«La comunicación interna es la mejor herramienta para movilizar a los colaboradores»

1402

¿Cuáles son las ventajas para las empresas de contar con una buena comunicación interna?

Contar con una comunicación interna eficaz permite a la empresa adquirir un valor diferencial frente al resto.

¿Por qué?

Pues se obtiene una serie de beneficios tales como: acercar la estrategia corporativa a los empleados; optimizar procesos y agilizar comunicaciones; alinear equipos y estrategia a través de los mandos, que se convierten en facilitadores, impulsores y catalizadores del cambio.

Asimismo, posibilita ahorrar costos en la optimización de flujos, canales y herramientas de comunicación;  y motiva a las personas dándole un papel relevante como protagonistas de la comunicación, pues no hay que olvidar que las personas son el público objetivo y  a la vez son el canal, por tanto embajadores de la organización.

¿Qué características debe tener una comunicación efectiva al interior de la organización?

En primer lugar, la comunicación debe ser estratégica, al servicio de los objetivos de negocio y de todos los departamentos. Pero debe estar sistematizada, homogénea y planificada. Se requiere que también sea precisa, rigurosa, coherente, inmediata y siempre en primicia, es decir hay que contar la información dentro antes de que salga fuera.

No menos importante es lograr una comunicación inmediata, atractiva y de impacto: la comunicación interna debe mover a la acción, cambiar comportamiento y desarrollar nuevas aptitudes/actitudes en los colaboradores.

¿Es esencial que sea estratégica?

Sí, para permitir acercar la estrategia corporativa a los empleados, facilitando que la integren en sus procesos, que la interpreten, que la vivan y que consigan  optimizar su esfuerzo diario comprendiendo mejor el negocio y los retos a corto y a mediano plazos ayudando así a lograrlos objetivos corporativos.

Por otro lado, ¿qué está implicando la aparición de nuevos medios, como las redes sociales, por ejemplo, para la comunicación interna?

Implica que hay que tener en cuenta que los colaboradores adoptan nuevos hábitos de comunicación(que se practican fuera y a veces dentro de la empresa), de manera que hay que estar muy atento y observar cómo es el perfil de nuestros colabores respecto al social media, cómo es de 2.0 la empresa y qué potencial puede tener en la aplicación de la comunicación social y colaborativa en los procesos de trabajo.

Ahora, como la persona es un canal por donde fluye información, hay que tener muy presente que influye directamente y con mayor poder en la reputación interna y externa.

Ciertamente, desarrollar un protocolo de social media ayudará a orientar a los empleados acerca del correcto uso de los medios sociales para beneficio personal y corporativo.

¿Cómo comenzar a implementar una estrategia de comunicación interna? ¿Qué le recomendaría a las empresas?

Lo primero, tener claro respecto de cómo la comunicación interna puede ayudar a la empresa a crear un modelo de relación eficaz entre empresa y colaboradores. Por otro, conocer todo el potencial que brinda la comunicación interna para aumentar el compromiso de las personas lo cual será clave a la hora de explotar acciones ad-hoc.

Pero, ¿cómo diseñar acciones ad-hoc?

Fundamentalmente realizando un análisis previo sobre el estado de la comunicación interna en la empresa y cuál es la  percepción por parte de los empleados, si ha calado el mensaje, la información, la conexión con los empleados a la hora de comunicar, cual es la utilidad de las herramientas, la eficacia de la comunicación en cascada y habilidades de comunicación en los mandos.

Todo esto hay que valorarlo para poder saber qué se necesita exactamente, ni más ni menos; no conviene plantear proyectos demasiado ambiciosos o altamente tecnológicos, cuando en la mayoría de los casos antes hay que formalizar un modelo eficaz de comunicación.

¿Cuáles son los principales obstáculos que enfrentan las empresas en términos de comunicación interna?

La mayoría de las veces es la falta de visión estratégica por pensar solo en herramientas –newsletter, revista, intranet, etcétera–, limitando la comunicación interna a cómo hacer llegar la información al empleado.

Pero, lo verdaderamente importante es qué puede hacer la comunicación interna eficaz por el negocio y por los colaboradores. Entonces, esto va mucho más allá; y si lo elevamos conseguiremos que el área de Recursos Humanos y los departamentos de Comunicación remen sinérgicamente en una dirección más estratégica y aumentar así el compromiso y el orgullo de pertenencia.

Eso requiere destinar recursos y tiempo…

Sin duda. Otra dificultad es la falta de inversión y posicionamiento de la comunicación interna, aunque esto comienza a cambiar siendo cada vez más estratégica y alineada dentro de la política de gestión de personas en la organización.

También se constata la falta de tiempo en los mandos para desarrollar una comunicación más cuidada con sus equipos. Otro aspecto es la dificultad para poder planificar y orquestar una comunicación global, ya que entran en juego diferentes departamentos y recursos que gestionar.

El diseño de un buen plan de comunicación estratégico ad-hoc permitirá poner en marcha acciones muy realistas, pegadas a la empresa que resuelvan necesidades vitales y dote de un potencial cada vez mayor a las personas.

¿Cómo ve el desarrollo futuro de la comunicación interna en las organizaciones?

En Inforpress hemos creado un concepto que engloba la situación actual de la comunicación interna y, además, vislumbra el camino que seguirán las empresas en esta materia. Este concepto está contenido en el término «Micropoder».

¿Y qué significa?

Este término reflexiona acerca de la dispersión del poder que está ocurriendo en la actualidad. Ningún consejero delegado, ningún presidente, puede salvar hoy a su empresa en solitario. Y es que el éxito de cualquier empresa hoy en día reside en involucrar a todo el equipo. Para ello no hay mejor herramienta que la comunicación interna. El liderazgo empresarial pasa por movilizar al equipo, de tal forma que los propios empleados se conviertan en los mejores embajadores de la marca.

Este concepto plasma la realidad actual en comunicación interna en las organizaciones, caracterizada por la democratización del poder en la empresa, que deja  de residir en los grandes directores y gestores corporativos, pasando a ser un poder disperso repartido  en micropoderes que recae en todos los colaboradores de la organización.

Micropoder  es un concepto universal que refleja el nuevo contexto organizacional y de comunicación global donde cada vez un mayor número de personas se convierten en portavoces con capacidad de generar ideas y cambiar el rumbo de las cosas.

 

Comentarios