Bienestar corporativo: Las empresas se inclinan por la gimnasia laboral y la nutrición saludable

2115
Roxana Eugenio
Gerente General
Conexión Corporal
Silvia Baglietto / Sasha Bravo
Presidente de Vidafit / Vice-presidente de Vidafit
Rommel Torres
Gerente
Body Action Corp
Raul Lavado
Consultant Corporate Wellness
WellCorp

 
Mejorar la calidad de vida de los colaboradores es la esencia de los programas de bienestar corporativo. A través de ellos, las organizaciones obtienen múltiples beneficios. Lo más notable es el impacto positivo que tiene sobre la productividad de los colaboradores y, por ende, en los resultados de la empresa.

Beneficios

Los programas de bienestar están constituidos por  una serie de actividades que son ejecutadas en el mismo centro laboral. Incluso, muchas de ellas, se efectúan en el mismo puesto de trabajo.

Son varios los beneficios que generan. Aumentar la energía de los colaboradores, prevenir y aliviar los problemas de salud a causa de la actividad laboral son los más inmediatos.

«Que los trabajadores estén saludables, además, es muy productivo para la empresa y eso se va a reflejar en sus resultados. Por eso es importante reconocerlo dentro de la estrategia empresarial», afirma Roxana Eugenio, Gerente General de Conexión Corporal.

Por ejemplo, Silvia Baglietto, presidente de Vidafit, señala que la gimnasia laboral ayuda a prevenir los problemas músculo esqueléticos derivados de las actividades sedentarias, pero también de los movimientos repetitivos que pueden provocar lesiones en el cuerpo. «Se realiza en los horarios de trabajo, y puede tomar entre cinco a diez minutos», precisa Baglietto.

A través de ejercicios de pausa activa, señala Rommel Torres, Gerente de Body Action Corp, se puede mejorar las contracturas en la espalda, en el cuello, superar problemas de mala posición, etcétera. «Todo ello resulta en un mejor desempeño laboral de la persona, es decir, se incrementa su productividad. Además, mejora el clima laboral, merma  el índice de ausentismo y reduce los accidentes», asegura Torres.

Alimentación saludable

Además de los ejercicios físicos en la oficina, están ganando mucha importancia los programas de alimentación saludable. De hecho se trata de un complemento esencial de la gimnasia laboral, y también tiene repercusiones en la eficiencia y productividad de los trabajadores.

Sucede que muchas veces, la intensa actividad laboral promueve hábitos alimenticios inadecuados, como el exceso de lo que se conoce como comida chatarra o la ingesta de bocadillos (dulces, chocolates, snacks) de manera recurrente. Prácticas que no necesariamente traen problemas de obesidad, pero sí, refiere Silvia Baglietto, de triglicéridos y colesterol.

«Ahora los jóvenes, a menudo, tienen más problemas de salud que las personas adultas. No se hidratan adecuadamente, se saltan el desayuno, etcétera, y todo eso provoca los problemas de gastritis, cefaleas, entre otras dolencias», agrega Baglietto.

Por eso, las empresas están solicitando cada vez más las charlas nutricionales. Los diagnósticos nutricionales asimismo, son solicitados con frecuencia. En menor medida, se demandan los planes nutricionales, que requieren un seguimiento semanal o quincenal y la presencia de un nutricionista.

Pero hay muchas herramientas más que han desarrollado las firmas proveedoras para que las organizaciones puedan aumentar el bienestar de sus colaboradores, como los masajes, fitness laboral (yoga, pilates, bailes), risoterapia, eventos, charlas, etcétera.

Nadie duda que los ejercicios y la alimentación adecuada, por ejemplo, acrecientan la productividad (o reducen costos), pero la pregunta más frecuente que se hacen los gerentes de Recursos Humanos es ¿en cuánto?

Indicador clave

Una manera de medirlo es a través del indicador denominado Presentismo por Razones Médicas que, como explica Raul Lavado, Consultant Corporate Wellness de WellCorp, determina los costos ocultos de salud de los colaboradores. Así, se puede precisar el tiempo que el colaborador no es productivo en el trabajo a causa de problemas de salud.

«Los costos que el presentismo por razones médicas ocasionan en las empresas es grande, representa entre el 30% y 65% de los costos de salud», especifica Lavado.

Se ha demostrado que altos niveles de sedentarismo y hábitos inadecuados de nutrición suben los costos de salud. Hecho que puede ser comprobado mediante el ascenso de la siniestralidad del seguro médico, es decir con el aumento de visitas de los colaboradores a las clínicas.

Sin duda, existe un aumento de las enfermedades ocasionadas por el sedentarismo y la mala alimentación en el mundo, incrementando el costo de salud de las empresas.

