¿Por qué organizar actividades para padres e hijos en la empresa?

1473

Por Lic. Marisa Russomando (Argentina), Psicóloga, marisarussomando.com.ar
 
Muchas veces el receso escolar de verano trae algunas dificultades como resolver quién cuidará a los niños durante el horario laboral de los padres. Temas como estos, que durante el resto del año suelen estar resueltos por las actividades del colegio, plantean una opción que puede ser enriquecedora: que los hijos acompañen a sus padres al trabajo.

Ir a la oficina de papá o mamá es mucho más que conocer un espacio distinto a la casa, también implica ver a los padres en roles que no son los hogareños, entender que hay rutinas también para los adultos y que las responsabilidades son variadas y es necesario responder a ellas, destacando de esta manera valores como compromiso, trabajo, vocación, estar en grupo, etc. Y esto también ayuda a afianzar el vínculo padre – hijo, pues los mundos se complementan y se generan lazos de entendimiento.

Además, los padres pueden enseñarles a los niños qué hacen cuando no están en casa, que tienen actividades extra hogareñas así como los pequeños van al colegio y que la vida de los adultos tiene complejidades. Por último, esta visita laboral también ayuda a los chicos a desplegar un mundo de nuevas fantasías y escenarios para crear juegos e historias.

Dependiendo de la edad del niño, la preparación para dicha visita variará y se podrán planear distintos organigramas que pueden incluir desde ir a reuniones o asistir en determinadas tareas como acomodar cosas.

Por todo esto, muchas empresas crean espacios especiales para que los niños se acerquen a los trabajos de los padres y hasta organizan jornadas especiales de actividades familiares.

También, quienes cuenten con la posibilidad, algunos días pueden probar con el teletrabajo para así cumplir con las obligaciones laborales y también de crianza.

Sin dudas, las empresas no deben encarar estas acciones de manera desorganizada, por eso cuando planifican eventos deben tener en cuenta aspectos como contratar a personas especializadas en el trato con niños, plantear una propuesta que incluya el interés de todas las edades de los niños participantes, generar un clima lúdico y ameno, establecer reglas claras de juego y que la jornada sea dentro de horarios posibles para todos los asistentes, incluidos los pequeños.

En resumen, realizar visitas a la oficina alimenta un lazo afectivo de los empleados con la empresa, que incluye así a los integrantes de la familia, y favorece el sentimiento de pertenencia y el trabajo en equipo.
 
 

Comentarios