Redes de Contactos, Perfiles y Reinserción Laboral

828

Por Ernesto Rubio (Perú), Socio, Gerente General, ER|Ronald Outplacement Boutique

La Técnica de Red de Contactos para una reinserción laboral, es clara y demostradamente la más efectiva en su género; pero no es necesariamente la más fácil de ejecutar en un período de “para” profesional.

Todo dependerá del buscador, su propia personalidad, las habilidades sociales que posee, los recursos que ostenta, entre otros varios requisitos más. Pero todo esto afecta de manera diferente al individuo que empieza a convivir con un desempleo, en lo emocional, lo económico, y directamente en su continuidad profesional.

El punto es que hay diversos estilos y métodos en los profesionales que están en transición. Hemos agrupado a los que tienen uno más de algún denominador común en su enfoque, o manejo formal de la técnica de red de contactos en su entorno, pro la reinserción laboral.

Perfil de “Los Trabajadores de Redes”

Juan el que evade la red:

Este perfil de asesorado, evitará a toda costa realizar el trabajo de red. Probará todas las demás alternativas de inserción con la finalidad de no tener que realizar el trabajo de Networking debido a alguno de los paradigmas negativos que actúan como barreras.

Juan el que solo trata con sus amigos:

Este candidato procura no salir de su zona de confort al sólo interactuar con sus contactos “A” o contactos “ya conocidos”. El trabajo de conocer y programar reuniones con nuevos contactos, desconocidos en un inicio se evita a toda costa.

Juan el que “ni loco haría red de contactos”:

Existen candidatos que no están dispuestos a comunicarle al mundo que se encuentra en transición laboral. Consideran que golpearía su ego o que no serán buenos en el trabajo de Red por características inherentes a su personalidad. Podría denominársele acomplejado en esta difícil fase de carrera.

Juan el esperanzado:

Es de suma importancia tener un sostén espiritual en situaciones adversas como lo es la transición, pero no todo desenlace se puede poner en manos de la fe. Hay asesorados que depositan todas sus esperanzas en la oración y dejan de lado el trabajo proactivo que debe acompañar esa fe (.. a Dios rogando, y con el Maso dando).

Juan el chancón y estructurado:

El mejor trabajador de Red de Contactos, va a ser el más cumplido. Este tipo de asesorado, realiza una investigación exhaustiva de cada una de las empreas objetivo, al igual que de los contactos clave con los que debe interactuar. No se queda tranquilo hasta conseguir las reuniones necesarias para su trabajo de Networking.

Juan el escéptico:

Ciertos candidatos presentarán barreras de escepticismo ante la efectividad de la Red de Contactos. Muchas veces esto se debe a que creen haber realizado un trabajo de Networking en el pasado y no les funcionó. Lo más común es que el trabajo que han realizado antes no seguía la metodología correcta de Red de Contactos y por ende no produjo oportunidades valiosas.

Juan el teórico:

Existe un último perfil que se destaca por la tendencia del candidato a no pasar a la fase práctica del trabajo de Red de Contactos. Este perfil conoce muy bien las empresas y contactos clave a los que debería llegar, pero no logra dar el paso hacia la consecución de reuniones.

Son muy singulares algunas de las formas y reacciones del ser humano ante una situación incierta en la vida, el desempleo es una de ellas, además de ser considerado uno de los sufrimientos más grandes del hombre en su quehacer actual. A todos les pica ese bicho en algún momento de su vida profesional, o por edad, le toca vivir quizás el tedio de un retiro (casi absoluto), el cual hoy por hoy: no es la opción.

Gente que aspiraba retirarse y pasó a un cuasi desempleo con depresión ascendente que lo mantiene decadente y sin proyecciones a la vista, hay mucha, y su sensación de vacío y de carencia de propósito de vida es casi plena, esto es lastimoso.

Los que no estamos afectados por esta plaga inexorable del desempleo, deberemos apoyar más a los que van cayendo en el camino, con sus años y muchas mochilas colgadas que no aligeran su peso, recibiéndolos cuando nos buscan, alentándolos, energizándolos, orientándolos de cara a su más pronta continuidad profesional. Siempre habrá una esperanza, y siempre habrá un don que tiene y que cubrirá aquel que busca trabajo a conciencia, con la razón y el corazón, puesto en la tarea.

Comentarios