De continuar expandiéndose hábitos poco saludables –como es la tendencia– las compañías van a tener que encarar seguros médicos cada vez más caros. «El seguro médico ya ocasiona entre el 30% y 50% de los costos de salud», precisa Raul Lavado.

Por medio de estos indicadores, el presentismo por razones médicas y la medición de los costos de los seguros de salud, se puede cuantificar los beneficios en costos (o retornos sobre la inversión) que los programas de actividad física y nutrición brindan a las empresas.

De hecho, contar con índices cuantitativos y cualitativos ayuda a los gerentes de Recursos Humanos a sustentar los programas de bienestar ante la gerencia.

El diseño

Ahora, para que un programa de bienestar rinda sus frutos, tiene que estar diseñado acorde a lo que requiere  cada empresa. Realizar una encuesta, para indagar acerca de las preferencias, y plantear las opciones a los colaboradores, es lo que sugiere Roxana Eugenio para comenzar a esbozar el programa.

«Con esa información, las empresas proveedoras están en condiciones de sugerir programas nutricionales, ejercicios físicos, pilates, etcétera», agrega Eugenio.

Es muy común que las mismas empresas sean las que detecten los problemas que enfrentan sus colaboradores y luego soliciten a las firmas proveedoras el programa que consideran adecuado.

Rommel Torres refiere que, en este caso, en base a la información proporcionada van a la empresa y realizan un diagnóstico más preciso. Luego plantean un plan de actividades físicas teniendo en cuenta las características y los riesgos de la actividad que realiza cada trabajador.

«La propuesta se enriquece con la participación de los propios colaboradores, que manifiestan sus estilos de vida y las incidencias que los aquejan debido a su actividad laboral cotidiana», destaca Torres.

Los propios ejercicios que conforman, por ejemplo, la gimnasia laboral también son ajustados a las necesidades específicas, dando prioridad a las zonas que están más afectadas(de acuerdo al puesto de trabajo). «En lo que es nutrición, primero se analiza las actividades de la persona, y en base a ello se plantea un plan nutricional», anota Sasha Bravo, Vice-presidente de Vidafit.

Programa integral

Si se aspira a desplegar un programa de gran alcance–que apunte a cambiar los hábitos del colaborador– no basta con preguntarles qué programas desean, sino hay que indagar acerca de qué dimensiones es lo que les interesa.

«Se debe hacer un estudio de bienestar físico, emocional y familiar-social de los colaboradores. En función de los resultados se determinan diversos programas de bienestar que respondan a la valoración realizada por los colaboradores», manifiesta Raul Lavado.

Con la información así obtenida, se realiza un pre diseño del programa de bienestar, junto con el área de Recursos Humanos. Finalmente se lleva la propuesta al gerente (o gerentes).

Recién, en función al grado de apoyo que se obtenga –pues es probable que los gerentes no estén de acuerdo con el 100% de la propuesta– se efectúa el diseño final del programa de bienestar. Que debe ser acompañado, además, por la estrategia de comunicación.

«Luego de seis meses o un año se mide la efectividad del programa. Es importante, involucrar a las áreas de Salud Ocupacional y Bienestar», enfatiza Raul Lavado.

Es preciso que los programas de gran alcance, estén «brandeados», es decir, asociados a una marca que los identifique. Esto es crucial para generar altos niveles de recordación en los colaboradores. Para lograr un gran impacto en el cliente interno, la marca bienestar debe ser gestionada de la misma manera en que se gestiona la marca de un producto o servicio para el consumidor final.

«Si el programa se “brandea”, las múltiples actividades que la conforman van a ser percibidos como parte de un conjunto bien establecido. Es importante posicionar la marca recurriendo también al merchandising», opina Raul Lavado.

Recomendaciones

De lo que se trata es de diseñar un programa que origine una elevada participación. No es infrecuente que, aún con el gran empeño que ponen los proveedores y las personas de Recursos Humanos, los programas registren una baja asistencia.  Por eso es clave desarrollar una serie de herramientas para conseguir una gran concurrencia de los colaboradores.

Lo primero –y principal–, en opinión de Roxana Eugenio, es asegurarse el compromiso de los gerentes de negocio. «Convencer realmente a los gerentes es crucial para el diseño y el éxito de los programas de bienestar», enfatiza Eugenio.

Los gerentes son los que deben estimular la participación de todos los colaboradores en las actividades, con una actitud dispuesta y entusiasta. «Ellos deben ser los primeros en participar en las dinámicas y así dar el ejemplo», plantea Silvia Baglietto.

Si sólo el área de Recursos Humanos es el que está motivado, es poco probable que el programa logre calar y avanzar.

A veces se produce cierto rechazo, porque las personas se ven obligadas a abandonar su estado de confort. Sin embargo, cuando experimentan los resultados, según Rommel Torres, son ellos mismos los que solicitan más sesiones.

