Qué “No Hacer” en la Entrevista de Trabajo

1380

Ernesto Rubio
Managing Director, Right Management

 Se suele pensar que sólo son tips o algunos detalles importantes los requeridos para que una entrevista de trabajo se convierta en una transacción verdaderamente exitosa. Sin embargo, no son pocos los detalles que debemos evitar en un contexto de entrevista.

Tome nota:

  • No mantenga prendido su celular.  Apáguelo antes de entrar.
  • No llegue antes de la hora, ni menos después de la hora.  La hora es la hora.
  • No baje la mirada.  Sosténgala amigablemente.
  • No estreche la mano flojamente.  Estréchela con firmeza y mirando a los ojos.
  • No se ponga rígido.  Una sonrisa agradable vende más que mil palabras.
  • No ponga los brazos ni las manos encima de la mesa.
  • No protagonice usted la entrevista.  El que la lleva es el entrevistador.
  • No interfiera las preguntas que le hacen.
  • No conteste largamente.  Sea breve, conteste lo que le preguntan.
  • No vaya sin prepararse sobre sus fortalezas y sus debilidades.  ¿Las conoce?
  • No sea soberbio.  Regule su ego.
  • No sea tan humilde.  Regule su autoestima.
  • No tenga miedo de mencionar sus logros.  Sea objetivo.
  • No tenga gestos no verbales que denoten sus nervios.  Serénese.
  • No hable de dinero si no se lo han mencionado.
  • No pregunte cuál es el próximo paso.  De repente usted todavía no está comprado.
  • No se obsesione con un puesto.  Se le nota mucho.
  • No conteste una suma fija si se la piden –necesariamente-.  Sepa su rango.
  • No vaya vestido con accesorios que distraigan la atención.  Vista clásico.
  • No use fragancias fuertes.  Lo que a usted le gusta no necesariamente le gusta a todos.
  • No deje de ser natural.  La espontaneidad vende.
  • No se emocione tanto.  Regule su ímpetu.
  • No conteste con monosílabos, pero sí breve y concisamente.
  • No deje de tener preguntas pertinentes por si se las piden.
  • No deje de tener un exhaustivo autoanálisis.  Esto le dará seguridad en sí mismo.
  • No deje de ser quien es.  Usted vale por lo que es.

Como verá, son múltiples los aspectos a tener en cuenta.  Es más, estos no debieran sonar a consejo, ya que es lo mínimo esperado por aquellos que ocupan la butaca del entrevistador, quienes, finalmente, son los que optarán por usted o por otro candidato.

¡Buena suerte!

Comentarios