Employee Centricity: situar al empleado en el centro de la estrategia

6729

El Employee Centricity es una nueva tendencia en la gestión de personas que consiste en situar al empleado en el centro de las estrategias corporativas y reconocer su valor en las organizaciones.

De esta manera muchas áreas de recursos humanos desarrollan una gran cantidad de actividades con el objetivo de alinear las necesidades del negocio con las de los profesionales en busca de conseguir mejores resultados.

Para María Fe Maldonado, gerente de Administración y Finanzas de Estar Mejor, el Employee Centricity trata de manejar el capital humano de una manera distinta, dándole un enfoque nuevo, que permita cumplir con los objetivos.

María Fe Maldonado

Algunas acciones que se realizan están enfocadas en mejorar la experiencia de los colaboradores brindando modelos de carrera flexibles y abiertos, conversaciones de desempeño bidireccionales, horarios flexibles, teletrabajo, estrategia de Employer Branding, entre otras.

Según Milagros Maurtua, directora en Perú de la consultora Lukkap, el Employee Centricity no es más que la capitalización del aprendizaje obtenido por las áreas de marketing o comercial, las que años atrás, iniciaron la transformación de su estrategia de gestión de clientes, poniéndolos en el centro, entendiendo sus necesidades a partir de lo que viven y sienten. Es decir, profundizando en el conocimiento de su experiencia. De la misma manera, en gestión humana, situar al empleado en el centro de la estrategia, supone profundizar en los hechos y percepciones que viven en los principales momentos de su relación con la empresa. Entender la Experiencia del Empleado.

Milagros Maurtua

Desde la perspectiva del empleado, muchas veces pueden mostrarse síntomas de desgano y antipatía que sugieren que ciertas iniciativas no estén resultando efectivas o que el impacto de esas medidas esté siendo limitado.

Felicidad Laboral

Una de las ventajas de aplicar correctamente el Employee Centricity es la felicidad laboral. Esta satisfacción en el trabajo ya no es una moda pasajera, si no una manera de pensar que ha llegado a las organizaciones para quedarse.

Pero ¿qué es exactamente? La felicidad laboral es lograr el bienestar de los empleados en tu empresa a través de un buen clima laboral, un cómodo espacio de trabajo, motivación, oportunidad de desarrollo profesional y reconocimiento del trabajo.

“Trabajar en Experiencia Empleado supone hacer realidad la premisa: “Partimos de las personas, para llegar a las personas”. Entender lo que viven, sienten y valoran los colaboradores, así como el impacto en su vinculación. Las organizaciones deben dar un paso hacia adelante, contar con las personas y apostar por organizaciones más humanas, donde el trabajo sea fuente de felicidad y de enriquecimiento personal”, añade Milagros Maurtua.

¿Cómo aplicarlo con éxito?

Para llevar a cabo una estrategia de Employee Centricity con éxito es importante tomar acciones como la escucha activa de las necesidades de los empleados, involucrarlos en los procesos de diseño y gestión de planes de la empresa, diseñar planes de gestión de talento personalizados y dirigidos a las necesidades de cada empleado, etc.  No se trata de una lista cerrada de tareas, sino de cualquier acción dirigida a observar las necesidades de los empleados, determinar las carencias a mejorar y los puntos fuertes a resaltar. Y para ello, eso sí, la tarea principal y fundamental es la creación de canales de comunicación dentro de la empresa que permitan un flujo continuado del feedback de los trabajadores.

El feedback es un recurso fundamental para la toma de decisiones. Las empresas más exitosas lo emplean como medio para mejorar, y no solo escuchan los clientes o proveedores, sino también a sus propios trabajadores. Incluso lo piden deliberadamente ya que se trata de una herramienta para el aprendizaje continuo y la mejora constante.

Diana Perez, Academy Manager de TÜV Rheinland Perú, detalla que para lograr una estrategia basada en Employee Centricity, es necesario tener una verdadera convicción de que con profesionales felices, motivados e identificados con el proyecto no solo provoca beneficios en términos de captación y retención del talento, también consolida la relación con el cliente y mejora, por ende, la rentabilidad de la compañía.

Diana Perez

En esta labor tienen un gran peso las decisiones que se adopten desde los departamentos de Recursos Humanos. Involucrar a los empleados en los planes de la compañía, habilitar programas de talento personalizados para cada profesional, aprovechar los beneficios de las nuevas tecnologías y fomentar la innovación con metodologías ágiles (design thinking, por ejemplo).

“Es indispensable que las empresas sean responsables con su personal, brindándole oportunidades de aprendizaje y desarrollo, retos profesionales y espacios cálidos en donde se sientan acogidos y cómodos de aportar sus conocimientos de manera abierta y fluida y que la experiencia del empleado dentro de la empresa sea la mejor”, explica María Fe Maldonado.

Actualmente se le concede cada vez una mayor importancia a la participación de todos los elementos que integran un grupo o equipo de trabajo, en la toma de decisiones, no porque se haya prescindido totalmente de la toma de decisiones hecha exclusivamente por el líder del grupo (gerente, jefe, supervisor, etc.) sino porque hay ocasiones en que se debe aprovechar el conocimiento y la experiencia de un mayor número de personas, para tomar mejores decisiones.

Milagros Maurtua, Lukkap, detalla que no hay Employee Centricity si no partimos del colaborador. Atrás deben quedar las prácticas tradicionales en las que únicamente la empresa, decide qué ofrecer a sus trabajadores. Los colaboradores, así como los clientes, exigen mayor personalización, confianza y rapidez.

Además, cuando la gente participa en la toma de la decisión, se siente más comprometida a lograr los resultados deseados, convirtiéndose en un poderoso motivador para los trabajadores el que se les tome en cuenta en el momento de decidir.

“Es muy importante que los colabores participen de la estrategia del negocio y de las metas que la empresa determine, así como la experiencia de uso de marca que se le desea brindar al cliente. Para lograr esto, es fundamental que todos los colaboradores tengan claras sus funciones y cuáles son las expectativas que la empresa tiene sobre ellos”, puntualiza María Fe Maldonado.

Recomendaciones

Para potenciar el Employee Centricity es importante tener en cuenta cuáles son las claves para lograrlo y escuchar al colaborador es lo más importante.

“Recursos Humanos debe involucrar a los empleados en el diseño de todas sus acciones, pensar “con” y no “por” ellos, dejando a un lado el papel paternalista que tradicionalmente ha venido desempeñando. Para ello resultará de gran utilidad salir del despacho y “bajar a la arena”. Conocer el negocio, definir el target de empleado, saber cuáles son sus momentos de la verdad y establecer su viaje dentro de la organización”, detalla Diana Perez.

No olvides que tienes que escuchar regularmente a la plantilla para descubrir su valoración sobre su experiencia como trabajadores y construir sobre esta las medidas oportunas.

 

Comentarios