«Los valores institucionales generan colaboradores identificados y con sentido de trascendencia»

4408

En primer lugar, ¿cómo definir los valores en el ámbito empresarial?

En términos simples, los valores son los principios éticos y morales que rigen las decisiones y acciones dentro de la empresa.

¿Cuál es su importancia para las organizaciones?

Es muy importante porque éstos valores son los pilares sobre los que se cimienta la cultura organizacional de la empresa, por ende, son los que deben primar en todo colaborador efectivo.

Estos pilares son fundamentales para que todo colaborador pueda poner en práctica sus propios valores, los cuales, añadidos a los de la organización, podrán generar colaboradores mejor identificados y con un mayor sentido de trascendencia personal y laboral.

Hay que tener en consideración que el desarrollo y fomento de los valores institucionales de una organización es una de las prácticas que viene ganando importancia en los programas de capacitación de las diversas empresas de hoy.

¿Cómo definir los valores de una organización? ¿Qué elementos se toman en cuenta?

Para definir los valores hay que tener en cuenta cuál es la misión y visión de la empresa y los valores personales de los que dirigen la empresa.

¿Cómo lograr que todos los colaboradores interioricen esos valores?

Se logra mediante campañas y actividades en donde la metodología principal es la aplicación del valor en campo. También a través de ejemplos e historias de personajes que practicaron esos valores. Es imprescindible hacer una promoción que sea algo cotidiana, para que la gente se sensibilice y lo aplique en el día a día. Tiene que haber una política transversal donde constantemente se estén divulgando los valores.

¿Qué tan importante es el rol del área de recursos humanos en la gestión de los valores?

Súper importante, el área de recursos humanos debe ser la principal interesada en delinear y ejecutar la estrategia de difusión de los valores de la organización.

¿Puede resultar costoso para la organización?

En algunos casos requiere de una importante dedicación, puede tomar mucho tiempo y también requerir de recursos para lograr una adecuada difusión. Es en éstos casos en que se puede ver en la práctica qué tan prioritario es para la organización difundir sus valores.

¿Cuáles son los errores más frecuentes?

El más común es creer que con una conferencia al año es suficiente. El segundo es que los líderes de la organización no viven los valores que proclaman.

¿Cómo evalúa el desempeño de las empresas locales en este tema de los valores?

No existe mucha conciencia de la necesidad y de la importancia que significa capacitar a su gente en el tema de los valores, en este sentido es muy pobre el desempeño de las empresas. En la mayoría de los casos solo se limitan a colgar unos letreros muy vistosos, pero que nadie los lee.

¿Es un concepto que sólo se aplican a empresas grandes y medianas solamente?

En la práctica vemos que las empresas más grandes y reconocidas son las más preocupadas en trabajar este punto. Tiene que ver también  con el tema de imagen y de competencia; además, son las empresas más grandes las que tienen más posibilidades económicas de invertir en un proceso de difusión de valores institucionales.

En las empresas pequeñas no se ve mucho este tipo de actividades, ellas están más interesadas en producir que en capacitar a su gente.

¿Cuál es el reto de las empresas locales en este tema de los valores?

El principal desafío es dedicar tiempo, esfuerzo y dinero para que los valores de la organización no sean solo letreros bonitos sino que vengan a formar parte esencial de la cultura de la organización.

 

Comentarios