«Liderazgo es la creación de espacios de confianza»

1252

¿Por qué es tan importante el tema de la confianza en el ámbito empresarial?

Peter Drucker, padre del management como disciplina, decía: “Las organizaciones ya no se fundamentan en el poder, sino en la confianza”.

Y es que cuando no existe confianza, tienes que recurrir al control; pero, cuanto más control coloquemos más desconfianza se crea (lo que se conoce como el dilema de supervisión de Skriland).

Yo suelo utilizar una fórmula: C (Confianza) x C (Control) = C (Constante). De manera que si aumentamos la Confianza, podremos disminuir el Control. En esta fórmula, cualquier C tiene que ser mayor de cero. Es decir, la confianza ciega, no es confianza, más bien, es  estupidez. Para que lo entendamos bien, delegar no es sinónimo de abdicar. En la delegación hay confianza, en la abdicación hay dejadez.

Se trata de una “confianza inteligente” que se adecua y se actualiza en cada contexto, en cada situación.

¿Qué ventajas específicas obtienen las empresas a partir de la mayor confianza?

A partir de la confianza las empresas van a conseguir reducir costos (en base a la disminución de controles internos). En segundo lugar, hace posible la consecución de mayor auto responsabilidad. Tercero, se logra mayor productividad y eficiencia de los jefes, al poder delegar más y así poder dedicarse a temas de índole más estratégica. Cuarto, fomento de la innovación, pues los profesionales se sienten más libres para expresar opiniones e ideas y utilizar la creatividad para buscar soluciones o nuevas formas de actuación.

Igualmente, la confianza favorece la integración y fluidez. Predispone a las personas a abrirse a escuchar y comprender a los demás, lo que les permite crear canales de comunicación y asumir una postura que favorece relaciones basadas en el ganar-ganar. No se tiene que estar pensando en cada momento antes de hablar, qué conviene decir o qué no. Otra ventaja es que promueve la gestión del conocimiento. Cuando hay confianza las personas se muestran más abiertas al intercambio. Sin miedo a perder “la propiedad” de experiencias, conocimientos y competencias, realizan la transferencia del saber, que es la condición para la construcción del aprendizaje organizacional. Por último, contribuye a formar una imagen de confiabilidad. El sentimiento de confianza de los profesionales se traslada más allá de los muros de la organización e incluye positivamente en las relaciones con los demás stakeholders, es decir, proveedores, socios, clientes, sociedad…

¿Cómo empezar a desarrollar un modelo de gestión basada en la confianza?

Yo comencé hace ocho o nueve años intentando parametrizar matemáticamente la competencia confianza pero me encontré con una gran dificultad que es la inestabilidad y el funcionamiento “dummy” de la misma, es decir, se tarda un tiempo en conseguirla y se puede perder en un instante.

Por eso decidí enfocarlo mediante un modelo competencial en el que “la confianza” aparece como una “metacompetencia” que deriva en 7 competencias más un trabajo previo sobre Autoconfianza. Este último concepto lo introduje más tarde. Está claro que es difícil inspirar confianza a los demás si se percibe en ti un bajo nivel de autoconfianza.

El modelo en sí es GpC= A + 7C

Las 7C engloba, en primer lugar, la Capacidad profesional (relacionada con cada papel): esta es la variable técnica del modelo. Segundo, Consciencia del otro: en donde aparece el respeto, la atención, la presencia, etcétera. Tercero, Claridad: la base de la misma es  la verdad. Cuarto, Cumplimiento de la palabra, lo que se haya ofrecido, prometido, se cumple. Quinto, Coherencia: lo que se dice a los demás que tiene que hacer, se aplica a uno mismo (es el poder del ejemplo). Sexto, Consistencia: cómo a lo largo de la vida tus comportamientos están alineados con unos determinados valores. Finalmente, Coraje: la valentía para decir lo que crees que tienes que decir o ser lo que eres frente a los demás.

Y si actuamos desde este modelo vamos a conseguir dos cosas: el compromiso de los colaboradores internamente y la fidelidad de los clientes a nivel externo.

A nivel operativo, de cada una de las competencias, se sacan dos o tres comportamientos asociados con los cuales trabajar. En ocasiones trabajo con DO´S y DONT´S.

¿Cuáles son los retos de los altos directivos en este tema de la confianza? ¿El liderazgo se alimenta de la confianza?

Los altos directivos son la clave para que funcione el modelo. Se tiene que comenzar a trabajar en ello. Su ejemplo es el punto de partida para ir consiguiendo que la empresa se convierta en un espacio de confianza.

Para mí, hoy en día si me preguntan sobre lo que considero qué es el liderazgo, diría que es la creación de espacios de confianza, que facilitan e impulsan la autoconfianza de los colaboradores y que encuentran el sentido de su trabajo (automotivación).

¿El aprendizaje personal y organizacional están relacionados también al tema de la confianza?

Sin duda alguna. El aprendizaje significa cambio. Para mi es diferente la adquisición de conocimiento que su aplicación en la práctica-aprendizaje.

Y el cielo a recorrer y trabajar de continuo es el ADR (Aprendizaje- Desaprendizaje- Reaprendizaje). Y para ello es necesario confiar en que se puede reconocer un error o un “no saber” sin que haya consecuencias negativas por ello.

Cambiar no es fácil y la confianza quita barreras psicológicas al mismo.

¿Cuál es el rol de las áreas de Recursos Humanos en este tema?

Para mi Recursos Humanos no puede ni debe ser un área “defensiva” “rémora” ni “atemorizante”.

Todo lo contrario. Desde ahí se tiene que facilitar e impulsar el cambio y ser, eso sí, los mantenedores de los valores de la organización.

Recursos Humanos tiene que actuar de socio de negocio y demostrando en todo momento su aportación de valor al mismo.

¿Cómo evalúa a las organizaciones latinoamericanas en este tema de la confianza?

Durante los últimos siete años he trabajado fundamentalmente con organizaciones y empresas de Brasil con algunas “escapadas” a Colombia y México.

De Brasil puedo decir que tiene un serio problema de falta de confianza, lo que les lleva a unos costos muy elevados en cuanto a control y procedimientos burocráticos. De hecho es uno de los temas que se están trabajando para poder mejorar la eficiencia.

Al final de cuentas, puedo decir que confío en la confianza. Francis Fukuyama en su libro TRUST dice que el futuro de los países va a estar directamente relacionado con el nivel de confianza de unos ciudadanos en otros.

 

 

Comentarios:

 

#1 10:27:40 | 2014-02-18, Publicado por: Nancy Rocio Carpio Flores

 

Muy interesante, nos hace ver que la confianza es muy importante y que podemos hacer que los colaboradores tengan un mejor rendimiento profesional atraves de la autoconfianza.


#2 08:52:13 | 2014-02-17, Publicado por: Fernando Gil Sanguineti

 

En América Latina y también en otros países como España, su futuro estará directamente relacionado con el nivel de confianza que tengan los ciudadanos en la clase política, empresarial y el Estado.


Comentarios