Una mirada personal del arte de entrevistar al ser

813

Por Diana Rake, Gerente General – DOWNING TEAL

Cuando me propusieron colaborar con un artículo para esta guía, leí los aportes hechos por colegas y amigos en ediciones anteriores. Me pregunté ¿Qué puedo compartir yo que no haya ya sido materia de otras colaboraciones? Pensé que en realidad no mucho, sin embargo, puedo dar una mirada sobre el arte de entrevistar al ser y no a lo que hace la persona solamente. ¿Qué tiene que ver esto con headhunting?   Aunque para este término en inglés, mi nombre de Diana “La Cazadora” cae como anillo al dedo, el saber “cazar” no es suficiente para lograr un proceso exitoso de headhunting.

Desde que soy Coach Ontológico, ya hace algunos años, observo el ser de las personas, más allá de lo que saben hacer. Ontológico viene del griego “onto” de “ser” y “logos” de descubrir. Antes, mi mirada era más sobre comportamientos anteriores que proyectaban la repetición en el futuro. Aunque no soy psicóloga, más bien Administradora, mi formación en Recursos Humanos en empresas multinacionales me inducían a basarme en hechos para anticipar estilos y maneras de manejar situaciones más adelante. Eso me sirvió hasta cierto punto, pero muchas veces no fue suficiente.

Identificar personas para un determinado perfil desde el punto de vista técnico, requiere conocimientos de los procesos y del negocio del sector. Es vital contar con entrevistadores que sean líderes en el negocio donde haces búsquedas. Si a eso le sumamos que esos líderes ven más allá de lo técnico y se aproximan más a identificar el ser de los candidatos, a eso ya le llamamos arte.

¿Cómo descubrimos el ser? Preguntando más allá de los hechos y del hacer. Usando preguntas poderosas que te ayuden a observar a los entrevistados en tres dimensiones: la racional, la emocional y la corporal. En lo racional se podría preguntar por ejemplo ¿Cuénteme Ingeniero que logro ha sido para usted el más importante en su carrera profesional? Lo más probable es que, siendo una persona acostumbrada a cuantificar y a medir sus logros por su disciplina, nos conteste que es “concretar en tiempo y en presupuesto el proyecto X que tiene tales dimensiones”. Esto generalmente se puede encontrar en un buen CV y repetirlo no añadiría mucho valor.

Sin embargo, podemos preguntarle ¿Qué emoción sintió cuando culminó el proyecto? ¿A

quienes felicitó por los logros obtenidos? ¿Qué personas crecieron profesionalmente en su equipo y cómo se relacionaba con ellos? ¿Qué dirían ellos de su actitud en momentos críticos? Estas preguntas que acabamos de hacer tienen que ver con las emociones compartidas, las actitudes manifestadas y los sentimientos hacia sus colaboradores. Si bien provienen de la interpretación del candidato, muestran como el candidato/a mira el mundo desde una perspectiva emocional y relacional y qué es importante para él o ella en esa dimensión. Cuán frío/a o empático/a puede ser el candidato/a.

En las entrevistas el lenguaje corporal dice mucho más que el verbal sobre cómo está siendo la persona en ese momento. Esto porque el cuerpo habla de manera transparente y dice muchas cosas que para el buen entrevistador son valiosísimas. Gestos, movimientos, miradas, denotan debilidades o fortalezas que el entrevistado ni se ha dado cuenta está mostrando. Por ejemplo si le preguntas: ¿Por qué salió usted de su último trabajo? Y el candidato/a mira hacia abajo, cruza los brazos y se toma su tiempo en contestar, es muy probable que esté incómodo, se sienta inseguro y quiera evitar ser totalmente transparente. Es cierto que un buen entrevistador debe hacer sentir cómodo al candidato, propiciando una aproximación apropiada que permita al candidato ser lo más natural posible y no sentirse intimidado. No basta la indagación directa ya que se tiene que reforzar con tests psicológicos y con referencias , pero el entrevistador debe llegar al ser y tener una conexión con esa persona durante la entrevista.

Entonces para ser un buen headhunter, no sólo sirve ser un buen cazador, es importante sentir el arte de ver más allá de lo superficial; darle a conocer al candidato por qué nos parece que su ser y su hacer si encajarían con nuestro cliente y cuáles son las áreas que debería fortalecer para crecer dentro de esa empresa. Si luego de eso el/ la candidata/a sigue motivado/a para participar en ese proceso, ya es un gran logro de parte del headhunter. En un mercado cada vez más difícil, donde el arte de entrevistar al ser se hace cada día más necesario, esforcémonos en profundizar más para el bien de nuestros candidatos y clientes.

Comentarios:

 

#1 09:55:56 | 2011-09-20, Publicado por: Rossy Saldaña

 

Estimada Diana, muy ineteresante informacion ,algunos detalles que en ocasiones dejamos pasar o simplemente no le tomamos importancia,es necesario enfocarnos en el lado humano de la persona.a esto le llamamos GESTION DE PERSONAS.


#2 15:08:07 | 2011-09-16, Publicado por: Gonzalo Javier

 

gracias por compartir este mensaje. Pregunta:como evaluaria el mensaje de una persona que esta siendo evaluada y que fue despedida y perseguida injustamente por su empleador durante anhos por una sospecha por falta integridad?.gracias por tu respuesta.


Comentarios