Outplacement: Más que una Simple Transición

741

 Por Ernesto Rubio – Gerente General Right Management

El Outplacement ha ido tomando cuerpo en nuestro medio laboral a lo largo de los últimos años de manera importante.  Pero el Outplacement, ¿es el manejo profesional de la transición de carrera o es más que eso?

El desempleo es una realidad que casi todos los profesionales han vivido o van a tener que vivir en algún momento de su vida profesional.  Este trance golpea fuertemente a la persona y es en ese terreno de la adversidad en donde puede salir airoso o también puede quedarse atrapado en el infortunio.

¿Qué hacer para lidiar de manera positiva y convertir una transición ordinaria en algo extraordinario? 

Tome en cuenta fundamentalmente estos cuatro aspectos:  la autoestima, su mapa de carrera, la red de contactos y la entrevista de trabajo. 

La autoestima:  luego de una desvinculación laboral, es completamente natural que la autoestima decaiga de manera considerable.  La misma disminuye por haber perdido el sentido de pertenencia de la empresa que lo empleaba y esto es un proceso que debe superarse conociendo un poco más sobre usted mismo.  Teniendo resiliencia ante este hecho de perder el empleo, el profesional podrá superar sus miedos y obstáculos personales para llevar adelante un plan de búsqueda.  Es prioritario saber responderse cosas tales como:  “quién soy”, “cuáles son mis cualidades y mis defectos”, “de qué soy capaz”, “cuáles son mis éxitos y mis fracasos”, “mis competencias y mis límites”, “cuál es mi valor para mí, para mi familia o para las personas que me conocen”.  Respondiendo estas simples preguntas el profesional ya está siendo resiliente y podrá ver una luz de esperanza en el camino de desarrollar su carrera.  La autoestima es fundamental para la venta de su propia imagen.  Denota seguridad, confianza en sí mismo y es el cimiento fundamental para iniciar su plan.  Recupere su autoestima, porque el desempleo no le ha quitado su experiencia, logros, valores, familia y anhelos por seguir. 

Mapa de carrera:  Los profesionales nos especializamos en las materias para las cuales nuestras competencias son sólidas.  Esto es importante cultivarlo alineadamente a su don innato.  Cuando uno trabaja en lo que es bueno, en lo que marca su vocación, está especializándose en una determinada “categoría profesional”.  La consistencia de seguir en esa misma categoría lo va a hacer más atractivo para su mercado, para su especialidad.  Es recomendable mantener la categoría en la línea aspiracional que le proporcione valor y que lo especialice de tal forma que inclusive pueda pasar a otra industria.  Es justamente la diversidad de industrias en las que usted podrá enriquecer su categoría.  Se le llama sector industrial o rubro empresarial.  Por ejemplo el sector financiero, minero, consumo, etc.  Combinando su categoría con los sectores, dará una clara hoja de ruta al mapa que usted mismo está trazando en su propia carrera. 

Red de contactos:  Hay que reconocer que no todos los profesionales son buenos en trabajar red de contactos.  Las habilidades sociales son recursos con los que algunos pocos profesionales cuentan.  Para los no aptos, el esfuerzo de relacionarse en su búsqueda se hace inminente y, para ello, es indispensable conocer las mecánicas, contenido, fuentes y estilos.  Hoy, con la expansión de redes sociales, tenemos una mixtura de herramientas que permiten hasta a los más tímidos desarrollar redes productivamente.  El trabajo de red bien gerenciado delinea un horizonte más realista a la reinserción.  Trabajar redes con la debida estrategia y tácticas, potencia sobremanera la recolocación y definitivamente es la fórmula más segura. 

Entrevista de trabajo:  Nada vende mejor en una entrevista de trabajo que la seguridad del candidato, la estructura de sus respuestas, la concisión, la claridad en el discurso, el carisma y el autoconocimiento.  Pero es quizá este último el pilar fundamental en donde el profesional manifestará de manera auténtica sus propias competencias profesionales, reconociendo incluso en la que se es más débil.  Conocerse a sí mismo es, pues, fundamental en el período de transición de carrera.  Entrenar, elaborar libretos, tener respuestas y preguntas inteligentes, para los escenarios de entrevista, favorecen sobremanera el arte de venderse uno mismo en la entrevista, sin pecar de ser soberbio o, peor aún, de aparentar demasiada humildad.  El foco en su autoconocimiento le dará libertad a su exposición y eso es muy positivo por la seguridad que denota y por el conocimiento de lo que usted quiere en su carrera.

Comentarios:

 

#1 08:45:12 | 2011-11-03, Publicado por: alberto ubillus

 

Magistral. Realmente, este tipo de articulo, son una gran ayuda.


Comentarios