E-learning: el boom de un nuevo paradigma

1941
Marcos -Fontela
CEO
AXG Tecnonexo
Alan Alvarado
Director
Tecnologías del Conocimiento
José Lozano
Director General
Aefol

 

Daniel Falcón
Director
Neo Humano
Carlos Vivanco
Gerente de Entrenamiento
Pfizer

 
Se trata, en realidad, de un fenómeno global, de una megatendencia que se abre paso de forma  acelerada desde hace varios años atrás, pero que ahora se aprecia de forma nítida en el Perú. Las múltiples ventajas que ofrece es la principal razón de este auge. De hecho, ellas también explican que, cada vez, más empresas y entidades del Estado en nuestro país, se vuelquen de forma resuelta hacia este nuevo paradigma. Pero, ¿En qué consiste esta metodología? ¿Cuáles son sus ventajas? ¿Cómo implementarla con éxito? ¿Cuánta inversión requiere? ¿Qué perspectivas ofrece?

Definición

La definición más concreta de e-learning es el de una herramienta de formación a través de Internet. Bajo esta concepción queda excluido, por ejemplo, la capacitación que recurre solamente al uso de los CD. Por otro lado, no necesariamente la persona que brinda la enseñanza y la que la recibe tienen que estar distantes físicamente, pues podrían estar perfectamente en un mismo espacio pero utilizando un sistema soportado a través de la web.

De manera más general, se puede decir que el e-learning es la enseñanza a través de medios electrónicos (las nuevas redes de comunicación, en especial Internet), que involucra el uso de computadoras, teléfonos celulares o diversos dispositivos que tengan acceso a dichos medios electrónicos.

«Dicho de otra manera, el e-learning no es más que una oportunidad para vencer las barreras del tiempo y espacio de antaño, y así dar paso a nuevas oportunidades para que la formación llegue a más personas, de mejor manera, o más económicamente», afirma Marcos Fontela, CEO de AXG Tecnonexo.

 

La metodología

Ciertamente, al recurrir a una forma de interacción que va mucho más allá de la presencial, la enseñanza online pude tomar varias formas, como aquella que se desarrolla en perfecta correspondencia temporal (sincrónica) entre la persona que enseña y la que recibe la instrucción, ya sea mediante las videoconferencias o simplemente a través del chat. Pero puede ser también asincrónica, como las capacitaciones autoinstructivas, mediante cursos que incorporan animaciones, infografías, etcétera. Están también aquellas que pueden ser más bien de construcción colaborativa.

«Evidentemente, están las mezclas de todas ellas. En suma, hay tantas metodologías como las que existe en la educación presencial», sostiene Alan Alvarado, director de Tecnologías del Conocimiento.

En cuanto al desarrollo de los contenidos, lo primero que hay que tener en cuenta es que no se trata simplemente de transferir de forma directa la información de la enseñanza presencial a una basada en Internet. Eso, simplemente, no va a funcionar, porque el objetivo de la formación virtual es suplir, en gran medida, a la persona que brinda la instrucción.

Cuando se desarrolla el e-learning asincrónico y autoinstructivo, no existe una persona a quién se pueda consultar sobre un aspecto específico del curso; entonces, la finalidad es reemplazar esa carencia efectuando mejoras y ofreciendo más medios para el aprendizaje, así como agregando elementos interactivos, creando espacios de colaboración, etcétera. Incluso cuando la educación no presencial es sincrónica, los medios de interacción son muy diferentes por lo que también hay que contar con medios eficientes de comunicación.

Elaboración de contenidos

Para tener una idea de cómo se elaboran los contenidos, por ejemplo de aquellos que son autoinstructivos y de los que son interactivos, éstos se realizan de forma similar al de una película, pues se parte de un texto base (generado por un experto) a partir del cual se crea un guión gráfico (storyboard) para luego plasmarlo, por ejemplo, en una animación de varios minutos de duración. Como se puede advertir, es un proceso muy sofisticado que se equipara a los que se llevan a cabo con los comerciales o los cortos metrajes.

Otro ejemplo interesante son los simuladores, donde la persona que recibe la capacitación enfrenta, por ejemplo, a un cliente virtual interactuando con él. Tal como sucede en la realidad, el cliente virtual puede reaccionar con enfado o de forma accesible. En este caso también se requieren de procesos complejos, que implica desarrollar árboles de toma de decisiones.

Todos éstos elementos son «colgados» en los medios electrónicos para servir a los objetivos de la capacitación.

