas especializadas se han expandido de manera exponencial, hecho que refleja su fuerte demanda.

«Los clientes deben elegir entre productoras de eventos generales, o buscar una mayor personalización a través de productoras especializadas en determinados segmentos», considera Diego Velarde.

Deporte Empresarial organiza todo tipo de evento deportivo para empresas: olimpiadas corporativas, planes de entrenamiento, vacaciones útiles, competiciones ínter empresariales, entre otros. En estos eventos participan los colaboradores, familiares de colaboradores, clientes, etcétera.

En tanto, Goal Producciones es una productora integral, brinda campeonatos deportivos, olimpiadas, fulldays, gymkanas, fiesta de lanzamiento, fiestas de fin de año, celebraciones por días festivos como el día de la madre o del padre. «Nuestro público objetivo son todas las empresas que estén buscando un producto de calidad para sus colaboradores», expresa Nicolás Labarthe.

Por su parte, Tres Directo Perú brinda un amplio abanico de servicios; en lo que concierne los eventos deportivos, organiza y desarrolla actividades deportivas corporativas (olimpiadas, campeonatos de futbol, vóley y otros deportes). Además, desarrolla talleres in house de gimnasia laboral.

«Trabajamos básicamente con todo tipo de colaborador corporativo, no solo en Lima sino también en provincias tales como Arequipa, Cusco, Trujillo y Chiclayo. Tenemos 10 años trabajando en esta actividad», sostiene Manuel Huamán.

Perspectivas

Definitivamente, la oportunidad de crecimiento de los eventos deportivos como herramienta de gestión es muy amplia. Comparado con países como Chile o Colombia, por ejemplo, el Perú tiene bajos niveles de inversión en este tipo de actividades.

«Las empresas cada vez se preocupan más por mantener al capital humano motivado y saludable, por lo que confiamos en que seguirá avanzando el uso del deporte como herramienta de gestión de personas», vaticina Diego Velarde.

Más aún, si nos comparamos con Brasil o Argentina, se pude concluir que en el Perú todavía existe mucho espacio por recorrer. De hecho, se está avanzando a gran velocidad. Estamos ante una industria en pleno despegue.

Comentarios