Recurrir a los incentivos –práctica que va en incremento a nivel mundial– es otra alternativa. Pero hay que saberlos diseñar para que los colaboradores no asistan solo con el propósito de obtener esos alicientes. «El premio por participar se debe dar a los que cumplan los objetivos de participación, y en base a determinadas reglas», recomienda Raul Lavado.

Para ser coherentes con lo que se predica en los programas de nutrición, se debe limitar el ingreso a la empresa de los proveedores de comida poco saludable.

Evolución

Una década atrás, las empresas no mostraban mayor interés por las actividades de bienestar en el ámbito laboral. Eso ha ido cambiando progresivamente.

Es en 2008cuando se observa un giro significativo, con la aprobación de la Norma Básica de Ergonomía y de Procedimiento de Evaluación de Riesgo Disergonómico. Pero es en 2011 cuando se constata en las empresas una actitud más resuelta por los programas de bienestar. Y es que ese año se promulga la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo (Ley Nº 29783).

«Desde hace dos años es que se verifica una fuerte demanda por los programas de bienestar corporativo», confirma Roxana Eugenio.

A través de las áreas de Recursos Humanos y Bienestar, ahora, en efecto, las organizaciones exhiben un interés real por desarrollar programas de alimentación saludable y de ejercicios físicos.

Para Raúl Lavado, el auge de la clase media es una de las razones del interés por los temas salud y la actividad física. «El estilo de vida de la clase media se aleja de lo tradicional, y está comenzando a adoptar nuevos hábitos», refiere Lavado.

La extraordinaria participación que ahora gozan las carreras que se convocan en la ciudad, acaso es un rasgo de ese nuevo estilo de vida y de los cambios que acontecen en la sociedad.

Objetivos claros

Lo cierto es que crece el número de empresas que comienzan a demandar estos servicios de forma constante y con objetivos cada vez más claros. Las compañías con más proyección trabajan con una perspectiva de largo plazo, enfocada en cambiar los hábitos de sus colaboradores.

«Existen empresas que demandan estas dinámicas todos los días o tres veces a la semana, y por varios años. Incluso solicitan varios programas a la vez: masajes, nutrición, gimnasia laboral, etcétera», comenta Silvia Baglietto.

Aquellas organizaciones que solo persiguen metas de corto plazo, también están incrementando el número de sesiones que solicitan, aunque lo más común es tres veces al mes. «Pero, también están las empresas que demandan cinco sesiones por semana», expone Rommel Torres.

Mirando con más detalles, son las empresas financieras, de retail y las industriales, las que más recurren a los programas de bienestar.

Los programas de bienestar, en general, son cada vez más valorados. Más aún, comenta Raul Lavado, son más apreciados por la generación X e Y. Que así se suman a la de los baby boomers, aunque éstos valoran los programas más por un motivo de salud.

«Las evidencias de las encuestas revelan que alrededor del 80% de los colaboradores aprecian las actividades físicas y la alimentación saludable en el entorno laboral», sostiene Raul Lavado.

Despegue

A pesar de lo avanzado en los últimos años, aún el mercado peruano está en ciernes, sobre todo si se compara con Chile, Colombia o Brasil, por ejemplo. Pero, es una plaza que ya ha comenzado a expandirse y con gran impulso. Una clara señal es que en las dos últimas ediciones de Expo Capital Humano ya hayan participado, en forma creciente, empresas proveedoras de servicios de bienestar corporativo.

Ciertamente, el despegue de esta industria ha comenzado. A futuro, no cabe duda que las empresas se orientarán más a buscar un cambio de comportamiento entre sus colaboradores, con el ánimo de fomentar una cultura de bienestar. Desde ya, las empresas proveedoras tienen el desafío de desarrollar más programas e innovar, pero también de especializarse aún más.

Comentarios:

#1 13:56:16 | 2014-01-22, Publicado por: Víctor Suárez

Sería bueno también intensificar el tema de incentivos, no solamente salariales. Muy bueno el info, ya se viene practicando buen tiempo en la empresa donde laboro,


#2 22:36:35 | 2013-10-06, Publicado por: Raul Lavado

Muchas gracias Liz por tus buenos comentarios. Proximamente WellCorp tendra una propuesta única en el mercado con respecto a la información técnica que ofrecen las principales escuelas de post grado en el pais.


#3 10:22:51 | 2013-10-04, Publicado por: liz milagros cabanillas hualpa

Buenos dias me parece my interesante como plantean todo un tema de bienestar corporativo,soy trabjadora social y me gustaria tener mayor informacion por ejm. Si ya con empresasnq han venido trabajando han tenido resultados y como plantean sus indicadorea


Comentarios