¿Son bienvenidos los extranjeros en el mercado de ejecutivos peruano?

624

Por Sergio Borasino (Perú), Socio de AB INAC Executive Search, inac-americas.com

La demanda es mayor que la oferta, ésa es la situación del mercado de ejecutivos actualmente en el Perú. Así como también, hoy tenemos la opción de reclutar extranjeros. Muchos se oponen, algunas pocas empresas lo promueven. La siguiente nota alienta a considerar candidatos extranjeros en sus procesos de búsqueda.

¿Por qué quieren venir a Perú?

Nuestra situación económica nos pone en vitrina. La mayoría de CVs que recibimos en AB INAC executive seach son de personas de países con situaciones adversas; tales como: españoles, venezolanos y argentinos, quienes hacen un 65% cuando menos. El saldo viene de otros países latinoamericanos, portugueses y peruanos expatriados que desean volver o extranjeros que se casaron con un(a) peruano(a) mientras ellos dejaron el Apis entre 1988 y 2005 en busca de un mejor lugar.

¿Qué pueden aportar?

La diversidad es clave para la innovación. Los extranjeros poseen un conocimiento técnico y gerencial distinto. Muchas veces ven las cosas de otra manera y proponen soluciones diferentes a problemas y oportunidades.

Adicionalmente aportan competitividad: vienen a ganar, a dar una buena impresión, a hacer crecer sus negocios, a ascender más rápido que los de su nivel. Los que salen de su país salen con hambre.

Los Prejuicios Típicos contra la contratación de extranjeros y La Realidad

Prejuicio 1: No van a entender a la gente.

Realidad: Esto es subjetivo. Personalmente pienso que hay tanta diferencia entre un limeño y un cusqueño como entre un limeño y un caraqueño. Adicionalmente, existen múltiples casos de latinoamericanos dirigiendo exitosamente negocios en Asia, EEUU y/o Europa. Hoy existe un cultura corporativa que va más allá de las nacionalidades.

Prejuicio 2: No conocen el negocio local.

Realidad: Para muchos sectores, las diferencias versus otros países sudamericanos es mínima. En muchos casos el expertise técnico es más alto en otros países (Por ejemplo: en Retail, construcción, consumo masivo, Banca, etc.).

Prejuicio 3: Tramitar sus documentos de trabajo es muy complejo.

Realidad: La legislación peruana es amigable. Se necesita otorgar un contrato de un 1 año al empleado (o uno indefinido) y cumplir con algunos otros requisitos simples.

Prejuicio 4: Van a querer ganar más.

Realidad: No siempre. Viene huyendo de la crisis. Buscan un buen nivel de vida y con un sueldo de mercado lo encontrarán.

Las Barreras Reales vs contratar más peruanos

Para concretar una contratación de este tipo se requiere conducir entrevistas por teléfono/skype y luego pagarles un pasaje para entrevistas finales. El presupuesto de reclutamiento sí se incrementa al contemplar estas opciones. Otro obstáculo es el tiempo. La persona debe mudarse y en algunos casos esto no aplica porque ya están acá.

Finalmente, al contratar un extranjero corremos un riesgo más que en una contratación típica: que su familia o él no se acostumbren a Perú y que termine renunciando para repatriarse.

En Conclusión

Las algunas de las barreras son reales, otras son mitos. Sin embargo, lo que podemos ganar al incorporar extranjeros a nuestro equipo, desde mi punto de vista, supera ampliamente a los potenciales costos y riesgos.

Muchos de nosotros somos defensores acérrimos del libre mercado. Creemos que competir de igual a igual con el extranjero es la única manera de mantenernos competitivos en el largo plazo. El mercado de capital humano no debería ser la excepción. No temamos al talento extranjero, aprendamos de él.

 

 
 

Comentarios