Equipo RR.HH.: Faber-Castell

3059

De izquierda a derecha:

Ricardo David López Díaz – Practicante; Giselle Marlene Acevedo Torres – Asistente de Relaciones Industriales, Capacitaciones y Selección de Personal; Elena Angelica Rengifo Portugal – Asistenta Social; Alejandro Mas Echaiz – Gerente de Relaciones Industriales; María Teresa Kremer de la Flor – Asistente de Relaciones Industriales; André Celi Rojas – Practicante; Marilin Elizabeth Ortega Auqui – Auxiliar de Relaciones Industriales y Mayra Cecilia Chumbe Nogueira – Practicante.
 

La Empresa

El grupo FABER-CASTELL nace en el año de 1761, cuando Kaspar Faber inició la fabricación de los primeros lápices de grafito; sin embargo, fue recién en 1840 cuando Lothar Faber, decidió colocarle su nombre a los productos que fabricaba, dando origen a uno de los primeros artículos en llevar una marca y al primero de su clase en el mundo en hacerlo.

Fue en el año de 1844 que las cuestiones sociales empiezan a formar parte del quehacer de la compañía, al fundar Lothar Faber uno de los primeros programas de seguro de salud en el mundo; asimismo, fue uno de los primeros empleadores en construir viviendas para sus trabajadores y en brindarles servicios educativos a sus hijos; de igual forma, promovió y construyó instituciones de servicio social y religioso para la comunidad. Es en 1898, después que la heredera del negocio, la Baronesa Ottilie von Faber, contrajera nupcias con el Conde Alexander zu Castell-Rüdenhausen, en que surge el nombre y la marca actual de la compañía: Faber-Castell.

Como parte de su expansión internacional, en mayo de 1965 se constituyó A.W. FABER-CASTELL PERUANA S.A., la que se proyecta al futuro bajo los valores corporativos, y cuyo liderazgo la compromete a satisfacer a sus clientes, ofreciéndoles la más alta calidad e innovación en sus productos, beneficios reales a sus consumidores finales, así como a practicar su responsabilidad social y ambiental.

Area de Recursos Humanos 

En este sentido, la Gerencia de Recursos Humanos tiene la responsabilidad de gestionar los procesos destinados a la adquisición, retención y desarrollo de personas competentes, que comprendan y continúen con la tradición de Faber-Castell, con la determinación para lograr la “calidad excepcional” y ser los mejores en la categoría, con la capacidad de promover mejoras continuas mediante la innovación y creatividad, y que sean conscientes de la necesidad de proteger el medio ambiente y los recursos naturales.

 

Comentarios