«En la actualidad, esos contenidos no son solo susceptibles de transmitirse a través del computador, sino también por medio de las plataformas móviles ya sean teléfonos celulares, tablets, libros electrónicos, etcétera. Entonces, cada vez existen más alternativas para esta herramienta de capacitación», considera José Lozano, director general de Aefol, organizadores de la Expoelearning Latinoamérica, que se llevó a cabo en Lima en julio de este año.

Ventajas

Siendo una metodología con una impresionante capacidad de fluir a través de distintos dispositivos tecnológicos –permitiendo superar las barreras del tiempo y espacio-, se puede advertir que ésta goza de una serie de ventajas, sobretodo equiparado con los esquemas presenciales.

En efecto, una de las virtudes más relevantes que ofrece el e-learning es la progresiva disminución de costos conforme se vaya convirtiendo en parte de la cultura de la organización.  «No es una inversión que por sí misma desde un comienzo vaya a ser absolutamente rentable, lo es cuando se convierte parte de la cultura corporativa», advierte, no obstante, Alan Alvarado.

Esta metodología, asimismo, hace posible ofrecer a tiempo y en cualquier lugar, la formación que se desea brindar, según refiere Daniel Falcón, director de Neo Humano. Habitualmente muchas empresas poseen una gran cantidad de trabajadores distribuidos a lo largo y ancho del territorio nacional (como por ejemplo los bancos, las empresas de retail, las instituciones del Estado, entre otros), por lo que brindar entrenamiento de manera presencial a todos ellos implica un enorme gasto, no solo económico sino también de tiempo, así como complicaciones logísticas, entre otras dificultades. «Con el e-learning eso se simplifica de manera dramática», agrega Daniel Falcón.

Además, logísticamente se puede organizar mejor la formación, porque los cursos pueden estar siempre disponibles, mientras que en la capacitación presencial solo es posible efectuarla cuando están disponibles el capacitador, la sala de enseñanza, etcétera.

Más ventajas

«Una de las principales ventajas es que permite al ejecutivo adaptar su formación al ritmo de su trabajo y la disponibilidad de su tiempo. Sin duda, es la formación del siglo XXI», refiere, por su parte José Lozano.

Otro atributo del e-learning es  la facilidad con que se puede monitorear la evolución e interés de los participantes, lo que permite tomar medidas concretas para que se cumplan los objetivos de la capacitación. La posibilidad de homogenizar la formación es igualmente un mérito notable, porque esta metodología garantiza que todos reciban el mismo contenido.

«Otra ventaja del e-learning es que genera repositorios de conocimiento, ya que todo este material que se genera para formar a través del e-learning puede ser almacenado y convertido en activo de la empresa. De hecho, esto no se puede conseguir con la capacitación presencial», complementa Alan Alvarado.

Caso concreto

Claro, a nivel teórico se pueden sostener todas esas virtudes de la formación virtual, pero ¿se confirman esas ventajas en la práctica? La industria farmacéutica es una de los sectores donde más ha calado el e-learning y, dentro de ella, el caso de Pfizer es uno de los más relevantes. Hace más o menos cinco años que en Pfizer comenzaron a utilizar esta nueva metodología en toda la región de Latinoamérica, con el objetivo de desarrollar un entorno  informativo y dinámico para su fuerza de ventas en toda la región. Se trataba de un plan piloto frente a la tradicional forma de capacitación en donde un médico ofrecía una charla informativa presencial a los representantes de ventas, para luego fijar conceptos y resolver preguntas.

«Lo más inconveniente de la formación presencial era el hecho de que el personal tenía que abandonar su labor de campo para asistir a la capacitación, cuando lo más importante para un representante de ventas es estar trabajando en el campo», explica Carlos Vivanco, gerente de Entrenamiento de Pfizer.

El ejecutivo de Pfizer considera que tras la implementación del e-learning, la principal ventaja que han conseguido es el ahorro de costos, reflejado en la notable reducción de horas hombre desperdiciados. Así, la eliminación del tiempo que toma el traslado de los representantes de ventas hacia los centros de capacitación (que implicaba la enseñanza presencial), fue el principal ahorro.

«La otra gran ventaja es que esta herramienta hace posible visualizar los contenidos las veces que el colaborador necesite y en el momento en que tenga tiempo disponible. Otro punto relevante, es la capacidad que ofrece el e-learning para evaluar a los representantes en línea», precisa Carlos Vivanco.

La grata experiencia de Pfizer con esta metodología ha llevado a que progresivamente el e-learning cobre mayor participación dentro de la capacitación que ofrecen. Más allá del área de ventas, ahora existe toda una plataforma para las distintas áreas, con diversos contenidos, inclusive orientados a obtener diplomados.

