¿Por qué tantos problemas de comunicación en mi empresa?

613

Por Silvia Carrillo (Colombia), CEO Eco Consultores

Como dirían algunos… la pregunta del millón. Creemos que quizá es uno de los cuestionamientos que más se hacen hoy los distintos directivos de las empresas pequeñas, medianas y grandes dentro y fuera del país. ¿Cómo resolverlo? ¿Cómo entender esta problemática que nos aqueja sin distingo de rubro o sector?

Comencemos por entender que porque nuestra empresa tengan más medios de comunicación no quiere decir necesariamente que con esto resuelven sus problemas de comunicación. Debemos tener claro que los esfuerzos y canales más importantes de interacción en nuestras instituciones no son necesariamente el correo electrónico, la intranet o el chat interno. ¿Cómo logro el compromiso y engagement de la gente con su trabajo?

El mundo está cada vez más conectado tecnológicamente pero desconectado desde lo humano. ¿Será acaso este el principal problema de comunicación de las empresas? Pareciera que sí. Las diversas investigaciones realizadas en distintas compañías, tanto privadas como públicas, nos muestran empleados que no se sienten comprometidos y conectados; que piden más espacios de retroalimentación face to face; jefes con esquemas horizontales de interacción; líderes que los reconozcan, motiven y desarrollen. Otras problemáticas bastante evidentes hablan de equipos que trabajan como silos: reprocesos por falta de claridad y entendimiento de los mensajes; barreras demográficas y estructuras demasiado jerarquizadas.   ¿Por qué seguimos pensando que es a través de los medios técnicos (murales, internet, correo electrónico) como podemos resolver principalmente los problemas de relacionamiento e interacción de nuestras empresas?

La comunicación es una característica innata del SER humano. Es precisamente en la posibilidad de reivindicarnos, reconocernos y desarrollarnos, desde estos espacios humanos de interacción, donde lograremos una real conexión, sinergia y comunión con nuestros equipos de trabajo. Hay que fortalecer el SER de las empresas para luego HACER y OBTENER con mayor coherencia y sostenibilidad.

Fortalezcamos entonces las competencias humanas, sociales y relacionales de los líderes. “Liderar es un desafío de comunicaciones más que un problema de diseño” afirmaría John P. Kotter de la Universidad de Harvard.  Este es un llamado a una gestión más cercana y relacional y menos técnica.

Abramos entonces nuevos espacios en nuestras instituciones para que temáticas intangibles como las emociones, sentimientos e intuiciones sean bienvenidas.  Rompamos el paradigma que para el mundo corporativo sólo los saberes técnicos y tangibles son los aceptables.  ¿Cuáles son las emociones que deseamos generar en los equipos?  Como podemos fortalecer nuestras intuición para tomar decisiones? Generando así iniciativas como reuniones con diálogos generativos; espacios de celebraciones con propósitos; formaciones y capacitaciones con enfoques ontológicos: espacios de feedback con mirada constructiva.  Promovamos organizaciones que cada vez más, como diría el economista Manfred Max Neef, estén planteadas a escala humana. ¡Que viva la comunicación Humana Corporativa! ¡Que viva una nueva sabiduría organizacional!

 

Comentarios