Recolocación y reinserción laboral

2525

Por Milko Barandiarán Misic, Gerente General, CRBM Consulting

Para lograr la recolocación y reinserción laboral, las personas deben de permitirse contestar una serie de cuestionamientos de la manera más honesta posible, para dar orientación y seguridad a cada una de sus decisiones. Estas dos acciones a pesar de tener el mismo objetivo, no son iguales en circunstancias.

Cuando hablamos de recolocación laboral, nos referimos a una persona que actualmente tiene un empleo, pero que en un periodo corto de tiempo tendrá que trasladarse a otro trabajo, ya sea por decisión propia (como puede ser por superación) o porque el área o la empresa donde actualmente labora va a cerrar o a tener recorte de personal. Entonces la persona se prepara para recolocarse en otra organización; en el mejor de los casos la persona cuenta con un tiempo prudente y necesario para realizar una búsqueda tranquila y objetiva, pero en el escenario más negativo, puede que solamente tenga un par de semanas o que se le esté obligando a cambiar a un área o actividad que no le satisface.

La reinserción laboral nos habla de una persona que actualmente no tiene una relación de trabajo vigente con ninguna empresa, por lo que necesita volver a colocarse en un empleo, tener ingresos seguros y activarse profesionalmente con actividades propias de su experiencia o profesión. El estrés y el desánimo en esta etapa dependerán en gran parte del tiempo que haya transcurrido sin empleo y las responsabilidades económicas que puedan estar haciendo presión en la vida personal del sujeto.

Sin embargo, la recolocación y reinserción laboral pueden llegar a completarse con éxito, contando con las herramientas adecuadas, el apoyo necesario y los conocimientos básicos de las necesidades empresariales actuales. Lo más recomendable es dejar parte de este trabajo en manos de los expertos y contratar servicios de asesoría laboral que nos permitan posicionarnos en el mercado laboral de la manera más adecuada. En dichos servicios analizarán nuestro Currículo, nos enriquecerán con habilidades y competencias para entrevistas exitosas y se encargarán de crear una imagen profesional encaminada al éxito.

Para saber qué camino tomar, hay que saber hasta dónde se quiere llegar. Es por esto que la base de toda la teoría es el conocimiento específico de las habilidades personales, aquello que se puede potencializar y conocer específicamente las áreas de oportunidad. Trabajar en la imagen personal, aquella que el reclutador percibe desde el primer contacto y que puede llegar a corroborar durante una entrevista. Establecer objetivos claros y concretos, realistas y palpables. Hay personas que tienen un sinnúmero de virtudes y posibilidades de crecimiento, sin embargo no utilizan los medios adecuados para hacerles saber a las empresas que existen y que están en búsqueda de nuevas oportunidades.

Aunado a todo lo anterior, aún existe en muchas personas el miedo a los cambios y a lo desconocido, algo que también se debe de trabajar si se quiere alcanzar metas, avanzar en su carrera profesional y adquirir mayores y mejores experiencias. La seguridad se consigue paso a paso con una visión optimista de tu propio futuro.

Comentarios