«Nuestra metodología es mixta: virtual y presencial. La parte básica de la capacitación se imparte fundamentalmente de forma virtual, mientras que la absolución de dudas y la simulación de situaciones, por ejemplo, son presenciales», resume Carlos Vivanco.

Costos de aprendizaje

Si bien la experiencia confirma las virtudes de la capacitación online, sin embargo, es importante advertir, como se ha señalado al comienzo, que esta puede no ser una inversión rentable en el corto plazo, porque existen costos de aprendizaje elevados, pues implica cometer errores, elegir mal los cursos, etcétera.

Además, existe un tema de escala, pues en un inicio las empresas normalmente optan por un plan piloto pequeño, y como se ha señalado, el e-learning despliega todo sus beneficios cuando se masifica.

«A partir de mi experiencia, puedo afirmar que cuanto más grande es la empresa los retornos de la inversión son mayores, porque el costo marginal de brindar el curso a una persona adicional es bastante bajo cuando la cantidad de personas a capacitarse es mayor», anota Daniel Falcón.

Marcos Fontela comparte la misma apreciación, pues considera que es mucho más probable que tenga sentido hacer una formación vía e-learning cuando el número de participantes sea de aproximadamente 200, que cuando sea menor a 10. «Existe un nivel mínimo de viabilidad económica que varía de acuerdo a cada caso», agrega Fontela.

Por su parte, Alan Alvarado sostiene que, conforme se convierte en parte de cultura corporativa y se consiga, por ejemplo, que el 40 ó el 50% de la capacitación sea a través del e-learning, esta modalidad va a ser muy rentable para las organizaciones.

Inversión

La inversión básica para implementar un sistema de formación a través de Internet son los Sistemas de Gestión de Aprendizaje (LMS por sus siglas en inglés), que son softwares que se emplea para administrar, distribuir y controlar las actividades de formación e-Learning de una institución u organización.

«Sin embargo, no es la inversión más cuantiosa, porque la empresa puede subarrendar estas plataformas o utilizar las de código abierto. Pero requiere inversiones en servidores y personal para sostener estas plataformas. Es fundamental contar con un ancho de banda adecuado para acceder con facilidad a los contenidos», recomienda Alan Alvarado.

Por lo tanto, se aconseja que al inicio la compañía no compre una plataforma en particular y optar, más bien, por arrendarlo. Luego, probar, a través de un programa piloto, cómo funciona y los servicios que presta.

Los costos económicos directos están relacionados con la implementación de la plataforma tecnológica y el desarrollo de los cursos. Tales costos se van diluyendo en la medida en que se vaya logrando una mayor escala en la enseñanza.

Etapas

Ahora bien, las empresas que están dispuestas a asumir la inversión que requiere el e-learning y así gozar de las múltiples ventajas que proporciona, deben tener en cuenta que un proyecto en este sentido se inicia con la evaluación de las necesidades de capacitación y la cultura de las personas que conforman la organización. Luego, viene la etapa de la planificación que comprende la implementación de la tecnología, definición de las personas que se van a capacitar, y determinación de cuál metodología e-learning se va adoptar.

«El tercer paso es la implementación en sí, que involucra a los proveedores, consultoras, empresas que generan contenidos, etcétera. El último paso es la medición de resultados, tanto en lo que implica el retorno a la inversión, el logro de objetivos, las horas capacitadas y desempeño de las personas involucradas», precisa Daniel Falcón.

Sin embargo, no todo tipo de contenido pude ser ofrecido a través el e-learning. Como sostiene Daniel Falcón, existen contenidos que necesariamente tienen que ser desarrollados de forma presencial o personal, como aquella que tiene que ver con competencias blandas o aquellas que requieren de talleres presenciales.

«Por otro lado, algunas limitaciones, como por ejemplo, la capacidad del ancho de banda o la cultura del trabajador, precisan también que la enseñanza sea presencial, para conseguir una mayor efectividad. No siempre el e-learning es la mejor opción», advierte Daniel Falcón.

Consejos

No basta cumplir con todos los pasos de la implementación para que el proyecto sea finalmente exitoso, hay que tener en cuenta algunas recomendaciones. Para despejar el escepticismo que pude rodear la enseñanza a través del e-learning, Carlos Vivanco sugiere dar a conocer las bondades y el provecho que podrían sacar los colaboradores con esta herramienta.

«No hay que imponer, porque eso genera más resistencia. Primero hay que “vender” el concepto, subrayando sus ventajas e ir implementando paulatinamente, partiendo de un plan piloto», aconseja Carlos Vivanco.

Empero, si las áreas de formación simplemente montan ofertas educativas y esperan que la gente «demande» la capacitación, es muy probable que el proyecto fracase.  En el mundo presencial, el sólo hecho de la presión de tener que asistir a una capacitación ya es un incentivo.

«En el mundo virtual, si la oferta de formación no está enraizada en una necesidad real de los puestos de trabajo, es muy probable que la gente vote con los pies, y simplemente ni asista a las formaciones.  La conclusión es que las áreas de formación deben estar habituadas a diseñar ofertas de formación a la medida de las necesidades concretas de sus puestos de trabajo», estima, por su parte Marcos Fontela.

En este sentido, Carlos Vivanco recomienda que se debería establecer la enseñanza bajo un esquema dirigido, con cursos obligatorios y con un sistema claro de incentivos.

Pymes

Se puede decir que, en rigor, todas las empresas pueden acceder al e-learning. Empero, para las pequeñas empresas no es recomendable que adquieran una plataforma LMS, podrían arrendarla o, sino, pueden comprar licencias de uso de cursos «enlatados», pues resulta más económico que  mandar prepara uno especialmente para la empresa.

Sin embargo, Alan Alvarado sugiere que las pequeñas y microempresas pueden formar asociaciones para acceder a los beneficios del e-learning. De hecho, en el Perú ya existen experiencias de este tipo.

Sobre el diseño y desarrollo de los cursos, es importante elegir los cursos que realmente requieren los colaboradores y evitar las asignaturas generales. De lo contario el impacto va ser muy limitado.

Un aspecto crítico para sortear una elevada deserción de parte de los participantes es el servicio de apoyo, para resolver las inquietudes y problemas inmediatos que surgen cuando se accede al e-learning por primera vez.

Daniel Falcón sugiere que las empresas deberían comenzar recurriendo a una consultoría, para tener un panorama más claro de las alternativas que encara y poder tomar una decisión más adecuada.

Sectores líderes

En nuestro país, los sectores donde se ha registrado una mayor acogida el e-learning es el sector de servicios financieros, en general, particularmente en el sistema bancario. Igualmente, el sector telecomunicaciones, energía, la industria farmacéutica, así como el Estado, han incrementando su demanda por esta forma de enseñanza. Las universidades por su parte, también participan del auge no solo como demandantes sino también como proveedores de e-learning.

Ahora, en lo que se refiere a las áreas específicas que recurren a la formación a través de medios electrónicos, las mayores demandas provienen de las áreas de servicio al cliente, porque son las que normalmente cuentan con un mayor número de personas y las que requieren de mucho entrenamiento. En segundo lugar, están las áreas operativas, aquellas que tienen que ver con los procesos de las empresas; también las áreas legales y de sistemas.

Reflejando lo anterior, son los cursos de servicio al cliente, ventas y aquellas que brindan formación en procedimientos específicos los que más se solicitan.

Evolución

Aunque la formación online se ha disparado en el Perú recientemente, estamos frente a un fenómeno global que comenzó hace varios años atrás, pues como refiere José Lozano, por ejemplo en España, la evolución en la última década ha sido impresionante.

«Conozco bancos en España, donde el 80% de la formación que imparten a lo largo del año ya es bajo la modalidad de e-learning», comenta José Lozano.

En el Perú, hasta inicios de la década pasada, eran muy pocas las empresas que contaban con plataformas para la enseñanza a través de los medios electrónicos. A inicios de los años 2000, la forma más difundida de la educación no presencial era a través de cursos multimedia, fundamentalmente circulaban los CD y los cursos que se colocaban en las intranets de las organizaciones.

En opinión de Daniel Falcón es a partir de 2005 en adelante que las empresas exhiben un mayor interés por lo que es realmente el e-learning. Como en muchos otros casos, son las empresas transnacionales las que comenzaron a difundir esta ola en el Perú. Este impulso inicial se vio favorecido también por la oferta de las universidades con alternativas de este tipo.

«Pero es recién a partir del año 2009 hasta la fecha que hay un crecimiento en una escala nunca antes visto en el uso de esta herramienta formativa. No solo las empresas sino también las instituciones del Estado se muestran ahora muy interesadas», subraya Daniel Falcón.

En efecto, muchas instituciones del Estado tienen dependencias en varias ciudades del país por lo que se constituyen en candidatos idóneos para el e-learning. No es raro, entonces, que la ONPE, la SUNAT o el Ejército Peruano, por ejemplo, estén entre las entidades del Estado que ya han recurrido a esta modalidad de capacitación.

Pero, aunque el e-learning en nuestro país está atravesando por una etapa de extraordinario crecimiento, lo cierto es que todavía estamos atrasados respecto de otros países de la región. Para Daniel Falcón tenemos un retraso de aproximadamente más de dos años si nos comparamos con Chile, Argentina o Colombia.

Según Alan Alvarado, en Chile el crecimiento fue mucho más explosivo debido a que se estableció un sistema de subvención eficiente de parte del Estado para la capacitación. «Se trata de un sistema muy fácil de usar y está enfocado a los niveles más bajos de la pirámide laboral. En el Perú considero que no está muy bien diseñado el sistema de incentivos porque apunta a todo el segmento laboral», precisa el ejecutivo de Tecnologías del Conocimiento.

De hecho, el rápido crecimiento que ahora ostenta nuestro país en este tema va a ayudar a cerrar esa brecha. Según algunas proyecciones, en diez años, por lo menos el 40% de la capacitación en el Perú se debería realizarse mediante el e-learning.

Mirando en perspectiva, Marcos Fontela considera que el futuro del e-learning viene signado por un mayor análisis didáctico de los requerimientos, para que los cursos puedan explotar la capacidad del medio para hacer reflexionar y para que las personas prueben y realicen múltiples actividades.

«Debemos apostar por armar un equipo didáctico que piense los desafíos del e-learning desde planteamientos didácticos, y no solamente tecnológicos.  Por allí creemos que vendrá el futuro», asevera Marcos Fontela.

Finalmente, a juzgar por el extraordinario crecimiento que se registra desde el año pasado, podemos decir que estamos frente a un boom de la educación a través de los canales electrónicos. Sin duda, estamos siendo testigos de una revolución en lo que concierne a la capacitación en nuestro país.

Oportunidades y desafíos del e-Learning en el Perú

Por: Carlos Biscay, director de e-ABC.

Las condiciones de base que permitirán un desarrollo sostenido del e-learning en el país, están evolucionado favorablemente gracias al fuerte impulso tendiente a diseminar las nuevas tecnologías de la información que están llevando adelante varias reparticiones públicas (en diversos sectores de la sociedad peruana) y, asimismo, debido al fuerte crecimiento de la red de telecentros en gran parte del país, que permite extender la penetración de Internet. Asimismo, los criterios de gestión de recursos humanos vinculados a la globalización de las prácticas corporativas y académicas que están experimentando las organizaciones públicas y privadas del Perú constituyen otro elemento que apuntala la formación virtual.

Si bien es cierto que aún el sector no manifiesta pautas claras y uniformes de trabajo, en cuanto a procesos, niveles de calidad y estándares, la incorporación de modelos y patrones que permitan consolidar al sector están en proceso de concreción.

Para poder brindar una respuesta adecuada, interpretar las necesidades del mercado peruano y poder consolidarse a nivel local -así como plantearse la exportación de productos y servicios-, tanto las empresas locales como las extranjeras, deberán demostrar experiencia, conocimiento y libertad para identificar las soluciones tecnológicas adecuadas, y –al mismo tiempo- brindar una respuesta integral a sus clientes en función de su objetivo y foco de negocio, convirtiéndose más que en un proveedor, en un socio estratégico.

Comentarios:

#1 15:34:50 | 2013-11-16, Publicado por: Darwin

Es importante reconocer que la inclusion de las telecomunicaciones es y sera un eje importante para que la educacion bajo esta modalidad llegue a mas usuarios, pero en cuanto? tienen algun indicador oficial de este crecimiento?, cual es el mercado mas atractivo para esta modalidad, el corporativo, estatal?, a cuanto ascendio las recaudaciones los ultimos años, es realmente atractivo para los inversores apostar por esta modalidad de negocio?


#2 11:56:08 | 2011-06-16, Publicado por: José Rey Villacorta

Es importante señalar que hoy se habla mucho más en las empresas sobre este tema, ya se comprende mejor la proyección de su beneficio frente a la alternativa presencial, como hace más real y viable la capacitación continua, y que tan accesible es ahora de implementar que hace algunos años.
El ingreso de las plataformas Libres y la posibilidad de acceso masivo a Internet ha gatillado el mayor crecimiento de esta modalidad de capacitación, diría que esta cultura técnológica cada vez más se convierte en un estilo de vida que debe ser asimilada y orientada por nuestra cultura empresarial en favor de nuestros objetivos y visión institucional.
Un caso lo vemos en un grupo bancario lider en el Perú que conciente que debía dotar a sus colaboradores con las competencias necesarias para desempeñarse en sus puestos de trabajo ha convertido su propuesta educativa con las posibilidades y modalidades del e-learning en la primera universidad corporativa en el Perú, una universidad inhouse.
Todos tenemos el desafío de contribuir a que este BOOM sea una realidad importante en nuestras empresas.


Comentarios